Balance de la jornada

Colau afirma que son los Mossos quienes deben evitar otra noche de disturbios

  • La alcaldesa pide un “dispositivo reforzado y preventivo” y sostiene que se pasó del “incivismo” a “un problema de orden público” que "no tiene nada que ver con la Mercè"

  • Collboni asegura que el macrobotellón de la plaza de Espanya "sobrepasa las competencias de la Guardia Urbana" y pide "más recursos" a la Conselleria de Interior

Colau, durante la comparecencia en la que ha pedido a los Mossos un dispositivo reforzado para la noche de este sábado.

4
Se lee en minutos
Toni Sust
Toni Sust

Periodista

ver +
Elisenda Colell
Elisenda Colell

Redactora

Especialista en pobreza, migraciones, dependencia, infancia vulnerable, feminismos y LGTBI

Escribe desde Barcelona

ver +

Mientras la grúa se llevaba motos calcinadas y los cristales todavía poblaban la calle, a unos metros de las ventanas destrozadas de edificios de la Fira de Barcelona, la alcaldesa, Ada Colau, ha comentado la noche de disturbios que ha registrado la zona. Y su mensaje, con más o menos matices, ha sido claro: los Mossos tienen que solucionar la situación, porque no estamos hablando de otro botellón más, sino de “un problema de orden público”.

Colau ha dicho varias veces lo que ya habían declarado poco antes antes los tenientes de alcalde Jordi Martí y Albert Batlle. “Esto no tiene nada que ver con las fiestas de la Mercè. Aquí no había ningún escenario. Se han traspasado todas las líneas rojas y ya no es una cuestión de incivismo, sino de orden público”. La alcaldesa ha calificado lo sucedido de “absolutamente inaceptable” y ha recalcado que se han registrado “pillaje”, tanto en la Fira como en algunos comercios cercanos.

ERC replica al primer teniente de alcalde y subraya que los incidentes sí son competencia municipal

El balance de la noche resulta desolador: 40.000 participantes en el macrobotellón, destrozos, 20 detenidos, 43 heridos, de los cuales 17 con lesiones leves; 23, menos graves, y tres graves. Un total de 13 de los lesionados o fueron por arma blanca. Dos coches de la Guardia Urbana, sin logotipo, y por lo menos media docena de motos calcinados. Batlle ha comparado lo sucedido en la plaza de Espanya con la erupción del volcan de La Palma: “Se podía prever pero no se podía evitar”.

Un dispositivo “distinto”

Colau ha explicado que a primera hora ha llamado al 'conseller' de Interior, Joan Ignasi Elena: “Es un problema de orden público y por eso le he pedido un dispositivo reforzado y preventivo. Hemos pedido que los Mossos lideren el dispositivo. Pido que se hagan los máximos esfuerzos para que esto no se vuelva a repetir”. Sobre el dispositivo policíal planteado para la noche del sábado al domingo, ha reclamado que sea “distinto”.

Con todas esas aseveraciones, y pese a que insistía en la colaboración de la Guardia Urbana, la alcaldesa dejaba claro que la situación compete de forma especial a los Mossos, que horas más tarde han anunciado un dispositivo especial de refuerzo y control de accesos a la zona. En el dispositivo el dispositivo policial que tenía previsto para la Mercè y que preveía vigilancia en 13 puntos sensibles para evitar macrobotellones, la plaza de Espanya y la zona de la Fira no estaban en esa lista. Preguntada por si considera que es plan ha fracasado, Colau ha insistido en que lo que ha pasado esta noche no tiene nada que ver con las situaciones previstas: “No solo porque había 40.000 personas. Es un problema de orden público, insisto, por eso he pedido el refuerzo policial al 'conseller' de Interior.”

Cuando el gobierno de Colau anunció cómo afrontaría la Guardia Urbana posibles botellones durante la Mercè, explicó que lo que haría sería actuar preventivamente cuando se formaran grupos, para evitar así que crecieran. Claramente, eso no llegó a suceder durante la noche pasada.

Collboni y ERC

Si bien la alcaldesa ha dejado claro que considera que este asunto atañe a la Generalitat más que al ayuntamiento, pero el primer teniente de alcalde, Jaume Collboni, lo ha precisado de forma concreta. En un mensaje en la red social Twitter, Collboni ha escrito: “Quiero expresar la más rotunda condena de los disturbios de esta noche en Barcelona; un problema de orden público y seguridad que sobrepasa las competencias de la Guardia Urbana”. El socialista agrega: “Por eso agradecemos la colaboración de los mossos y pedimos a la Conselleria de Interior más recursos para evitar nuevos incidentes.

La argumentación de Collboni, que en realidad es la del gobierno de Colau en su conjunto, ha suscitado una reacción del grupo municipal de ERC. El concejal republicano Jordi Coronas ha desmentido la tesis del primer teniente de alcalde de que el asunto rebasa las competencias del consistorio: “Hablando de competencias, parece que Jaume Collboni desconoce la Carta Municipal de barcelona igual que desconoce la ciudad. La actuación requerida en prevención no sobrepasa ninguna competencia. Centrifugar culpas es, sencillamente, mostrarse incompetente”. También otros grupos de la oposición han cargado sus tintas contra la gestión de Barcelona en Comú y el PSC: “El gobierno municipal ha perdido el control de la ciudad”, ha asegurado Jordi Martí Galbís, concejal de Junts per Catalunya.

Los hechos

El botellón fue creciendo en asistencia hasta llegar a las 40.000 personas y acabó en una batalla campal con el lanzamiento de botellas de cristal entre los asistentes y contra los agentes de la Guardia Urbana. Tras la intervención de los cuerpos policiales a las cinco de la madrugada, la zona fue desalojada pasadas las siete de la mañana.

Noticias relacionadas

Igual que ocurrió la primera noche de las fiestas de la Mercè de Barcelona, este viernes miles de jóvenes se congregaron en los alrededores de la plaza de Espanya. Entrada la madrugada, la zona estaba repleta de jóvenes bailando 'dembow' y bebiendo alcohol desde el parque de Joan Miró hasta las fuentes de Montjuïc. La zona estaba llena de adolescentes. La práctica mayoría eran menores de 20 años.