Barceloneando

Canelones y fuet para Joan Manuel Serrat

  • La nueva presidenta de Zara tiene un pisazo en el paseo de Gràcia, para que lo sepa el 'crítico' Gerard Piqué. Ambos han perdido protagonismo en la semana que el 'noi de Poble Sec' (77 tacos) abandona los escenarios

Bonaventura Clotet y Joan Manuel Serrat, en la fiesta del sida

Bonaventura Clotet y Joan Manuel Serrat, en la fiesta del sida

3
Se lee en minutos
Joan Vehils

Este miércoles por la noche Joan Manuel Serrat estaba liberado, divertido y tan comprometido como siempre. Coincidimos en un acto con motivo del Día Mundial Contra el Sida. Se hizo fotos con muchos de los invitados, unos extranjeros y otros, como Lourdes Mateu, la prestigiosa doctora de la unidad de covid persistente de Can Ruti, que se la envió a su madre que cumplía 85 años. Hablamos del Barça, "Acuérdate de lo que te digo: ¡Ganaremos al Bayern!", me afirmó con esa mezcla de fuerza, deseo y convencimiento que solo Serrat sabe transmitir. 

Hablamos también de su próxima gira y del complicado calendario que le espera. Pues eso, que al día siguiente nos levantamos con la noticia de que a finales del 2022 deja los escenarios. La discreción de Serrat hizo que no se filtrara la noticia y que todos nos enteráramos al mismo tiempo. Le escucho con Josep Cuní en la SER y se le nota tan liberado como la noche anterior en la que incluso bromeaba cuando le hicieron la PCR. Coincide con Nandu Jubany en antena y se citan para cenar con la peña 16 Fetges. Un grupo de amigos que se reúnen una vez al mes desde hace más de diez años. Porque a Serrat le gusta comer bien, pero también conversar de la vida, de viajes, de gastronomía, de fútbol o de lo que se tercie. El próximo lunes degustará los canelones de Nandu y algún que otro fuet que el padre de su jefe de cocina, Kiko Arumi, prepara en Calldetenes y que Serrat no perdona.

Liberado y feliz

Le llamo y me confirma que está liberado y feliz por la decisión tomada. "Quería ser yo quien decidiera mi última gira y no una pandemia, una enfermedad o alguien ajeno a mi persona". Es un perfeccionista nato y ya está pensando qué canciones elegirá en su debut en Nueva York, dónde se instalará en Buenos Aires o cuántas entradas tendrá para sus amigos en su último concierto en Barcelona. Porque será el último. Si algo tiene Serrat es que cuando dice una cosa la cumple. Eso sí, cabrea, viéndole tan en forma, que deje los escenarios. Por suerte no soltará nunca la guitarra, sus canciones siempre nos acompañarán y a partir de 2023 tendrá más tiempo para sus nietos y esas cenas de amigos.

En el acto contra el sida, el doctor Clotet agradeció a todos sus patrocinadores las donaciones que realizan para la investigación mientras que el presidente de Seat, Wayne Griffths, anunció que este año realizarán un concierto solidario en Primavera Sound y un torneo de pádel en favor de la Fundación contra la Sida. Griffths es un inglés 'alemanizado', comprometido, enamorado de Barcelona y de quien algunos ya apuntan que será el mejor presidente de la historia de SEAT.

Gerard Piqué y María Ortega

Serrat ha eclipsado la semana en la que uno quería debatir a Gerard Piqué tras escucharle en 'El Hormiguero' decir: "El estado anímico de la gente de Madrid es mejor que el de Barcelona". Quizá Piqué tenga algo de razón, pero no es lo mismo vivir en una ciudad que ir a pasar dos días. Porque aquí, además de tener al ‘noi del poble sec’, en dos días se ha instalado una estrella espectacular en la Sagrada Família, se ha inaugurado la impresionante y lujosa torre residencial Antares cuyo ático cuesta ocho millones de euros y el chef Romain Fornell ha estrenado, en los bajos de este edificio de Diagonal Mar, la fantástica 'brasserie' Le Grand Café Rouge, obra de la reconocida arquitecta francesa Odile Decq, y donde se come de película.

Manel Vehí, Albert Adrià y Alex Rodrígiez, en la fiesta de Marta Ortega 

/ El Periódico

Noticias relacionadas

Además, la Fundación HM Obra Social Nens realizó su segunda gala solidaria donde el presidente de HM Hospitales, Juan Abarca Cidón resaltó en su discurso que fue en 2017 cuando adquirieron la Clínica Delfos por 30 millones de euros. Sí, en el 2017, cuando unos se iban a Madrid ellos vinieron a Barcelona y eso también es de agradecer.

¡Ah! Para acabar, también decirle a Piqué que Marta Ortega, la nueva presidenta de Zara, también tiene casa en Barcelona. Concretamente un pisazo en el paseo de Gràcia y que para la superfiesta que realizó esta semana en A Coruña se llevó a dos catalanes: al chef Albert Adriá y al coctelero Manel Vehí. Pues eso Gerard, que los de aquí no estamos tan mal.