Nuevo diseño

Operación terrazas en Barcelona: así se orquesta la gran transformación

  • Restauradores, patronal, industriales y ayuntamiento han iniciado de la mano una contrarreloj coordinada para consolidar hasta 3.618 veladores nacidos en pandemia si encajan en la normativa. Los casi 1.500 de la calzada estarán muy repartidos entre los cuatro fabricantes de plataformas

Terraza de Granja La Catalana con autorización extraordinaria en Rambla Catalunya, que ultima su proyecto para instalar lo antes posible una plataforma de diseño.

Terraza de Granja La Catalana con autorización extraordinaria en Rambla Catalunya, que ultima su proyecto para instalar lo antes posible una plataforma de diseño. / Manu Mitru

4
Se lee en minutos
Patricia Castán
Patricia Castán

Periodista

Especialista en Economía local, comercio, turismo, vivienda, ocio, gastronomía y tendencias urbanas.

Escribe desde Barcelona

ver +

Hasta 3.618 restauradores de Barcelona (lo que abarca desde bares tipo 'marcelino' hasta cocinas de renombre) andan de los nervios este inicio de año. Se juegan la continuidad de las terrazas ganadas excepcionalmente durante la pandemia, que se ha comenzado a tramitar esta semana. Lejos de la aparente simplicidad de presentar o no una solicitud, hay muchos cálculos, incertidumbres y complejidad técnica en el caso de las casi 1.500 ubicadas en calzada y que requieren de un rediseño para ser definitivas. Por ello, industriales, operadores, patronal y ayuntamiento (reforzando el servicio en los distritos) han iniciado una 'coreografía' coordinada (burocrática y técnica), con la vista puesta en que este verano la ciudad luzca una imagen más cuidada, tras ese urbanismo de guerra (conocido como 'táctico') que ha marcado el paisaje urbano desde la crisis sanitaria.

El primer paso, nada sencillo, es hacer números y decidir si se solicita o no la licencia. El Gremi de Restauració de Barcelona, que está atendiendo un alud de consultas y ha abierto un punto de información --con aval municipal-- incluso para no agremiados, está convencido de que la gran mayoría dará el paso, vistas las nuevas restricciones sobre el aforo interior, que mantienen a los veladores como "salvavidas" de la actividad y punto de encuentro "social y ciudadano", explica su director, Roger Pallarols. Además, el año 2022 vuelve a estar marcado por la reducción del 75% en las tasas, lo que hace más tentador el intento.

Cualquier tramitación precisa previamente de un proyecto, que debe ejecutar un estudio de ingeniería, y encajar en la normativa local. Ese primer filtro se presenta ya casi como toda una prueba de selectividad. Hasta el 28 de febrero se recibirán las solicitudes de prórroga en los despachos municipales, lupa en mano. Fuentes municipales indican a este diario que el consistorio ha reforzado todos los equipos de tramitación de licencias de los distritos, y "de forma especial en el Eixample, que es donde hay más terrazas extraordinarias". Enfatizan que el área de Ecología Urbana lidera un grupo de coordinación semanal que trabaja con la ponencia técnica de terrazas.

Coordinación y relevos

La teniente de alcalde Janet Sanz ha reiterado que la voluntad municipal es consolidar todas las de calzada --que solo han robado espacio al coche-- y estudiar el resto de casos "uno por uno", tras la modificación de la ordenanza de terrazas que permite su encaje legal. Más allá de los aspectos técnicos, entrará en juego la "coordinación con la retirada de los elementos provisionales", detalla la misma fuente. O sea, las feas barreras New Jersey y pivotes, que deberán dar paso sincronizado a las plataformas de diseño que firman cuatro empresas que han logrado el visto bueno de la ponencia, con sus prototipos en formato en batería y en chaflán. Todo ello, "acompasado a la capacidad de producción de los fabricantes" "y una transición ordenada hasta el verano", subraya.

El ayuntamiento ha reforzado los servicios de tramitación de licencias y la patronal ha abierto un punto de información

Escofet 1886 es una de ellas. Andreu Gomà, su director general, asegura que los potenciales problemas de suministros de meses atrás han quedado atrás y, en todo caso, su diseño se nutre de materiales de "proximidad". Ellos han optado por hormigón por su "integración en el paisaje urbano, fácil mantenimiento y resistencia", relata. Otras son de madera. Pero su principal dificultad es desconocer cuántas terrazas lograrán licencia final y qué modelo encargará cada una, aunque el gremio asegura que el interés "está muy repartido", porque cada prototipo se ajusta mejor a algunas configuraciones.

Prototipo de terraza de Leku Estudio, que ha estado a prueba en un establecimiento de la calle de Bailèn. 

/ Manu Mitru

Gomà cree que "todos los actores de la cadena han de ser ágiles porque esto es un proyecto de ciudad", comenzando por la administración y su ritmo de tramitación. "Las cuatro empresas somos solventes y podemos llegar a producirlo a tiempo", aunque sea reforzando equipos. Y es que los pedidos no pueden iniciarse sin la licencia confirmada. Hasta el último momento muchos no conocerán la inversión final, que en un caso de terraza con tres o cuatro mesas cotizará a unos 2.500 euros por mesa, variable según los complementos, con una subvención máxima del 50%.

Casuísticas variadas

Donde hacen muchos números es en la Rambla de Catalunya, uno de los principales ejes de terraceo local y donde las tasas se incrementaron un 400% hace dos años, y algunos operadores temen que la nueva terraza sea inviable sin las actuales rebajas de este canon. En la centenaria Granja La Catalana, Gaietà Farràs ultima el proyecto que está a punto de presentar para consolidar tres mesas que le autorizaron donde antes aparcaban motos. Se suman a su terraza de siempre, con 12 mesas, imprescindibles para un negocio que en su interior tiene apenas 70 metros cuadrados y el aforo, ahora, a la mitad. "A veces no hay gente, pero cuando tenemos demanda necesitamos tener opción a facturar, después de dos años tan malos", considera. Su objetivo es coordinarse con otros operadores para unificar "si es posible" el modelo elegido. El ayuntamiento primará ese criterio de continuidad en veladores de un mismo tramo.

Noticias relacionadas

En los barrios, los pequeños operadores buscan cómo optimizar el espacio. Vasili Gurincuk, propietario de Menssana (calle de Sardenya, 48) logró mesas donde antes aparcaban coches, en un chaflán, y su proyecto aspira a consolidar una plataforma pegada a otra, de su segundo local, lo más armoniosamente posible. Será su carta de Reyes este año.