Informe exhaustivo

Barcelona radiografía por primera vez su industria cultural y creativa

  • Un estudio cifra en 4.675 las empresas del sector en la ciudad, con una facturación de 10.158 millones y la generación de 43.535 empleos

  • El distrito que más concentra es el Eixample, seguido de Sarrià-Sant Gervasi, aunque también destacan Sant Martí y Gràcia

Sala de Cinesa, una de las principales empresas de la industria cultural de Barcelona.

Sala de Cinesa, una de las principales empresas de la industria cultural de Barcelona. / Ferran Nadeu

4
Se lee en minutos
Patricia Castán
Patricia Castán

Periodista

Especialista en Economía local, comercio, turismo, vivienda, ocio, gastronomía y tendencias urbanas.

Escribe desde Barcelona

ver +

Se sabía que es un sector en expansión y con fuerte arraigo en Barcelona, pero se ignoraba la radiografía detallada de la actividad y sus empresas. Así que el Ayuntamiento de Barcelona decidió conocer dónde y cómo se desarrollan las industrias culturales y creativas (ICC) de la ciudad antes de promoverlas en firme. El resultado es un pormenorizado mapeo de toda su actividad local, que revela tanto una notable distribución por casi toda la ciudad (con más concentración en el Eixample y Sarrià-Sant Gervasi) como algunas cifras de impacto: 4.675 empresas, 10.158 millones de facturación y 43.535 empleos.

El concejal de Turismo e Industrias Creativas, Xavier Marcé, explica a este diario que tras impulsar una medida de gobierno en 2019 para la promoción y activación de las ICC era preciso conocer su realidad en Barcelona. Muchos meses después, saben que la mitad de la facturación total la generan solo 78 grandes empresas y que hay una gran variedad de formatos y atomización de la actividad, destaca. Conviene precisar que por industria "cultural y creativa se entiende a los sectores cuyas actividades se basan en valores culturales o en otras expresiones creativas artísticas individuales o colectivas", según la acepción de la Comisión Europea.

En Barcelona, para clasificarlas se ha optado por seguir el llamado modelo de círculos concéntricos, que sitúa en el centro el bloque de Cultura, arte y patrimonio (incluye artes visuales, escénicas y patrimonio); en el segundo círculo las Industrias culturales (cine, vídeo, TV, radio, prensa, videojuegos, música y libros); en el tercero, Industrias creativas (diseño, arquitectura, publicidad y comunicación) y en el cuarto, Otros sectores o complementarios (fabricantes de PC, servicios para el cine...). Como particularidades, se ha incluido el Food Design como actividad creativa y se ha excluido la telefonía móvil y otros que habrían disparado las cifras, y considerados en otros sectores estratégicos en la ciudad.

Reparto por zonas

Marcé destaca también su sorpresa porque las ICC están muy repartidas. Así, es cierto que segmento del diseño se concentra más en algo más en el Poblenou, la Antiga Esquerra de l'Eixample y Sant Gervasi, pero resulta que el Eixample suma la mayor cantidad de empresas de todo el sector, seguido por la zona alta, y más de lejos por Sant Martí y Gràcia. Las artes visuales tienen algo más de densidad en esos dos distritos predominantes, mientras que las escénicas predominan en el Eixample, Gràcia y en concreto el barrio Gòtic de Ciutat Vella. Las compañías de cine y vídeo se decantan más por Gràcia, Eixample y en concreto el Parc i la Llacuna del Poblenou, mientras que el reino del videojuego es el 22@ y Les Corts, y los libros y prensa van sobre todo de la zona alta y la Vila de Gràcia a la Dreta de l'Eixample.

La arquitectura tiene más sedes en varios barrios de Sarrià-Sant Gervasi y la Dreta de l'Eixample, mientras que destaca la presencia de empresas de publicidad en la zona central de la Diagonal, la zona alta y los barrios centrales del Eixample.

La cuantificación de estas ICC muestra --entre un sinfín de datos-- que el 58% de compañías en la ciudad corresponden a industrias creativas (40% de publicidad, 36% de diseño y 24% de arquitectura); que la industria cultural representa una cuarta parte del pastel, que las complementarias son solo un 3%; que casi la mitad de la facturación la generan las actividades creativas; que más de la mitad de la ocupación la generan también estas, aunque las industrias culturales insuflan 15.325 trabajadores, sobre todo en cine y vídeo, seguido de libros y prensa. Cara al futuro, Marcè destaca que la formación tecnológica y digital incluso autodidacta propicia cada vez un mayor acceso a empleos, incluso sin titulación.

Retos y debilidades

Entre las fortalezas que se aprecian en el sector están la marca de ciudad, su oferta formativa, las infraestructuras y equipamientos propicios para crear, y las condiciones geográficas para atraer y retener talento. Como debilidades figuran lo poco articuladas que están muchas actividades, así como un tejido empresarial frágil y atomizado, una limitada colaboración público-privada y un bajo consumo cultural en las nuevas generaciones.

El sector encontrará oportunidades en los nuevos modelos de negocio digital, la proyección hacia el exterior y los fondos de recuperación económica, entre otros, se apunta. Pero deberá asumir una fuerte competencia cercana (como Madrid y València) o los nuevos comportamientos del consumidor tras el covid-19 (con mucho consumo a domicilio).

Noticias relacionadas

El informe sugiere propuestas para impulsar las ICC --que el ayuntamiento podría utilizar o no--, como crear redes cooperativas, definir una estrategia integral, acompañar a sus 'start ups', estimular la demanda, facilitar espacios de creación y producción, estructurar festivales, mejorar su trato fiscal, y muchas más.