Barceloneando

"Viva España", en el Empordà

Por Cap Roig desfilan grupos variados, de Sopa de Cabra a Taburete, y abundan las caras conocidas entre el público, de Joan Laporta a Rocío Carrasco

La banda de Willy Bárcenas se metió al respetable en el bolsillo al grito de "¡Viva Cap Roig, viva Catalunya, viva España y viva México, hijos de puta!"

Joan Laporta, Juli Guiu, María Luisa Martínez Gistau y Jaume Collboni, en el Festival Cap Roig.

Joan Laporta, Juli Guiu, María Luisa Martínez Gistau y Jaume Collboni, en el Festival Cap Roig. / José Irún

3
Se lee en minutos
Joan Vehils
Joan Vehils

Periodista

ver +

Entrar en los jardines de Cap Roig de Calella de Palafrugell es como hacerlo en cualquier concierto de Barcelona. Al margen de la belleza del lugar, la mayoría de los asistentes son vecinos de la capital catalana que veranean en la Costa Brava. Un público variado frente a una amplia oferta que va desde David Bisbal hasta Sopa de Cabra o la cantante de Palafrugell Sílvia Pérez Cruz. Así, uno puede asistir al concierto de Perales y sentirse el más joven de la grada, y al día siguiente, en el de Taburete, el más veterano del lugar.

El éxito de este festival que dirige Juli Guiu no tiene límite. Este verano agotó casi todas las entradas el mismo día en que las puso a la venta y ha hecho ‘sold out’ en prácticamente todos los conciertos. A Guiu, al que algunos han puesto cara desde que es vicepresidente del F.C. Barcelona en la junta de Joan Laporta, es también el presidente de Clipper’s Music Group. Una empresa que fundó su abuelo hace 74 años y que en su día fue el referente editorial y de ‘management’ de los mejores artistas del momento, como el Dúo Dinámico, Camilo Sesto y Serrat. Juli se incorporó muy joven al negocio familiar por enfermedad de su padre y unos años más tarde empezó a promocionar conciertos hasta convertirse en el líder del sector. Este año han organizado 150 conciertos, pero sin el maldito covid, hubieran llegado a 450.

Todos con mascarilla

A Guiu hay que observarlo en un concierto. Se sienta, se levanta, cambia de ubicación, observa, saluda, da órdenes por el ‘walkie-talkie’, hace llegar mensajes al cantante... No para. Y eso que este año ha realizado un fichaje de lujo incorporando como CEO de su compañía a la ejecutiva Vanessa Llopart. Entre los dos lo controlan todo. La prueba de ello es que durante el concierto de Taburete, uno de los más animados del verano, era difícil ver a alguien sin mascarilla. Y si alguien se le bajaba fruto del éxtasis del momento, rápidamente algún responsable de seguridad le advertía.

Carles Puyol, Juli Guiu, Vanesa Lorenzo e Iván de la Peña, en el Festival de Cap Roig.

/ José Irún

Entre el público tampoco han faltado caras conocidas. De Laporta, Carles Puyol y Xavi del Barça a Rocío Carrasco, pasando por el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares; la ‘consellera’ de Cultura de la Generalitat, Natàlia Garriga; el teniente de alcalde de Barcelona, Jaume Collboni y el obispo de Urgell,  Joan-Enric Vives. Y ha estado, claro, como empresa patrocinadora, la directora de comunicación de Caixabank, María Luisa Martínez Gistau.

Por cierto, la banda de pop rock Taburete la lidera Willy Bárcenas, el hijo del extesorero del PP Luis Bárcenas que se encuentra cumpliendo prisión en Soto del Real. A todo eso, su segundo, Antón Carreño, es nieto del que fuera presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, que también pasó por la misma cárcel. Dicho esto, Bárcenas conecta bien con sus fans y realizó un fantástico concierto que fue en aumento conforme se fue hidratando... Eso sí, no habían pasado ni cinco minutos que ya se puso al público en el bolsillo al grito de: “¡Viva Cap Roig, viva Catalunya, viva España y viva México, hijos de puta!” El viva más coreado de los cuatro fue el “viva España”. Y con mucha diferencia…

Luego, mientras se desalojaba la grada de manera ordenada, todo el público, deseoso de más fiesta, empezó a cantar la canción de Sopa de Cabra: ‘L’Empordà’. O sea, pasaron del “viva España” al ‘nascut entre Blanes i Cadaqués’ como si nada. ¡Viva la normalidad!

Noticias relacionadas

Los párkings de la ciudad

Un apunte final por si puede servir de algo. El lunes aparco en un párking del paseo de Gràcia y mientras bajo del coche escucho por los altavoces la misma voz del aeropuerto que advierte de los peligros de dejar objetos en el interior del vehículo. Lo hace en varios idiomas. Dos días después, el capitán del equipo de baloncesto del Barça, Pierre Oriola, denuncia a través de su cuenta de Twitter que en un párking de Barcelona le han cobrado 10 euros por dos horas y le han roto el cristal del coche. Y no solo eso, el cantante y pianista Manu Guix denuncia exactamente lo mismo un día después. En fin, que el tema de seguridad en Barcelona empieza a ser más que preocupante. Quizá la empresa concesionaria y el ayuntamiento deberían hacer algo más que advertir por los altavoces.