Delito contra el patrimonio

Los Mossos investigan la mutilación de un mural de Josep Guinovart en una finca de Barcelona

Los vecinos contrataron a un arquitecto para tapar parte de la obra y eliminar una escultura para poner un párking de motos

La policía considera que podría haber responsabilidades penales por delitos que pueden llegar a los tres años de prisión y multas

El conjunto escultórico de Josep Guinovart retirado.

El conjunto escultórico de Josep Guinovart retirado. / MOSSOS

2
Se lee en minutos
El Periódico

Los Mossos d'Esquadra investigan a una comunidad de propietarios y al arquitecto responsable de unas obras en un inmueble de Barcelona, a los que se los atribuye un delito contra el patrimonio histórico, por destruir un mural del artista Josep Guinovart.

Según ha informado la policía autonómica, a inicios de mayo del año pasado, agentes de la Unidad Central de Patrimonio Histórico detectaron en las redes sociales y en varios medios de comunicación la noticia de la mutilación del mural del artista en un edificio de la calle de Johann Sebastian Bach, en el distrito de Sarrià-Sant Gervasi.

Denuncia de la Fundació

Se trataba de la obra "La Sardana", una obra de patrimonio privado formada por una pintura de 2’95 por 7'50 metros en una de las paredes, además de escultura anexa que representa el baile de la sardana en una zona central del mismo vestíbulo. La pintura, que forma parte del fondo de la escultura, data de los años 50 y está catalogada en el libro 'Guinovart: el arte en libertad'. La Fundació Josep Guinovart, que vela por la difusión y la conservación de la obra del artista, denunció los hechos semanas después de la noticia.

Una vez hechas las comprobaciones, los investigadores observaron como el mural estaba tapado con pintura y que se estaban haciendo obras de reforma. A través otras gestiones policiales obtuvieron información que la comunidad de propietarios, mediante un arquitecto, había proyectado una reforma a la finca que no contemplaba conservar de ninguna forma la obra del artista y que comportaba la destrucción y desaparición del mural.

Más visibilidad en la entrada

Las obras consistían al eliminar una parte de este mural para dar más visibilidad a la zona de la portería y se quería eliminar la parte escultórica para hacer una zona de estacionamiento para motocicletas, han explicado los Mossos d'Esquadra en un comunicado.

Una vez enterados de la denuncia de la Fundació y de las visitas de los Mossos y para evitar un procedimiento judicial por los daños causados, los investigados contrataron unos servicios de restauración para sacar la pintura acrílica que tapaba el mural para hacer salir el original además de rehacer la parte derruida mirando de usar el lenguaje del artista, en el que se denomina un “falso histórico”.

Una obra emblemática y singular

A pesar de que la obra no consta protegida de forma individual por las administraciones este conjunto responde a la “valoración de antigüedad” que define la normativa europea 93/7, entre otros, por su valor económico y por el valor intrínseco, hecho que la convierte en una obra emblemática y singular.

Noticias relacionadas

La revisión de las documentaciones municipales, el libro de actas de la comunidad de propietarios y las manifestaciones de las personas que han participado en los hechos, indicien una imprudencia grave con la clara intención de deshacerse de la obra, donde se han cometido actuaciones que podrían tener responsabilidades penales por delitos contra el patrimonio histórico que pueden llegar a los tres años de prisión y penas de multa.

Daños irreparables

La Fundació del artista advierte que los daños provocados al mural son irreparables y la actuación de restauración dificultará cualquier recuperación. Los directores de los museos como el MNAC o el Museu Picasso, el Gremi de Galeries d'Art de Catalunya y otros ayuntamientos y diputaciones han lamentado el destrozo que se ha hecho en esta obra.