Servicio habitual

Los participantes del maratón de Barcelona 2022 no se podrán duchar después de la carrera

La organización ha puesto una retahíla de requisitos para entrar en el guardarropa

Los corredores en el km 35 del recorrido del maratón de Barcelona.

Los corredores en el km 35 del recorrido del maratón de Barcelona. / JORDI COTRINA

1
Se lee en minutos
Alexandra Costa

Este domingo se disputa una nueva edición del maratón de Barcelona que tiene como gran objetivo recuperar la normalidad después de la pandemia: en 2020 no se disputó y la edición del año pasado se realizó el 7 de noviembre en lugar de en primavera por las restricciones del covid. Por eso, la organización ha tomado una impopular decisión que afecta a todos los corredores.

Ante la gran carrera de la ciudad, los participantes ultiman los preparativos: estudian el recorrido de los 42,195 kilómetros para hacer marca personal y cotillean el reglamento de la 43a edición de la Zurich Marató Barcelona para evitar cualquier imprevisto.

Guardarropas con requisitos y una restricción

La organización también ha dado indicaciones sobre el servicio de guardarropía que cada año ofrece en la Fira de Barcelona. En esta edición, se ubicará en el pabellón 7, junto a las columnas de Puig i Cadafalch. Se abrirá a las 6.30 horas y estará disponible hasta las 8.15 horas, 15 minutos después de que se inicie la prueba.

La organización espera superar la cifra de 15.000 corredores de la edición de 2021. Por eso, recomienda llegar con antelación al guardarropa y "evitar prisas innecesarias de última hora", indica en la web.

Además, los corredores no pueden acceder de cualquier manera al pabellón. La organización ha remarcado tres requisitos: los 'runners' tienen que entrar vestidos ya con la ropa de la carrera, con el dorsal colocado en la camiseta y con la mochila identificada con el resguardo correspondiente.

Aviso en la web

Noticias relacionadas

Aunque la organización no ha argumentado estas normas, se entiende que tienen la finalidad de evitar que se congregue mucha gente en ese espacio cerrado. Pese a que ya no existen restricciones sanitarias, no está demás ser precavido porque la incidencia al alza del virus amenaza con el adelanto de la séptima ola de covid.

Sin embargo, al final de las instrucciones sobre el funcionamiento del guardarropa salta la sorpresa: "Este año no dispondremos de servicio de duchas", dice la organización en su página web. Un servicio fundamental para muchos corredores después de correr una carrera de larga distancia.