Novedades 2022

Barcelona prohibirá fumar en todas sus playas este verano

La temporada playera se inicia este sábado con una campaña informativa previa a la restricción que se implantará desde julio

Una mujer fuma un cigarrillo en la playa de la Barceloneta, esta mañana. / FERRAN NADEU / VÍDEO: EFE / EL PERIÓDICO

7
Se lee en minutos
Patricia Castán
Patricia Castán

Periodista

Especialista en Economía local, comercio, turismo, vivienda, ocio, gastronomía y tendencias urbanas.

Escribe desde Barcelona

ver +

Las playas de Barcelona volverán a recuperar todo su colorido prepandemia, en cuanto a aforos, libertad de movimientos, deporte y ocio tras dos años complicados. Pero lo harán con un insólito paisaje sin humo de cigarrillo, tras la histórica decisión municipal de prohibir fumar en los 10 tramos del litoral. El primer verano sin humo culminará la prueba piloto de hace un año, cuando el tabaco se desterró en cuatro playas con fines no solo saludables sino medioambientales, para erradicar las contaminantes colillas de la línea marítima. Esta será la principal novedad de 2022, pero no la única: la temporada que arranca este sábado viene marcada también por una contrarreloj para la recuperación (mecánica) de la arena perdida durante el temporal 'Celia', por los mayores recursos en limpieza y accesibilidad, y por el conflicto sobre la gestión los chiringuitos, que se salda con solo 9 de los 16 abiertos operativos de momento.

El ayuntamiento ha optado por el drástico paso de erradicar el tabaco de las playas para que dibujen un espacio de "convivencia más saludable, con menos residuos y respetuosos con la defensa del medioambiente". La medida, que por su alcance califican de "pionera" parte del razonamiento de que una colilla es un residuo que tarda una década en degradarse, como se ha explicado hoy viernes en la presentación de las novedades 2022. La temporada media y sus servicios comienzan este sábado, hasta el día 18 y todos los fines de semana de abril y mayo, además del 12 al 25 de setiembre. La alta, con más recursos, despegará el 28 de mayo y acabará el 11 de septiembre, según han detallado este viernes.

Multas si hay reiteración

El reto del año será desplegar con éxito la ofensiva antitabaco. En una primera fase, entre abril y el junio, se hará una campaña informativa para dar a conocer la nueva medida y concienciar sobre sus ventajas. Pero a partir de julio entrará en vigor la nueva regulación, con el correspondiente seguimiento de la Dirección de Playas y la Agencia de Salud Pública de Barcelona (ASPB) para "optimizar la implantación". El planteamiento es que la Guardia Urbana solo multará a un fumador si tras ser advertido reitera la infracción. Se aplicaría una sanción equivalente a la de otros espacios públicos, como los parques infantiles, de unos 30 euros.

Para avalar este nuevo paso, el ayuntamiento se aferra a los "buenos resultados" de la prueba de 2021, que habría reducido colillas y logrado el beneplácito de la ciudadanía, aduce. Partiendo de que 20% de barceloneses fuman, se estima que un 9,9% lo hicieron en los tramos de litoral sin control, frente a solo un 3% en los cuatro con prohibición.

Para implantar la prohibición será necesario modificar la ordenanza sobre el uso de las vías y los espacios públicos de Barcelona (OUVEP), que estará lista en verano y se ampara en lo previsto por la nueva ley estatal aprobada en el Congreso de los Diputados el 31 de marzo de 2022 sobre residuos y suelos contaminados (como la playa). Esta da margen a los consistorios para regular la limitación de fumar y sancionar su vulneración, de acuerdo con las directivas europeas.

Ambiente en la playa de la Barceloneta, esta mañana.

/ Ferran Nadeu

Una de las claves son los plásticos contenidos en los filtros del tabaco, que se consideran el segundo artículo desechable que se más se encuentra en las playas de la Unión Europea, ya que se tiran de forma incontrolada.

Como precedente, el ayuntamiento esgrime que la prueba piloto de playas sin humo (en Sant Miquel, Somorrostro, Nova Icaria y Nova Mar Bella) recibió hace un año una valoración de satisfacción de un 8 sobre 10 por parte de los usuarios. Supusieron también una reducción de fumadores (casi siete veces menos) y una disminución de colillas, aunque el chequeo estaba condicionado por los usos nocturnos y sin control que pudieran darse en el litoral. El tabaquismo es la primera causa de mortalidad evitable, y sus residuos tienen un grave impacto en el entorno, ha subrayado el concejal de Emergencia Climática y Transición Ecológica, Eloi Badia.

Afectaciones por temporales

La normalidad, curiosamente, será esta vez un elemento llamativo del periodo estival. Pasado lo peor de la pandemia, siguiendo la normativa catalana y "para mejorar la confortabilidad" de los usuarios, aunque se recuperan los aforos de antaño, se mantendrá la información de ocupación del litoral desde la web municipal, que no está de más consultar antes de acudir a una playa abarrotada.

Mucho menos novedoso es comenzar la temporada con un arenal lastrado por temporales. En ese caso, el 'Celia' ha provocado una pérdida de volumen de arena que está obligando a restablecer el perfil litoral con materia procedente del dragado de la bocana del Port Olímpic. Si en los últimos días se han estado acondicionando los tramos de Barceloneta y Somorrostro, se calcula que tras la Semana Santa se actuará en Sant Sebastià, y durante este periodo festivo se podrá ver aún acumulada en la de Sant Miquel. En paralelo, el Ministerio por la Transición Ecológica (MITECO) ha informado de que ya tiene redactado el pliego de condiciones para estudiar la aportación de arena y reparaciones de infraestructuras de protección que requieren las playas, como publicará en los próximos meses.

La accesibilidad es una de las asignaturas que prometen mejoras este verano. Por un lado se equipara el baño asistido al resto de servicios de la temporada de baños, como el salvamento y socorrismo y la información ambiental. Pero también se implanta una nueva silla hidráulica en la zona de baños del Fòrum, un nuevo servicio de WC en Nova Icària y un cambiador inclusio en Sant Miquel, entre otros, con el objetivo de tener unas playas más inclusivas. También se mejoran accesos como el nuevo a la de Llevant y se saca pecho por la sostenibilidad, vista la inminente consecución del certificado Biosphere Sostenible que lo acredita y la implantación de una boya científica para seguimiento del cambio climático.

Deporte en la orilla

Ordenar la práctica de los usos deportivos se ha convertido en otra prioridad dado la creciente actividad que concentran las playas, y la necesidad de garantizar la convivencia, desde la arena hasta un alcance de 200 metros en zona de mar, ha explicado el concejal de Deportes, David Escudé. La regulación que se está ultimando establecerá criterios y espacios de ocupación para prácticas como voley-playa, tenis playa, fútbol playa y otros, así como el surf, que no se multará con bandera roja.

Se permitirá hacer deporte en la playas sin límite de horario, con pistas señalizadas de voley y cinco zonas habilitadas para práctica libre en Sant Miquel, Somorrostro, Nova Icària, Bogatell y Nova Mar Bella con horario libre, mientras que a partir de las 19.00 horas, se extenderá a todos los tramos. Para la pesca recreativa habrá un área delimitada en la Barceloneta de 19.00 a 21.00 horas y será libre en todas las playas desde las 21.00 a las 10.00 horas.

Como cada año, regresan los servicios de salvamento con 80 socorristas en 21 torres de vigilancia y se instalan 97 duchas y lavabos públicos.

Algunos tramos sin servicio de bar

No obstante, tomarse un refresco o tentempié será complicado en algunos tramos, porque el culebrón de los chiringuitos de playa prosigue. Tras los problemas surgidos en el proceso de concurso y adjudicación, la temporada media debuta con 9 de los 16 operativos y el resto aún en trámites de alegaciones y reedición de concurso para las ubicaciones fallidas en primera instancia. El consistorio prevé que paulatinamente puedan incorporarse el resto de operadores designados.

Noticias relacionadas

El refuerzo de la limpieza es otra de las grandes promesas del verano, de la mano de la nueva contrata, amén de que el dispositivo incorpora brigadas en tres turnos, quintuplica el número de papeleras en la arena y potencia la recogida selectiva.

En temporada alta habrá 28 equipos de trabajo con 51 operarios y 20 vehículos, en tres turnos. Más cañones de agua de limpieza y la incorporación de un tractor, entre otros. En el mar, volverán las embarcaciones Ola Safe, sobre todo para evitar que los residuos lleguen a zonas de bañistas.