Plan de la entidad supramunicipal

Cómo pedir las ayudas para rehabilitación de pisos en el Área Metropolitana de Barcelona

  • El plazo para enviar solicitudes al consorcio de la vivienda del AMB se inicia el 2 de mayo y las subvenciones pueden ser hasta del 100%

  • El organismo prevé reformar más de 13.000 viviendas con una inversión de 172 millones, 100 de Next Generation y 72 de los dueños de las casas

Edificios de L’Hospitalet en 2020.

Edificios de L’Hospitalet en 2020. / Josep Garcia

3
Se lee en minutos
El Periódico

El Consorcio Metropolitano de la Vivienda (CMV) ha anunciado este martes el inicio del periodo de presentación de solicitudes de ayudas para la rehabilitación de pisos, cuyo plazo empieza el 2 de mayo. La consulta de las bases y la presentación de las peticiones se pueden hacer en la web del consorcio: El organismo ha habilitado también una herramienta digital en su web que permite hacer una simulación de solicitud de rehabilitación.

La entidad supramunicipal prevé arreglar 13.650 viviendas entre 2022 y 2026 con un presupuesto asociado de 172 millones de euros, de los que 100 provendrán de los fondos europeos de recuperación poscovid, los Next Generation, y en 72 serán aportados por parte de los propietarios de las viviendas.

Las ayudas concedidas pueden llegar hasta el 80% del coste de la rehabilitación, con un coste máximo de 21.400 euros por vivienda

El Área Metropolitana de Barcelona calcula que en los 35 municipios que rodean a Barcelona hay un total de 424.147 viviendas que fueron construidas antes de 1981. La cantidad supone un 70% del total de pisos que hay en esas localidades, 607.756. Con cuatro décadas a sus espaldas, la mayoría de las viviendas erigidas antes del 81 sufren los estragos previsibles por su antigüedad y por su falta de conservación.

37,7 millones este año

De los 100 millones de euros que se concederán en ayudas, este primer año se otorgarán 37,8 millones. El programa prevé renovar el parque de vivienda para mejorar su eficiencia energética y la integración de fuentes de energía renovables. Entre las reformas que se harán constan la renovación de fachadas y cubiertas, con la incorporación de aislamiento, la construcción de nuevos ascensores y la actualización de las instalaciones comunitarias.

El Plan Metropolitano de Rehabilitación de Viviendas prima la intervención allí donde se detecte más vulnerabilidad social. Los factores que determinarán los ámbitos en los que se actuará son los siguientes: la antigüedad de los edificios, la renta familiar disponible, la capacidad de gestión y captación de subvenciones de las comunidades de propietarios y los consumos energéticos.

Subvenciones de hasta el 100%

En función de la eficiencia energética que se logre una vez rehabilitado un edificio, las ayudas concedidas pueden llegar hasta el 80% del coste de la rehabilitación, con un coste máximo de 21.400 euros por vivienda. En los casos de gran vulnerabilidad económica, la subvención puede llegar al 100%.

La subvención se abonará a la comunidad de propietarios y quedará inscrita en el registro de la propiedad como una carga: habrá que devolver el importe con el IPC actualizado en caso de venta de la vivienda. Además de las subvenciones para obras de rehabilitación, la convocatoria prevé ayudas de hasta 3.000 euros para obras de mejora de eficiencia energética dentro de los domicilios que cubran hasta el 40% del importe.

Noticias relacionadas

Los trámites se podrán hacer on line y el sistema por el que se otorgarán las ayudas es de concurrencia no competitiva, es decir, a la vista de los factores antes citados tendrán más opciones de recibir las subvenciones antes de que se agote la partida los edificios que presenten antes las solicitudes.

Exentas de IRPF

Las subvenciones están exentas de tributación por IRPF y de la inversión en rehabilitación se puede desgravar hasta el 60%. En cuanto a la asistencia administrativa a las comunidades que reciban las ayudas, en función del perfil del barrio habrá campañas informativas y oficinas de apoyo. En los casos de vulnerabilidad social severa, se prevén herramientas de apoyo directo a la gestión.