Nuevas medidas

La restauración de Barcelona pide colaboración al cliente con el pasaporte covid

Cada establecimiento elegirá formas de control según su tamaño y personal

Una camarera sirve unas tapas en un restaurante.

Una camarera sirve unas tapas en un restaurante.

1
Se lee en minutos
Patricia Castán
Patricia Castán

Periodista

Especialista en Economía local, comercio, turismo, vivienda, ocio, gastronomía y tendencias urbanas.

Escribe desde Barcelona

ver +

A contrarreloj, como ha sucedido con cada nueva restricción por el covid-19, la restauración catalana se prepara para encajar mañana la exigencia del pasaporte covid a sus clientes. El colectivo tema que se puedan producir problemas técnicos, o que en algunos negocios pequeños sea difícil absorber ese trabajo extra, pero se volcará en la nueva medida. Cualquier precaución es preferible antes que volver a recortar horarios o aforos, coincide el sector. El Gremi de Restauració de Barcelona ha hecho un llamamiento para que los clientes colaboren facilitando al máximo esos datos sanitarios.

La patronal señala que cada establecimiento decidirá qué sistema de control incorpora, sea a la entrada de los locales (lo más idóneo en caso de restaurantes con personal que recibe y acompaña al comensal) o en el momento en que el camarero atienda una mesa interior, que es donde afecta la medida. "Nos disponemos a implementarlo en tiempo récord", asumen, dejando claro que no son "policías".

La comprobación es sencilla si no surgen problemas técnicos con la web habilitada o internet. Basta con que el personal disponga de un móvil con cámara o bien una tablet para efectuar rápidamente la gestión. Pero asegurar la eficiencia y que el personal dé abasto en momentos de mucho trabajo, será crucial la colaboración del cliente, teniendo a mano su código QR descargado o en papel. Y también su DNI, dado que sobre el papel es necesaria la identificación personal.

Cancelaciones puntuales

Noticias relacionadas

Su director general, Roger Pallarols, ha destacado que la actitud de la clientela ha sido siempre clave para reactivar los negocios tras lo peor de la pandemia, por lo que ha insistido ahora en su implicación para poder encajar esta medida temporal que permita trabajar sin más restricciones. El mismo portavoz ha insistido en que para incentivar la vacunación se debería extender la medida a otros negocios y espacios, en lugar de poner siempre a la restauración en el punto de mira.

Ha alertado de que pese a la fuerte reanimación que vivía el sector, los últimos datos han comenzado a generar cancelaciones "puntuales", por lo que ha defendido una vez más que bares y restaurantes son espacios seguros.