Barceloneando

Cinco días sin Pere Aragonès

El 'president' ha estado unos días de vacaciones en el extranjero, mientras le sustituía en funciones el 'vicepresident' Jordi Puigneró

Pere Aragonès preparando un arroz en Pineda de Mar, en la imagen que colgó en su Instagram durante su ausencia por vacaciones.

Pere Aragonès preparando un arroz en Pineda de Mar, en la imagen que colgó en su Instagram durante su ausencia por vacaciones.

3
Se lee en minutos
Joan Vehils
Joan Vehils

Periodista

ver +

Catalunya ha estado cinco días con un nuevo 'president' de la Generalitat y uno tiene la sensación de que no se ha enterado nadie. Entre el 5 y el 10 de agosto Pere Aragonès se ausentó de vacaciones en el extranjero. Durante esos días, tal y como informó el DOGC del día 3, ejerció la suplencia en el ejercicio de presidente en funciones el vicepresidente Jordi Puigneró.

Aragonés tiene todo el derecho del mundo a irse de vacaciones. Solo faltaría. Es más, como ocurre con sus sueldos, muchas veces son escasos por la responsabilidad que ejercen. Sin embargo, sorprende que lo haga en el extranjero y produce un cierto asombro que en su Instagram cuelgue fotos cocinando un ‘arròs amb castanyons’ en Pineda de Mar (Maresme) y nada del lugar elegido fuera de Catalunya.

El 'president' no ha sido el único que ha abandonado el país por unos días de manera oficial. El 'conseller' de Interior, Joan Ignasi Elena, ha estado siete días en el extranjero mientras el 'conseller' Roger Torrent asumía su puesto y la 'consellera' de Acció Exterior i Transparència, Victòria Alsina, también ha estado 15 días ausente. Por suerte no ha sucedido nada anormal como en aquella ocasión en 2004 en la que el 'conseller en cap' Josep-Luís Carod-Rovira, aprovechando un viaje privado de Maragall a Turquía, se reunió en Perpinyà con la cúpula de ETA con el consiguiente revuelo nacional.

A Puigneró se lo han puesto fácil y la decisión de más calado que le ha tocado tomar como presidente en funciones fue el regreso del público al Camp Nou. Ahora, ya de vicepresidente, también se ha cogido sus merecidas vacaciones, pero seguro que ha descubierto que en esto de la política uno siempre lleva el cargo puesto.

El reencuentro de Puigneró

La prueba es que Puigneró, tras subir a la Pica d’Estats descendió los 3.143 metros de altura hasta llegar a Cadaqués. Y, claro, allí se reencontró con Pilar Rahola, aunque en esta ocasión no fuese para degustar una paella. Se citaron en el restaurante Compartir de los estrellados, Mateu Casañas, Oriol Castro y Eduard Xatruch, y allí le vimos en bermudas, pero posando con mascarilla. Antes habían asistido en la iglesia de Santa Maria a la presentación del libro de Xavi Solà ‘La història d’un miracle’, donde los acompañó el 'mossèn' Jaume Angelats, el 'exconseller', Ramon Tremosa o Natalia Garriga, la 'consellera' de Cultura de la que todo el mundo habla bien.

Cadaqués tiene estas cosas. Por un lado, si te pilla Rahola sales en la foto y, por otro, puedes coincidir con cualquiera. Sin ir más lejos, el martes Puigneró cenó en el Xiringuito de la Sal junto al arquitecto y exteniente de alcalde del Ayuntamiento de Sant Cugat Pere Casajoana y justo un día después, esa misma mesa la ocupaba el presidente del Cercle d’Economia, Javier Faus.

¡Ah! Y, por si fuera poco, al mismo tiempo, el abogado Gonzalo Boye que también ha pasado por Cadaqués tras quedarse unos días en el lugar donde se celebró la paella de Puigdemont, cenaba con un nutrido grupo de fans… Y hubo foto, claro, pero esta vez ausente de polémica.

El 'conseller' Giró, en Barcelona

El que ha disfrutado de pocas vacaciones, pero por motivos muy distintos es el 'conseller' de Economia, Jaume Giró. Esta semana se le ha visto en varias ocasiones solo en un restaurante de Barcelona. El motivo es que ha estado junto a su madre en el hospital y solo salía para comer. Desde que empezó sus vacaciones el día 6 de agosto no se separó ni un instante de su madre que tras padecer un alzhéimer avanzado y sufrir un ictus falleció este mismo miércoles.

Jaume Giró, en Cadaqués, el pasado julio.

/ David Aparicio

Noticias relacionadas

El 'conseller' ha preferido llevar esos momentos complicados con la máxima discreción y así no alterar las vacaciones de sus colegas. Ahora, junto a su esposa y sus hijas, podrá tener unos días de descanso en el Empordà. Sin duda, necesitará cargar energías para afrontar las negociaciones que le esperan de los presupuestos de 2022. Además, viene de un mes de julio complicado, aunque el balance final es positivo tras lograr la recuperación del 'investment grade' de la deuda de la Generalitat por parte de la agencia Fitch o la luz verde por parte del Parlment a sus avales para el Fondo Complementario de Riesgos.

En fin, que mañana empieza lentamente la vuelta a la normalidad y el próximo lunes volveremos todos a la cruda realidad.