Análisis

Colau sigue firme en su cruzada de transformar Barcelona

  • Aún no quiere anunciarlo, y casi da la impresión de que se muerde la lengua, pero si quieren apostar, háganlo por que Colau optará a un tercer mandato

Entrevista con la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau

Entrevista con la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau / Ferran Nadeu (EPC)

1
Se lee en minutos
José Carlos Sorribes
José Carlos Sorribes

Periodista

ver +

Responde con la rapidez y la seguridad arrolladora de los mejores estudiantes. Sin titubeos y un aluvión de datos -luce memoria de opositor a notario- sobre la transformación de la ciudad en la que nació hace 47 años y de la que es su alcaldesa en los últimos seis, cumpliendo el que es su sueño político. Quien fue una beligerante activista, como cara visible de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, no quiere aspirar a cruzar la plaza de Sant Jaume, ni a coger el AVE camino de Madrid para ser ministra. Ni aunque se lo pida Yolanda Díaz.

Dice Ada Colau Ballano que se debe en cuerpo y alma a Barcelona. Si se le achacó en sus inicios en la alcaldía que no tenía un modelo de ciudad, hoy parece ocurrir todo lo contrario, aunque solo sea por las criticas (muchas y duras) que despierta en sus detractores. Porque sigue empeñada en su cruzada de hacer lo que ella considera una ciudad más humana en estos días de emergencia climática. Y así defiende con acaloramiento su idea de las supermanzanas -con la de Sant Antoni como el nuevo edén barcelonés-, igual que su objetivo de sacar a muchos coches de las calles de la capital catalana y de ser referencia en las transformaciones urbanas y las políticas sociales de las grandes ciudades.

Las lágrimas de Gràcia

Noticias relacionadas

Colau está en forma -véase su indesmayable oposición a la ampliación del aeropuerto- y no parece acusar el desgaste de esos seis años en la alcaldía, pese a que de vez en cuando se lleve algún palo inesperado. Como esas lágrimas que se le escaparon cuando fue abucheada el día del pregón de las últimas fiestas de Gràcia. Pitada, y en su barrio. 

Aún no quiere anunciarlo, y casi da la impresión de que se muerde la lengua, pero si quieren apostar, háganlo a favor de que se presentará a un tercer mandato. Porque Ada Colau Ballano se mueve como una locomotora que todavía no ha llegado a destino: el reto de una transformación de Barcelona que ella se atreve a definir como el plan Cerdà del siglo XXl.