Rifirrafe municipal

BCN niega que cierre Sant Jaume para evitar pitos a Colau

  • El grupo de Junts per Catalunya y el del PP acusan al ayuntamiento de limitar la asistencia al pregón de este jueves para frenar la protesta contra la alcaldesa

Ada Colau y Jordi Cuixart antes del pregón de la fiesta mayor de Gràcia, en agosto.

Ada Colau y Jordi Cuixart antes del pregón de la fiesta mayor de Gràcia, en agosto.

1
Se lee en minutos
Toni Sust
Toni Sust

Periodista

ver +

La Mercè 2021 ha generado una pequeña polémica que tiene a un lado y el otro del ring a dos personas con el mismo nombre: Jordi Martí. Jordi Martí Galbís, concejal de Junts per Catalunya, ha denunciado que el Ayuntamiento de Barcelona ha cerrado la plaza de Sant Jaume, limitando la asistencia durante el pregón que pronunciará este jueves la activista y líder vecinal Custodia Moreno, y que lo ha hecho con el fin de evitar que la concurrencia pite a la alcaldesa, Ada Colau. Una pitada que ha sido convocada por colectivos ciudadanos descontentos con su gestión. De hecho, este año no habrá pantalla y no se podrá escuchar a la pregonera desde la calle.

“Ya sabemos que a la alcaldesa no le gusta que la piten y que le afecta mucho, lo vimos en el pregón de la fiesta mayor de Gràcia”, ha afirmado Martí Galbís en alusión a la protesta que acabó con Colau entre lágrimas y el activista independentista Jordi Cuixart defendiéndola. “Qué sentido tiene que nos tengamos que inscribir para seguir un pregón. La ciudadanía tiene derecho a protestar”, afirma el concejal de Junts.

Los presidentes del PP y de Ciutadans también se han mostrado críticos. "Reivindicamos la libertad de expresión de la ciudadanía de Barcelona para silbar y mostrar su opinión", ha declarado Josep Bou. “Colau tiene miedo de las críticas”, opina Mari Luz Guilarte.

Noticias relacionadas

Indicación del Procicat

Jordi Martí Grau, teniente de alcalde de Cultura, ha calificado de “irresponsabilidad” la acusación del grupo que preside Elsa Artadi: "Pretende incendiar el momento de la celebración”. Martí ha replicado que la limitación de asistencia a la plaza de Sant Jaume responde a una indicación del Procicat para evitar aglomeraciones. Habrá cerca de 500 sillas pero para asistir al Toc d'inici, acto tradicional suspendido en 2020, al que podrán asistir los que pidieron la entrada de forma anticipada.