colectivos vulnerables

Las emergencias sociales en el área de Barcelona se disparan un 42%

  • El Centro de Urgencias y Emergencias Sociales de Barcelona, que cubre también 24 municipios del área metropolitana, ayudó a 37.718 personas, cifra récord en este servicio

  • El consistorio señala el efecto de la pandemia en este impacto, aunque también la ampliación del servicio y la mayor coordinación con las instituciones

Una familia atendida por el Centro de Urgencias y Emergencias Sociales de Barcelona.

Una familia atendida por el Centro de Urgencias y Emergencias Sociales de Barcelona. / Ángel García (Delegaciones)

3
Se lee en minutos
Elisenda Colell
Elisenda Colell

Redactora

Especialista en pobreza, migraciones, dependencia, infancia vulnerable, feminismos y LGTBI

Escribe desde Barcelona

ver +

Cada 37 horas en el área metropolitana de Barcelona ocurre una emergencia social: incendios de edificios, inundaciones, derrumbamientos o muertes traumáticas que deben ser comunicadas. Y cada tres horas se activa una urgencia social: ancianos que caen en casa, familias desahuciadas que no tienen dónde ir o madres que no tienen nada que llevar a la boca de sus bebés. Vidas que en cuestión de minutos dan un vuelco y necesitan un brazo en el que agarrarse. Ahí es donde entra la labor del Centre d'Urgències i Emergències Socials de Barcelona (CUESB), que el año pasado detectó un aumento del 42,3% de usuarios, unos datos récord en este servicio.

"El CUESB está presente en muchísimas situaciones traumáticas, se hace muy difícil atravesar estas situaciones y es un valor de ciudad tener un equipamiento como éste, estamos orgullosos de él". Así es como la comisionada de Acción Social del Ayuntamiento de Barcelona, Sonia Fuertes, ha empezado la rueda de prensa de balance de este servicio esta mañana. Una cifras que demuestran que la pobreza crónica, el aislamiento, el problema de la vivienda y la atención a los más vulnerables sigue creciendo después de la pandemia.

La persiana que nunca cierra

En 2021, el CUESB atenció a 37.718 personas, de las cuales el 95% son por casos de urgencias sociales y el 5% se debe a emergencias sociales. "Las urgencias son situaciones que requieren una intervención inmediata para que no vayan a peor, que queden controladas y atendidas y el resto de servicios sociales de la ciudad se puedan hacer cargo con posterioridad", ha explicado la directora del CUESB, Montserrat Rovira. Por ejemplo, una urgencia social puede ser un anciano que se ha caído en su casa y no se puede levantar pero también personas que les han expulsado del sitio donde vivían. "El CUESB está allí cuando el resto de persianas bajan, trabajamos 24 horas los 365 días", ha añadido Rovira. Es decir, que mucho de estos casos deberían atenderse a través de los servicios sociales ordinarios, pero o bien están cerrados, o bien no dan abasto y piden un apoyo. Una de las urgencias que está registrando este 2022 el CUESB es la acogida de refugiados ucranianos. En lo que llevamos de año ya han atendido a 4.800 personas, un hecho que ha obligado al ayuntamiento a abrir un servicio específico para estas personas.

Noticias relacionadas

En el resto de casos se cuentan las emergencias. A lo largo del año pasado se activaron 254 casos y afectaron 2.134 personas, es un 57% más que el año anterior. Una emergencia fue, por ejemplo, el incendio de la oficina de banco ocupado en Tetuán dónde fallecieron dos menores y sus padres. En ese caso, la urgencia implicó la atención psicológica a los familiares y allegados de los fallecidos. En otros casos, esta intervención requiere también facilitar un alojamiento y pensión a las familias afectadas que no pueden regresar a sus casas. "Estamos hablando de una calamidad, un hecho traumático que impacta en la vida de las personas", ha explicado Rovira. En 2021, la práctica mayoría de casos de emergencia fueron por necesidades de apoyo psicológico del entorno de personas fallecidas por suicidio, accidentes de tráfico o accidentes de trabajo.

Servicio subcontratado

Parte del aumento de estas cifras se explica por la crisis social que ha arrastrado la pandemia."Detectamos más porque hay más necesidad, pero también porque nos conocen más, y el resto de servicios de la ciudad nos activa más", ha explicado Rovira. El CUESB ya atiende 24 municipios del área metropolitana de Barcelona además de la capital y ha ampliado en 43 trabajadores. Este año incorporará una unidad móvil, que permitirá hacer atenciones dentro del vehículo. Los profesionales del servicio, integrado por psicólogos, trabajadores sociales e integradores, llevan meses reclamando una mejora de las condiciones salariales, equiparándolo a otros cuerpos de emergencia. En estos momentos se trata de un servicio subcontratado, gestionado por la empresa PROGESS.