Para ir al cole los viernes

El Bicibús del Eixample se atreve ahora con la calle de Aragó

La nueva línea de niños y padres ciclistas irá de la plaza de Letamendi a la antigua prisión Model y dará servicio a las escuelas Auró, Llorers, IPSI, Entença y Xirinacs

El Bicibús del Eixample se atreve ahora con la calle de Aragó

JORDI OTIX

2
Se lee en minutos
Carlos Márquez Daniel
Carlos Márquez Daniel

Periodista

Especialista en Movilidad, infraestructuras, política municipal, educación, medio ambiente, área metropolitana

Escribe desde Barcelona

ver +

El 17 de septiembre dieron un puñetazo en la mesa de la movilidad motorizada con el estreno del primer Bicibús del Eixample. Y este viernes darán un paso más allá al pedalear camino del cole sobre el asfalto de la calle, aunque esa un pedazo corto, que mejor representa el dominio del automóvil en Barcelona: Aragó. La nueva línea de ciclistas infantiles (acompañados de sus padres y parapetados por la Guardia Urbana) irá de la plaza de Letamendi hasta la antigua cárcel Model y dará servicio a las escuelas Auró, Llorers, IPSI, Entença y Xirinacs. Se unirá a la ya existente y a la que también funciona en Sarrià con los alumnos de la escuela Santa Isabel.

El nuevo autobús ciclista saldrá de Letamendi a las 8.20 horas y, siempre por la calzada, hará paradas en el mercado del Ninot y en la escuela Auró. Pasará luego por el IPSI y Llorers y terminará en el colegio Xirinacs. Después de Aragó subirán por Aribau, cogerán Mallorca, volverán a subir una travesía por Comte Borrell y seguirán recto por Provença hasta Entença.

“Nuestra intención es hacerlo semanalmente”, afirmaba Joan Marc Montserrat, coordinador de Camí Amic, el viernes 17 de septiembre, día del estreno de la primera línea. Salió de Sant Antoni (cruce de Tamarit con Comte Borrell), tomaron la avenida de Mistral, luego Calàbria, luego Diputació y finalmente Entença. Y sí, lo han logrado cada semana y cada vez son más los estudiantes de distintas escuelas de la zona que se suman a esta larga hilera de movilidad sostenible para la que el tráfico motorizado se detiene.

Noticias relacionadas

Al margen del tema medioambiental, el mensaje quizás más importante es que los chavales se dan cuenta de que la bicicleta no es solo un juguete de fin de semana y que puede ser un medio de transporte eficiente para moverse por la gran ciudad. Las cosas, sin embargo, no son tan estupendas fuera del Bicibús a pesar de que la red de carriles bici ha crecido mucho en los últimos años. Estamos sobre los 240 kilómetros y la idea es terminar el mandato, en mayo de 2023, sobre los 270 kilómetros, entre los que destacan los viales ciclables de la plaza de Catalunya, la continuación del de Via Augusta, que ahora termina en Gal·la Placídia, y el del paseo de Maragall.

'Obrim carrers', pero no todos

Que la nueva línea elija la calle de Aragó como origen es toda una declaración de intenciones. Y quizás un recordatorio de lo que fue y dejó de ser, en referencia al pan municipal 'Obrim carrers', que justo antes del primer confinamiento incluyó precisamente Aragó y Via Laietana, además de Creu Coberta y Gran Gràcia, en los cortes de tráfico de sábado y domingo para que estas arterias se conviertan en templos de asueto peatonal. Estos dos últimos se han mantenido, pero los dos primeros solo triunfaron un fin de semana y desaparecieron cuando el covid permitió recuperar la iniciativa. La asociación Eixample Respira reivindicó, cortando la calle en días festivos, que la arteria se volviera a incorporar al programa. Por el momento, sin suerte.