CONFLICTO EN LA VÍA PÚBLICA

Nueva noche de grandes botellones en Barcelona

La policía desaloja concentraciones nocturnas en el barrio del Raval y en la playa del Somorrostro, y una exhibición ilegal de coches en un polígono de Llinars del Vallès

JORDI OTIX

1
Se lee en minutos
Efe

Los Mossos, en colaboración con las policías locales, desalojaron la noche del sábado diversos botellones en la capital catalana así como una exhibición de conducción temeraria en la población barcelonesa de Llinars del Vallès. Fuentes de los Mossos han informado a EFE de que la pasada noche desalojaron, junto con la Guardia Urbana, varias concentraciones de personas en Barcelona, especialmente en la plaza de Terenci Moix, en el barrio del Raval, donde los desalojados han dejado una pintada en señal de protesta por la actuación policial. También ha disuelto varios botellones en la playa del Somorrostro.

Además, el final de la marcha de la edición de este año del Pride Barcelona coincidió con el inicio de un macrobotellón en el Arc de Triomf, que se desarrolló sin incidentes aunque en algunos momentos los agentes policiales disolvieron concentraciones muy numerosas de personas.

Por otro lado, sobre las doce de la noche, los Mossos fueron informados de que en un polígono industrial de Llinars se estaba llevando a cabo una exhibición ilegal de coches, con muestras de conducción temeraria. Cuando los agentes se personaron en el lugar, los concentrados golpearon el vehículo de los Mossos, que se retiró de la zona para regresar posteriormente con un plan de desalojo junto con efectivos de las brigadas policiales de Orden Público, Tráfico y Seguridad Ciudadana.

Noticias relacionadas

Los agentes identificaron a los conductores y a parte de los asistentes. Las citadas fuentes han precisado que todos ellos están siendo citados hoy en dependencias policiales para tramitar, si procede, la correspondiente denuncia.

Entretanto, empresarios y trabajadores del sector de la restauración de Barcelona han vuelto a quejarse, en declaraciones a EFE, de que deban cerrar los locales a las doce y media de la noche como consecuencia de la pandemia mientras se celebran en las inmediaciones de los mismos botellones y concentraciones ilegales de jóvenes.