Nueva ornamentación

Barcelona estrena su iluminación de Navidad más ambiciosa

Un espectáculo abre la campaña, con la tregua de la lluvia y la plaza de Catalunya como epicentro del nuevo diseño lumínico

Ferran Nadeu

4
Se lee en minutos
Patricia Castán
Patricia Castán

Periodista

Especialista en Economía local, comercio, turismo, vivienda, ocio, gastronomía y tendencias urbanas.

Escribe desde Barcelona

ver +

Barcelona ha estrenado este miércoles, con una breve tregua de la lluvia, su mayor despliegue de ornamentación de Navidad. No solo por la nueva iluminación de diseño que ha llegado a la plaza de Catalunya, Aragó y la Gran Via, firmada por el estudio de Antoni Arola, tras ganar un concurso público. También por abrir la puerta a una nueva concepción de todo el montaje de ciudad, con un espíritu más moderno, que se irá abriendo paso en los próximos años en otros ejes. Y por sacar pecho por la nueva programación festiva y cultural que pretenden convertir a Barcelona en un referente del sur de Europa de cara al turismo y los viajes de compras.

Tras varios cambios de planes dictados por la meteorología, el ayuntamiento ha optado finalmente por aplazar el espectáculo inaugural de la plaza de Catalunya hasta las 20.00 horas, así como el encendido del epicentro local (la plaza, Portal de l'Àngel, paseo de Gràcia...), pero activar los leds del resto de la ciudad a las 18.30 horas. La ciudad ha saludado a la Navidad por etapas y mirando al cielo.

Por fin, los 26 artistas de Ponten Pie han podido tomar el escenario (empapado dos horas antes) y desarrollar un espectáculo muy conceptual, a base de música y circo, 'Ombrana', en el que una niña descubría la ciudad bajo sus luces. Entre ellas, "la luz de la memoria", como ilustraba una narradora. Finalmente una gran corona luminosa ha hecho oficial el inicio de la campaña navideña, situando por primera vez a la plaza de Catalunya en el foco de la celebración, ante un millar de ciudadanos como público en directo. Una maniobra con la que este año se pretende reanimar el malogrado comercio del Gòtic.

ELISENDA PONS

Impulso a la celebración

Los 100,5 km. lineales de vías públicas con luz de este 2021 marcan un récord casi simbólico, porque suponen 700 metros más que el año pasado, pero muy por encima de los 62 km. de hace una década. Para el comercio y la restauración marcan un avance hacia una Navidad que sea un auténtico reclamo para la actividad económica y el turismo, como en otras metrópolis europeas.

Los días laborales las calles lucirán de 17.30 a 23.00 horas, mientras que los viernes y sábados se alargará hasta medianoche, y por Nochevieja y la noche de Reyes, hasta las 2.00 horas.

Las fiestas que ahora comienzan están marcadas por un incremento de la inversión municipal, que aumenta un 32,46%, pasando de 1.622.000 a 2.148.500 euros. No solo ha beneficiado al centro de la ciudad, sino a zonas vinculadas por el Plan de Barrios (de 88.330 a 102.850 euros, un 16,44% más) y a unas 40 calles y plazas afectadas por obras de larga duración

En el centro, el propio Arola explicó durante su reciente presentación que las nuevas propuestas parten de una iconografía "universal" de Navidad en la que cualquiera se pueda reflejar. Con criterios de sostenibilidad, solo utilizan tubos de led, que pasados los tres años de su contratación podrán ser reutilizados. En cada emplazamiento de diseño subyace una inspiración: en la plaza de Catalunya se recrea una corona palpitante que simboliza la energía que fluye hacia el centro de la ciudad; en Aragó, se ha utilizado la perspectiva del que la recorre en movimiento para representar estrellas, mientras que a la Gran Via se le ha otorgado un tratamiento algo más señorial, casi recreando la calidez de estar en casa, avanzó. Está previsto que en los próximos años, la nueva fórmula se vaya extendiendo a otras calles.

Una vez encendidos, se ha echado de menos que abarcasen más tramos. La Gran Via, por ejemplo, se queda muy desangelada en buena parte de su trazado por el Eixample.

Año en transición

La radiografía del resto de la ciudad ofrece este año distintas situaciones. Por primera vez se ha iluminado la Ronda de Sant Pere (de paseo Sant Joan a Urquinaona), además de ampliarse el tramo decorado de Balmes, de Diagonal a Ronda Universitat. Y consolidan su ornamentación navideña la Via Laietana, la plaza de Urquinaona y la avenida del Paral·lel, iniciada en los últimos años. Estas vías, junto con la plaza de Catalunya, Aragó y Gran Via --sin tejido comercial organizado-- son financiadas al 100% por el municipio, frente al resto de los ejes comerciales de la ciudad, donde se sufragan habitualmente al 50% entre vendedores asociados y ayuntamiento. No obstante, el consistorio subvenciona este año el 75% de los costes (882.561) para paliar los efectos de la pandemia. Y por segundo año ha vuelto a decorar los 39 edificios de mercados municipales.

Noticias relacionadas

En paralelo, un total de 17 ejes han dejado en manos del consistorio la gestión de las luces (pagando su parte correspondiente) en busca de un modelo más homogéneo. En estos casos incorporan iluminación tradicional aunque con figuras nuevas, en general. Por contra, en el resto de ejes que aún tramitan y organizan sus propios montajes, habrá algunos estrenos y una parte de repeticiones respecto a los últimos años. Es el caso, por ejemplo, de paseo de Gràcia, que se decora de nuevo con vistosas mariposas, dado que su contrato para este diseño era de tres años, que esta Navidad llega a su fin. Ejes como Cor Eixample, han vuelto a decorar solo los establecimientos participantes.