MEMORIA OBRERA EN BARCELONA

Un paseo por la historia del Poblenou y la Verneda a través del CE Júpiter, su mítico club de fútbol

Participantes en la (Re)volta de Júpiter (izquierda) en el acceso al campo, este domingo.

Participantes en la (Re)volta de Júpiter (izquierda) en el acceso al campo, este domingo. / Joan Mateu Parra

  • El equipo de fútbol creado por dos obreros escoceses en una cervecería en la actual horchatería Tio Ché, en la Rambla del Poblenou, en 1909, se convirtió enseguida en epicentro de la vida social y comunitaria del barrio

  • El carácter anarcosindicalista y catalanista del club hizo que la dictadura quisiera acabar con él, primero prohibiéndoles el escudo (una 'estelada') y después exiliándoles a la Verneda, donde rápido echaron raíces

4
Se lee en minutos
Helena López
Helena López

Redactora

Especialista en movimientos sociales y vecinales

Escribe desde Barcelona

ver +

La pequeña comitiva llega al campo a la una menos cuarto, justo al inicio de la media parte en el campo municipal de la Verneda. No deja margen a la duda el hecho de las gradas se vacían de golpe, pero nadie cruza la puerta de la calle. El CE Júpiter va en ese momento por delante del marcador en esta gélida mañana de domingo. Fría, pero no tanto como para dejar a los fieles aficionados del Júpiter en casa. "Habéis tenido suerte de ver el campo así. Normalmente estas visitas no se hacen los domingos y no se puede disfrutar del campo así, tan lleno de vida", recibe a los visitantes un miembro de la junta del mítico club barcelonés, que terminó perdiendo 2-3 contra el Sabadell Nord gracias a un gol en tiempo de descuento de los del Vallès.

Los arrecidos invitados este domingo en el campo de la Verneda son los participantes de la (Re)volta CF Júpiter- Barcelona, paseo guiado por la memoria popular de los barrios de Sant Martí que había empezado un par de horas antes en la Rambla del Poblenou, frente a la popular horchatería El Tío Che, donde empezó también el club en mayo de 1909. El CE Júpiter nació en el corazón del Poblenou del empeño y la ilusión de dos hermanos escoceses que trabajaban en una de las fábricas que por aquel entonces dominaban el barrio. Tenían ganas de unir los equipos informales conformados por los trabajadores de las fábricas. "Le pusieron Júpiter porque aquella misma tarde se celebró un concurso de globos aerostáticos en la vecina playa de la Mar Bella y Júpiter era el nombre del que ganó", explica el cooperativista Aritz García, guía de la ruta que este domingo ha explicado la historia del Poblenou anarcosindicalista y obrero y del nacimiento de la Verneda a través de un paseo por los distintos espacios del distrito de Sant Martí en los que ha jugado el Júpiter.

Foto histórica de los jugadores del Júpiter en el Poblenou, con las chimeneas de las fábricas al fondo.

/ ARCHIVO

Mientras el grupo deja atrás la Rambla del Poblenou para llegar hasta la vieja fábrica de Can Salidrigues, García explica a los interesados participantes de la ruta -dos de las mujeres han acudido para conocer la historia del club en el que jugó o fue socio su padre- que los primeros partidos y entrenos del club los jugaron en un terreno en el Camp de la Bota. "En muy poco tiempo el club se convirtió en epicentro del movimiento obrero del barrio y de su tejido vecinal", prosigue García, quien recuerda que la población del Poblenou fabril de principios del siglo XX estaba formada en gran parte por trabajadores migrados del interior de Catalunya i de València, entro los que predominaba el anarcosindicalismo y el catalanismo. Ello supuso que el club –que llegó a mirar de tú a tú a Barça y Espanyol–sufriera una importante represión, primero por parte de Primo de Rivera y después, de Franco.

Tras el golpe de estado de 1923, se prohibió el escudo del club: una ‘senyera’ con una estrella encima, escudo que recuperaron brevemente durante la Segunda República.

El campo municipal de la Verneda al que fue exiliado el Júpiter en 1948.

/ Joan Mateu Parra

Pistolas entre las botas y las toallas

Durante los años del pistolerismo el club fue epicentro de los movimientos anarcosindicalistas del Poblenou. La leyenda explica que los jugadores aprovechaban los desplazamientos por el territorio catalán para llevar a las poblaciones en los que jugaban pistolas o dinamita escondida entre las botas y los toallas de sus bolsas de deporte.

Era tal la fama que tenían de sindicalistas, rojos y catalanistas que una vez terminada la guerra no solo volvieron a perder el escudo -que no recuperarían hasta 1989, cuando lo decidiera una asamblea de socios- sino que les obligaron a cambiar incluso de nombre, para borrar toda conexión con su historia rebelde. Lo rebautizaron como Hércules, aunque el nombre duró poco y en 1940 volvieron a ser Júpiter. 

Participantes en la (Re)volta de Júpiter se fotografían este domingo en el campo municipal de la Verneda.

/ Joan Mateu

Noticias relacionadas

El mayor punto de inflexión del club con un gran impacto en el barrio fue el destierro del equipo del Poblenou hasta La Verneda en 1948, como último intento del régimen franquista por acabar con un club que concentraba todos los valores que el régimen denostaba. "Nos mandaron aquí, lejos del Poblenou y todo su tejido del que el club era una pieza clave para acabar con notros", explica el miembro de la actual club que recibe a los participantes de la (Re)volta organizada por Òmnium señalando los bloques de pisos que rodean el complejo deportivo, en aquel momento inexistentes. "Todo esto entonces eran campos. Aquí no había nada, solo los pisos que se empezaban a construir. Unos pisos que se levantaron, como la inmensa mayoría de barrios periféricos de la ciudad, sin equipamientos vinculados, por lo que enseguida el Júpiter volvió a ser un lugar imprescindible para la cohesión social en su nuevo barrio, donde volvió a arraigar hasta hoy", prosigue.

Empieza la segunda parte y los cánticos de los Reducte GrisGrana, nombre los "supporters antifascistas" del club, como se define el colectivo, calientan de nuevo el ambiente. Los bukaneros de La Verneda son la prueba de que los empeños por acabar con la historia del club fueron en vano.