Iniciativa metropolitana

La primera 'app' pública del taxi de Barcelona se estrena en otoño

La aplicación 'Picmi' se incluirá dentro de las opciones de AMB Mobilitat y permitirá solicitar un chófer pero no pagar ni realizar reservas

Picmi Taxi, la app pública de taxi de Barcelona, estará en marcha en otoño para servicios instantáneos y sin reserva. Así lo explican Antoni Poveda, de la AMB, y Laia Bonet (en la foto). / ACN / ETHAN LÓPEZ / VÍDEO: ACN / AINA MARTÍ

3
Se lee en minutos
Carlos Márquez Daniel
Carlos Márquez Daniel

Periodista

Especialista en Movilidad, infraestructuras, política municipal, educación, medio ambiente, área metropolitana

Escribe desde Barcelona

ver +

Ocho años después de que Uberpop se instalara en Barcelona, de que las multinacionales se dieran cuenta de que el taxi es un diamante en bruto, la Administración ha presentado al fin su propia aplicación para que los usuarios puedan pedir un chófer a partir del próximo otoño. Para el gremio es un paso adelante, aunque es un éxito a medias, puesto que querían que la ‘app’ fuera lo más similar posible a las iniciativas privadas que ya existen, es decir, que permitiera realizar reservas anticipadas y pagar a través del teléfono. No podrá ser, pero Picmi, pues así se llama el invento, da un salto de gigante al substituir la mano alzada, de manera que los taxistas puedan hacer menos kilómetros sin pasaje. Teniendo en cuenta que la mitad del sector (hay 10.523 licencias) no están suscrito a ninguna radioemisora o aplicación, hay mucho pastel por cortar y repartir.

Que no permita pagar responde, básicamente, a los límites legales a lo que debe atenerse un ingenio de estas características si tiene detrás a un ente público como, en este caso, el Área Metropolitana de Barcelona (AMB) y su Instituto Metropolitano del Taxi (IMT). No sería la primera vez que las autoridades en materia de competencia meten la nariz en este colectivo. Ya sucedió con el decreto del Govern que echó a Uber de la ciudad en enero de 2019. No expulsó a la empresa, pero las condiciones draconianas que impuso la Generalitat no invitaban al gigante a quedarse en Catalunya. Para dar mayor paraguas de protección, Picmi será una opción dentro de la aplicación madre AMB Mobilitat, que ya cuenta con más de 175.000 usuarios activos. 

Taxistas en el aeropuerto de El Prat


/ ALBERT BERTRAN

La cosa funciona de la siguiente manera: la aplicación geolocaliza al usuario, le pide que solicite el punto de recogida y le informa de cuántos minutos quedan para que llegue un coche. También, si lo desea, le da una aproximación del precio de la carrera. A la hora de pagar, en efectivo o con tarjeta de crédito. Una manera de explotar la tecnología y de eliminar intermediarios, y por lo tanto, de quedarse con todo el montante del viaje. Pero también se pierde la marca o el sello de compañías ya consolidadas, sobre todo entre el suculento público extranjero o los turistas nacionales. Es decir, será difícil que un americano tenga la aplicación Picmi, pero es más sencillo que lleve instalada la de Free Now.

Kilómetros de vacío

Noticias relacionadas

Los taxistas realizan cada año cerca de 300 millones de kilómetros con el coche vacío, o lo que es lo mismo, el 48% de su tiempo de circulación lo pasan sin compañía, con lo que eso implica de congestión y contaminación, por mucho que la flota cada vez sea más sostenible. El proyecto se acompaña de un plan de nuevas microparadas (se desconoce todavía la ubicación y la cifra) que se sumarán a las 275 que hay en Barcelona y a las 376 de toda el área metropolitana. Está descartado, a pesar de todo el esfuerzo, prohibir que los taxis circulen con el verde buscando brazos en alto.

El sector ha celebrado que se ponga fecha en una medida que hace años que reclaman. El presidente de Élite Taxi, Olivier Contel, ha afirmado que el sector está "muy contento de que arranque de manera definitiva" un sistema que permitirá que el servicio del taxi barcelonés sea "excelente" y que contribuirá a "eliminar la barbaridad de kilómetros" que hacen vacíos. A su vez, el secretario del Sindicato del taxi de Catalunya (STAC) Jaime Sau ha valorado que el servicio de taxi se integre en una aplicación que ofrece otros servicios colectivos de transporte, puesto que es "complementario" al resto de movilidad pública. En la misma línea, la presidenta de la Agrupación Taxi Companys (ATC), Jenny Alayo ha asegurado que este paso es "necesario para ayudar a conectar el servicio".