Tradición adaptada a la pandemia

Vuelve la Cabalgata de Reyes de Barcelona con nuevos personajes, sin caramelos y con menos séquito

El montaje recorrerá el centro de la ciudad con una nueva carroza donde viajarán los tres Magos con mascarilla y la recomendación de que cada burbuja de público mantenga distancias de seguridad

Ensayos y presentación de las novedades de cabalgata de Reyes 2022

Ensayos y presentación de las novedades de cabalgata de Reyes 2022 / ZOWY VOETEN

3
Se lee en minutos
Patricia Castán
Patricia Castán

Periodista

Especialista en Economía local, comercio, turismo, vivienda, ocio, gastronomía y tendencias urbanas.

Escribe desde Barcelona

ver +

Los Reyes Magos y su séquito regresan este año a las calles de Barcelona con la ilusión de siempre, pero todavía con muchos reajustes a medida de la pandemia, en un momento de eclosión de contagios. El Instituto de Cultura de Barcelona, encargado de organizar la esperada cabalgata, anuncia que habrá vestuario y personajes nuevos, aunque también menos participantes en el desfile y ausencia de caramelos "por la salud de todos".

Si el año pasado su presencia se limitó a una puesta en escena estática en el Fòrum, en esta ocasión pese a volver a recorrer el centro de la ciudad habrá diversos cambios respecto a un desembarco normal. Los cambios se dejarán notar desde el principio. La llegada por mar no será está vez por el Moll de la Fusta, sino en el Port de Barcelona, sin que pueda asistir público. Tendrá lugar sobre las 16.00, donde los recibirán diversas autoridades tras un breve acto del paje Gregori las 15.35 horas que se podrá seguir en directo por la web de Barcelona Cultura y las redes sociales municipales, así como por TVE, TV3 y Betevé.

La parte más esperada, la Cabalgata popular comenzará a las 18.15 horas con el recorrido tradicional por las calles de la ciudad, un total de casi cinco kilómetros. Se iniciará en el paso de Colom, tomará la Via Laietana para seguir por el centro de la ciudad hasta la calle de Sepúlveda, el otro gran eje del recorrido. De ahí a la plaza de España para concluir en la avenida de Maria Cristina con Rius i Taulet.

Gregori ha explicado alguno de los secretos mejor guardados, como que los Reyes estrenarán vestuario y que compartirán los tres una carroza nueva "como símbolo de su amistad", con sus respectivos séquitos bailando una misma música y sus carteros recogiendo las cartas. Los Reyes de Oriente no irán sentados, sino de pie para poder saludar mejor a todos. Además, dando un paso hacia la inclusión, en cada uno de los seis bloques del desfile habrá pajes que explicarán en lengua de signos la llegada de los Reyes.  

Según su codirectora artística, Barbarana Pons, otros elementos novedosos que los más pequeños no pueden perderse serán la carroza Barcelona (un espacio de baile y fiesta), el gigante Olmut, la ampliación de la cola en el caso del bloque de la paje Estel y la carroza del carbón, que será un espacio de inspiración minera.

Burbujas y distancias

Gregori también ha anunciado, tras agradecer la paciencia de los niños durante este difícil periodo, que este de manera excepcional, no habrá 'carameleres' ni caramelos, para evitar aglomeraciones y que la gente se baje la mascarilla para llevárselos a la boca. Ha recomendado que todos los asistentes se agrupen por burbujas y mantengan la máxima distancia posible.

El director de Programas Culturales del ICUB, Esteve Caramés, ha destacado el esfuerzo colectivo para llevar adelante esta tradición, que cuenta con un presupuesto de 850.000 euros. La adaptación a las circunstancias pasa por recortar el séquito de 1.300 a 800 participantes (este año sin llamamiento a la participación infantil) de forma que su movimiento sea más esponjado.

La cabalga de la era ómicron, no obstante, no estará exenta de emoción y colorido. Entre los elementos más sorprendentes figurarán el mencionado gigante Olmut, un nuevo personaje cartero de siete metros, creado a partir de las cartas de los más pequeños, y que representa un homenaje a la ilusión colectiva.

Noticias relacionadas

En cuanto a los bloques, el primero se llamará 'Barcelona es una fiesta' y será un bus turístico dedicado a la ciudadanía donde se representarán escenas propias de estas fiestas, e incluso ser rendirá homenaje a las terrazas de la ciudad. El segundo estará dedicado a los carteros, a todo ritmo. El tercero, de Estel, será uno de los más espectaculares, con baile de estrellas de todo tipo y mucha fantasía.

El siguiente será el de los Reyes, con un jardín a doble altura. Mientras que el quinto se dedicará a los regalos, y el último al carbón, todos con vistosas coreografías.