Balance municipal

Barcelona ofrece 4.000 entradas diarias más para los actos de La Mercè tras la ampliación de aforos

  • El teniente de alcalde de Cultura, Jordi Martí, afirma que la primera noche de las fiestas ha sido tranquila, pese al macrobotellón de la plaza de Espanya

  • Recuerda que las concentraciones multitudinarias de jóvenes se han producido en otras celebraciones en toda Catalunya

El toc d’inici ha inaugurado las festes de la Mercè.

El toc d’inici ha inaugurado las festes de la Mercè. / Ferran Nadeu

1
Se lee en minutos
El Periódico

La fiesta mayor de Barcelona se ha iniciado este jueves por la noche, tras el pregón, "con normalidad y sin incidentes", ha afirmado el teniente de alcalde de Cultura del Ayuntamiento de la capital catalana, Jordi Martí, en el balance de la primera noche de La Mercè. Martí ha querido subrayar que, frente a las 15.000 personas que participaron en un macrobotellón en la plaza de Espanya y la colindante avenida de Maria Cristina, hubo otras 20.000 personas que asistieron con reserva previa a los espectáculos y conciertos previstos en el programa de de las fiestas.

El concejal ha anunciado que cada día se ofrecerán entre 3.000 y 4.000 entradas más para asistir a los espectáculos y conciertos de la fiesta mayor, ante la flexibilización de aforos que permiten las nuevas medidas del Procicat, que han entrado en vigor este viernes.

La policía, prudente

Noticias relacionadas

El único "hecho relevante" ha sido la concentración en la avenida Maria Cristina, ha dicho Martí, que ha insistido en que el macroencuentro de jóvenes no estuvo vinculado directamente, a ninguno de los actos programados de la Mercè. Para el concejal, estas grandes concentraciones "son una manifestación del final de la pandemia que se da en todas las poblaciones de Catalunya", que hay que "atender", "vigilar" y "entender", "sin normalizar", pero que "se irá diluyendo" con el tiempo.

En este sentido el teniente de alcalde de Cultura ha elogiado la actuación "prudente" y "escrupulosa" de la Guardia Urbana y los Mossos d'Esquadra que optaron por controlar e "impedir cualquier violencia" en el botellón en vez de desalojar una gran concentración, lo que podía haber causado "males mayores".