Regreso a la escuela

El metro crece un 24% respecto al inicio de curso de 2020

El tráfico de Barcelona ya está solo un 7,8% por debajo de la era precovid mientras que el suburbano cae un 25% respecto a septiembre de 2019

Pasajeros del metro de Barcelona, con mascarillas, en la estación de la Sagrera, en mayo del año pasado.

Pasajeros del metro de Barcelona, con mascarillas, en la estación de la Sagrera, en mayo del año pasado. / Ricard Cugat

2
Se lee en minutos
Carlos Márquez Daniel
Carlos Márquez Daniel

Periodista

Especialista en Movilidad, infraestructuras, política municipal, educación, medio ambiente, área metropolitana

Escribe desde Barcelona

ver +

Una de las incógnitas del regreso a la escuela era la confianza que las familias depositarían en el transporte público para que los chavales vayan y vuelvan del centro educativo. La cosa parece que mejora de manera sustancial respecto a 2020, pero todavía estamos por debajo de los valores de 2019. En cualquier caso, los registros confirman la lenta pero constante recuperación del pasaje previo a la pandemia. El tráfico privado va por otra senda, con una recuperación más acelerada que lo sitúa solo un 7,8% por debajo de los valores anteriores al covid.

Según cifras de Transporte Metropolitanos de Barcelona (TMB), hasta las diez de la mañana de este lunes se han contabilizado 245.000 validaciones en el subterráneo, un 17% más que el lunes de la semana pasada y un 24% por encima del primer día de cole del curso 2020-2021. Respecto a la demanda del 12 de septiembre de 2019, cuando las aulas abrieron sin covid, los registros de este lunes están un 25% por debajo.

Movilidad privada

Noticias relacionadas

En cuanto a la circulación, y siempre comparando con valores de febrero de 2020, previos a la aparición de los primeros casos de covid en España, el tráfico del global de Barcelona está un 7,8% por debajo de esos registros, pero con diferencias relevantes: en los accesos la bajada es del 9,8%, en el interior de la ciudad es del 10,6% y en las rondas, del 2,5%. El lunes pasado, 6 de septiembre, la caída global era del 10,7%, y en el primer día del curso pasado fue del 9,1% (-6,5% en accesos, -10,8% dentro de la urbe y -6,5% en las rondas). En mayo y junio ya hubo valores importantes de recuperación del tráfico. Incluso superiores al de este lunes. El 13 de mayo, el volumen de vehículos estuvo un 7,4% por debajo del mes de febrero de 2020 y el 8 de junio fue un 7,1% menor al registrado en fechas prepandémicas.

Así las cosas, una vez más se demuestra que la movilidad privada se está recuperando a un ritmo superior al que lo hace la circulación en metro o bus. Este fenómeno puede tener varias explicaciones. Por un lado, el recelo que genera el transporte público en plena pandemia a pesar de los esfuerzos de renovación constante del aire tanto en autobuses como en los vagones, el teletrabajo que reduce los desplazamientos en general y, un problema más estructural, la falta de oferta colectiva de transporte eficiente a nivel metropolitano. Eso sí: por encima de todos ellos, lo que se ha disparado es el uso de la bicicleta.