Regularización municipal

Comienza el periodo para tramitar la continuidad de las terrazas de Barcelona abiertas en pandemia

Los establecimientos tendrán dos meses para presentar las solicitudes de cara a consolidarlas si cumplen los requisitos necesarios

Uno de los prototipos de nuevas terrazas de Barcelona que sustituyen los bloques de hormigón, en Portal Nou, 23, creada por Urbadis Microarquitectura.

Uno de los prototipos de nuevas terrazas de Barcelona que sustituyen los bloques de hormigón, en Portal Nou, 23, creada por Urbadis Microarquitectura. / JORDI OTIX

3
Se lee en minutos
El Periódico

Los restauradores que obtuvieron un permiso extraordinario en Barcelona para ganar o ampliar una terraza a raíz de la pandemia --más de 3.600 casos-- podrán pedir desde mañana sábado la continuidad de la correspondiente licencia municipal, ha informado este viernes el ayuntamiento en un comunicado. La petición para regularizar esos espacios se podrá tramitar de forma telemática hasta el próximo 28 de febrero.

De esta forma, los permisos provisionales caducan hoy y mañana se prorrogarán automáticamente hasta el 28 de febrero, para que en ese plazo se pueda solicitar regularizar y transformar "en una licencia ordinaria de la vía pública para la instalación de terrazas".

El consistorio precisa que la continuidad estará condicionada al aval técnico del ayuntamiento y al cumplimiento de los criterios de la ordenanza de 2018 respecto a distancias, zonas de paso de vecinos y condiciones de accesibilidad, entre otros.

Este trámite, indica el ayuntamiento, está previsto en la modificación de la ordenanza de terrazas, que también entrará en vigor mañana y que, según se destaca en el comunicado, "permitirá ganar espacio en calzada para consolidar las terrazas que se han ubicado en los últimos meses para dar apoyo al sector".

En la tramitación, precisa el ayuntamiento, "se priorizará la consolidación de las terrazas en la calzada de forma ordenada y evitando la dispersión y fragmentación". Aquellos restauradores que quieran mantener las terrazas en la calzada deberán disponer de un "mueble-plataforma" accesible, homologado y seguro en el que colocar las mesas y sillas.

"Eso permitirá --agregan en la nota-- tirar adelante el proceso de retirada de los elementos provisionales (bloques de hormigón y pivotes amarillos) para dejar atrás la provisionalidad que supuso la pandemia".

Listas en verano

Según el consistorio, la previsión es que las terrazas ubicadas en la calzada dispongan en verano del mobiliario homologado obligatorio, de manera que, afirma, "2022 será el año de la desaparición definitiva de los bloques de hormigón y elementos provisionales de las calles de la ciudad".

Estas plataformas serán obligatorias cuando la terraza se ubique total o parcialmente en la calzada y deberán estar incluidas en el decálogo de elementos urbanos del ayuntamiento, al igual que los siete modelos diseñados en colaboración con el sector para su instalación en esquinas o en zonas de aparcamiento.

La ordenanza también regula la colocación de parasoles y no se admite el uso de cortavientos ni jardineras entre la plataforma y la acera.

El ayuntamiento, insiste, lanzará una línea de subvenciones a la instalación de terrazas en la calzada por un valor de hasta cuatro millones de euros, a la que solo podrán acceder los titulares de las ya existentes o ampliaciones en calzada. Se concederán ayudas de hasta un máximo del cincuenta por ciento del importe del mueble y en función de la tipología y de los requisitos de la convocatoria.

El ayuntamiento puntualiza que, si no se tramita la continuidad de una licencia, se considerará una renuncia y el consistorio la retirará. Por otro lado, se denegarán las peticiones de las terrazas en caso de reincidencia en la comisión de infracciones de carácter grave en los últimos seis meses o si en su área "se aprecia una especial saturación de establecimientos que pongan en peligro el equilibrio entre las actividades y las necesidades de la población residente".

Medida excepcional

En mayo de 2020, el consistorio "desplegó una serie de actuaciones extraordinarias para dar respuesta a la crisis sanitaria de la COVID-19 con la instalación o ampliación de terrazas", enfatiza. "Se trataba de dar apoyo a la restauración, favorecer la viabilidad de los establecimientos y hacerlo de manera compatible con un espacio público más vivo y accesible y el cumplimiento de las medidas sanitarias".

Noticias relacionadas

Hasta la fecha se ha concedido un total 3.618 licencias para terrazas nuevas y ampliaciones extraordinarias. Según el ayuntamiento, que cita un estudio de la Universitat de Barcelona, con ello se han salvado al menos 1.875 puestos de trabajo.

De las terrazas autorizadas, 1.483 se han instalado en espacios destinados anteriormente a aparcamiento, carriles de circulación o esquinas de calles, lo que ha supuesto la eliminación de 2.652 plazas de estacionamiento.