Urbanismo

Remodelación de Via Laietana de Barcelona: cómo afectan al tráfico las obras que comienzan este domingo

La reforma, que comenzó el 1 de marzo, corta a partir de este domingo el tráfico descendente hasta Antoni Maura y el ascendente por les Jonqueres

La avenida Urquinaona cortada al tráfico por las obras que se iniciarán mañana.

La avenida Urquinaona cortada al tráfico por las obras que se iniciarán mañana. / Alba Casanovas

  • Otro año de trabajos hasta Antoni López debería bastar para culminar, en 2025, la transformación de esta vía que ahora parte Ciutat Vella en dos

6
Se lee en minutos
Carlos Márquez Daniel
Carlos Márquez Daniel

Periodista

Especialista en Movilidad, infraestructuras, política municipal, educación, medio ambiente, área metropolitana

Escribe desde Barcelona

ver +

Las máquinas ya están a pleno rendimiento para reformar la Via Laietana, la arteria que parece que lleva ahí toda la vida pero que fue inaugurada el 10 de marzo de 1908 por Alfonso XIII en un intento de oxigenar la vieja Barcelona y abrir el puerto hacia el reluciente Eixample.

Las obras se acometen en dos fases, una primera desde la plaza de Antoni Maura a Urquinaona, y un segunda que terminará con la transformación de la plaza de Antoni López. Si nada lo evita, el corte de cinta se ejecutará en 2024.

No correrá a cargo de ningún Borbón, sino del alcalde saliente (o renovado, si vuelve a presentarse Ada Colau) de las municipales del 2023. Estas obras coinciden con las de la Diagonal y las de la línea L5 del metro, que está cortada hasta el 18 de abril entre las paradas de Diagonal y Vilapiscina.

Imagen virtual de la futura bifurcación de Via Laietana y Jonqueres, calle que también se humanizará


/ El Periódico

Las obras comenzaron el 1 de marzo con la actualización de los servicios subterráneos: agua, luz, fibra... Se ha ocupado el carril de servicios del lado Besòs y uno de los viales de circulación de vehículos privados entre Urquinaona y la calle de Jonqueres, de manera que ha quedado, en este tramo solo de bajada, un corredor para bus y taxi y otro para coches. A partir de este abril, los trabajos se han trasladado al lado Llobregat, alargando la perforación hasta la avenida de la Catedral.

A partir de aquí la cosa se empieza a poner seria, puesto que este domingo, 10 de abril, se restringirá el tráfico de Via Laietana en sentido descendente, que quedará cortado desde Urquinaona a Antoni Maura, y también en sentido ascendente, que incluye además el cierre de la calle de les Jonqueres. En Antoni Maura se mantendrá la configuración de rotonda para dar la vuelta hacia el mar y se permitirá el acceso a los aparcamientos de la zona, al mercado de Santa Caterina y a la avenida de Francesc Cambó. ¿Rodará la cabeza del monumento del político?

Nueva onfiguración de Via Laietana

Esta configuración se mantendrá hasta que terminen las obras, cuando la sección de la calle, con aceras de cuatro metros, quedará de la siguiente manera: de bajada, un carril bus-taxi-bicicletas y otro para vehículos privados; de subida, un vial para bus-taxi y vehículos residentes o de los comercios/hoteles de la zona y un corredor ciclista segregado que por cierto no gusta a la bici porque considera que no es seguro compartir espacio con máquinas de más de 20 toneladas a los que además deberán esquivar en las paradas de TMB.

Jonqueres dejará de ser un pasillo de coches y se humanizará, reconvirtiéndolo en un paseo con paso restringido a vehículos del único aparcamiento de la vía y a la carga y descarga de comercios.

Urbanismo táctico en Via Laietana pensado para los peatones pero aprovechado por los ciclistas

/ Ferran Nadeu

Recomendación: tomar Marqués de l'Argentera

Mientras el tráfico esté cortado para el sentido ascendente a la altura de Santa Caterina, el consistorio recomienda tomar Marqués de l'Argentera, paseo de Picasso, Lluís Companys y ronda de Sant Pere para llegar a Urquinaona (las líneas de bus 47, V15 y V17 harán ese mismo recorrido durante la reforma).

Esta es, de hecho la alternativa a la que deberán recurrir todos los vehículos ajenos al barrio una vez esté terminada toda la transformación, pues como sucede en la Rambla para los que quieren subir, una cámara fotografiará las matrículas y sancionará a los que no sean residentes o tengan vinculación con algún operador económico del entorno.

La otra posibilidad que señala el ayuntamiento, por muy lejana que parezca, es ir por Urgell después de recorrer paseo de Colón, Paral·lel y ronda de Sant Pau. La Rambla se mantendrá como queda, así que está descartada como corredor de paso para ir del frente marítimo al Eixample a través de la plaza de Catalunya.


Aspecto actual de Via Laietana, con casi el 80% del espacio destinado a la movilidad motorizada

/ Ferran Nadeu

50.000 vehículos diarios

Según cifras del ayuntamiento, Via Laietana, una arteria con la anchura de una calle del Eixample (unos 20 metros) pero con doble sentido de circulación, es atravesada a diario por unos 50.000 vehículos, 28.700 de bajada y 18.700 de subida. En dirección hacia al mar, puesto que se mantiene el vial para el vehículo privado totalmente operativo, el consistorio espera que la cifra se mantenga.

El reto está en la subida y en cómo esos automóviles y motos que van de mar a montaña reaccionarán ante la nueva y restrictiva configuración en sentido Collserola: ¿podrá absorber el eje Argentera-Picasso (sumado al semáforo con un solo carril que da acceso a Lluís Companys) tal densidad de circulación? No tendrán ese problema, obviamente, los ciclistas, que tendrán a su merced el carril de subida y se evitarán lo que han hecho hasta ahora, es decir, usar como vial ciclista el carril bus o el raquítico espacio amarillo de urbanismo táctico.

Sin terrazas

En la nueva Via Laietana no está previsto que se instale ni una sola terraza, según ha recordado el concejal de Ciutat Vella, Jordi Rabassa. No es que la avenida tenga una oferta gastronómica muy amplia, pero en caso de que el nuevo diseño llame la atención del sector (y siempre que el plan de usos del distrito permita que haya más bares y restaurantes), la idea es que no se instale ni un solo velador.

Ni ahora ni más adelante. La decisión se toma después de un proceso participativo en el que los actores implicados coincidieron en la necesidad de que el paseante tenga el máximo de espacio disponible, sin tropezones.

Imagen virtual de la futura plaza de Antonio Maura en su confluencia con Via Laietana

/ El Periódico

Noticias relacionadas

En Via Laietana se encuentra la sede de Foment del Treball, entidad que hace una semana declaró que la pacificación de calles supone una ruina para el comercio y la restauración. Preguntada sobre cómo puede afectar la transformación de esta arteria al tejido económico del entorno, la teniente de alcaldesa de Urbanismo, Janet Sanz, ha asegurado este martes, durante la presentación de las obras que la nueva configuración de la calle, que la respuesta a las dudas sobre el urbanismo que defiende el gobierno de Colau se obtiene “con un paseo por la supermanzana de Sant Antoni”.

La realidad habla por sí sola. Todas las actuaciones en las que se ha dado prioridad al peatón acaban mejorando el comercio y la actividad económica de la zona”. Con un punto de sorna, la edila de los ‘comuns’ ha asegurado que el proyecto pensado para esta arteria incluso “beneficiará al propio Foment, ya que podrán disfrutar de más lugares de estancia, respirarán un aire más limpio y trabajarán con menos ruido”.