Perfil

Eva Parera: “En gran parte por culpa de Laporta, yo tenía que ir con guardaespaldas con 16 años”

  • La jefa de filas de Barcelona pel Canvi, hija de Anton Parera, explica que dejó de ser socia del Barça por su rechazo al actual presidente, tras el fin de la época nuñista

  • Vive en Sarrià-Sant Gervasi y a menudo va en coche con su hija, pero abandonó la moto por miedo a la conducción “crispada” que aprecia en la ciudad

Eva Parera, cerca del Ayuntamiento de Barcelona, el pasado viernes,

Eva Parera, cerca del Ayuntamiento de Barcelona, el pasado viernes, / Zowy Voeten

3
Se lee en minutos
Toni Sust
Toni Sust

Periodista

ver +

Eva Parera no vio el Barça-Benfica de la semana pasada. En parte porque tenía trabajo y en parte porque ya no le interesa. “Yo era de las que iba con la cara pintada al campo. Y viajaba con el equipo. Todavía tengo amigos que eran jugadores del Barça”, explica la presidenta del grupo de Barcelona pel Canvi. Pero el punto de inflexión llegó cuando Joan Laporta se convirtió en presidente del club.

“Soy muy antilaporta. Desde la primera moción de censura que presentó. Desde El Elefant blau. En gran parte por culpa de Laporta y de todo ese movimiento yo tenía que ir con guardaespaldas con 16 años. La gracia que me hacía. Todo aquel movimiento, una gran campaña contra Núñez. Mi padre estaba amenazado por los Boixos Nois”. La concejala es hija de Anton Parera, gerente y directivo durante la presidencia de Josep Lluís Núñez.  “Cuando Laporta denunció que le habían pintado el portal de su casa, dije bienvenido al club amigo mío. Yo lo viví de adolescente y del colegio tenía que irme a casa. Recibíamos llamadas amenazando mi vida o la de mi hermano. Y eso te marca”, relata, antes de añadir: “Era socia y dejé de serlo".

Parera precisa (después de que las redes subrayen que cuando nació el Elefant Blau ella tenía ya 24 años) que aunque la plataforma de Laporta no existía, cuando ella tenía 16 años "el grupo de la oposición lo encabezaba Ricard Huguet, que acabó siendo socio de Laporta". "El Elefant blau apareció después, pero era el instrumento de una oposición que venía de mucho antes", añade.

"Soy muy antilaporta. Desde la primera moción de censura que presentó. Desde el Elefant blau. Todo aquel movimiento, una gran campaña contra Núñez. Mi padre estaba amenazado por los Boixos Nois”

L'Hospitalet, Pallejà 

Por eso, dice, no puede comparar la seguridad en la calle en parte de los años 80, porque no iba sola por la calle. Hasta los cinco años vivió en L’Hospitalet, de donde son sus padres. “Después nos trasladamos a una urbanización en Pallejà. Viví allí hasta que me fui a Madrid y al volver cogí un piso en Corbera de Llobregat. Después residí en Gràcia y el Eixample, y ahora lo hago en Sarrià-Sant Gervasi”.

Noticias relacionadas

Coge el coche para desplazarse con su hija, de 8 años, y aparcó la moto por miedo a la conducción en la ciudad: “Está muy crispada”. También va en taxi y en transporte público.  De su padre dice que es su “máximo fan”, su principal consejero: “Él quiso dedicarse a la política y nunca pudo. Fue uno de los fundadores de Convergència. No hay día en que después de poner a mi hija a dormir no llame a mi padre para explicarle como ha ido mi día políticamente”.  Su madre, en cambio, sufre por su exposición pública, “aunque está orgullosa”.

De la Barcelona actual dice: “Hay barrios a los que de noche ya no vas. Antes íbamos a cenar grupos de amigos al Raval y al Born y ahora te planteas quedarte en otro lugar”. Cree que le faltan efectivos a la Guardia Urbana y que a menudo los mossos se ven obligados a asumir labores que no le dejan hacer su trabajo, como proteger sedes oficiales de los CDR “en días en los que Carles Puigdemont declara en algún lugar”. De la Policía Nacional afirma que es “estigmatizada, criminalizada y asediada cada día”, y muestra su repulsa contra los que quieren cerrar la comisaría de Via Laietana por las torturas policiales que registró durante el franquismo: “Los edificios no torturan. Además, ¿hablamos de todas las épocas? ¿Y las checas?”. En limpieza cree que el plan de choque del ayuntamiento es “insuficiente” pero pide tiempo para juzgarlo: “Por lo menos han reaccionado. Antes la alcaldesa decía que la ciudad no estaba sucia”.