Para los barceloneses

Siete super piscinas de hotel con entrada para refrescarse este verano en Barcelona

  • Algunos establecimientos mantienen la opción de una jornada de chapuzón glamuroso sin estar alojado, con pases de un día en distintas categorías y precios

Piscina del Hotel Arts.

Piscina del Hotel Arts.

4
Se lee en minutos
Patricia Castán
Patricia Castán

Periodista

Especialista en Economía local, comercio, turismo, vivienda, ocio, gastronomía y tendencias urbanas.

Escribe desde Barcelona

ver +

Los hoteles de Barcelona llevan años de bicefalia para tratar de llegar a dos públicos bien distintos: los viajeros alojados y la propia población local. Los segundos, salvo alojamiento puntual en alguna ocasión especial, han sucumbido a sus actividades abiertas, desde terrazas donde tomar algo al atardecer hasta restaurantes reconocidos, spas e incluso cine o música a la fresca. Una de las opciones menos frecuentes, pero sí posibles en un puñado de establecimientos, es la de disfrutar de sus super piscinas (por ubicación panorámica o características) adquiriendo un pase de un día que normalmente incluye otros servicios. Incluso en tiempos de pandemia y con más de la mitad de hoteles cerrados en la capital catalana, existen al menos siete buenas opciones para disfrutar de un chapuzón y una jornada hedonista, también en versión de lujo.


/

El Gremi d’Hotels de Barcelona destaca que en este verano anómalo para el turismo, los hoteles abiertos se han volcado en actividades de pequeño formato, con aforos reducidos y siempre bajo reserva, con todas las garantías sanitarias. En su web mesqhotels.cat detallan todo el abanico de posibilidades lúdicas en los hoteles abiertos para disfrutar de un verano urbano. Es posible coincidir con turistas, pero sin duda serán muchos menos que cualquier otro agosto.

Piscina en The Top del Hotel Gallery.

/

Entre las opciones más idóneas en familia figuran el Hotel & Spa Villa Olímpic@ Suites (Pallars, 121), con una amplia piscina situada en su jardín interior y cómodas hamacas, con toalla incluida, para relajarse en el turno de acceso de mañana (de 9.00 a 15.00 horas) o de tarde (de 15.00 a 21.00 horas). La entrada cuesta 20 euros para adultos y 15 para niños y dispone de servicio de bar y restaurante, aunque no se pueden entrar bebidas ni comidas del exterior.

También triunfa el pase diario para divertirse en las aguas del Setè Cel del Hotel América Barcelona (Provença, 195), con alucinantes vistas a la ciudad en un ambiente 'chill out'. No es muy grande, pero el panorama compensa y por 25 euros se puede acceder de 9.00 a 20.00 horas, con un cóctel o bebida incluidos, de nuevo con previa reserva ya que cuenta con un aforo de 60 personas.

En el Eixample, otra buena opción es la del Hotel Gallery (Rosselló, 249), famoso por el ambiente ‘after work’ de su azotea. En el caso de la piscina, para poder acceder a hay que consumir su menú Street Fooder (30 euros) y si se quiere utilizar la zona de baño abonar 10 euros, informan.

Piscina Purobeach en el Hotel Hilton Diagonal Mar Barcelona.

/

Una opción más ecléctica en función de la hora del día es la de Hilton Diagonal Mar Barcelona (paseo Taulat, 262-264), con su espectacular Purobeach Barcelona. Una gran piscina con amplia zona de solárium, donde el acceso (40 euros de domingo a viernes, más suplemento los sábados) incluye hamaca con toallas en la zona oasis o de piscina; bandeja de bienvenida con snacks, agua y aftersun; crédito de 25 euros para comidas o bebidas en su restaurante y párking incluido. De 13.00 a 21.00 horas, el chapuzón se fusiona con sesiones de DJ y ambientazo, en una programación que cambia diariamente.

Repertorio elitista

En la categoría del superlujo, tres hoteles despliegan glamur para atraer a los barceloneses a sus piscinas de verano. El Palace es el más hotel más hiperactivo en actividades locales, donde el público local lo mismo puede cenar en su jardín romántico de la azotea, que ver cine bajo las estrellas o darse un baño. Su piscina tiene vistas de vértigo y servicio cinco estrellas. El pase para acceder de 10.00 a 20.00 horas cuesta 35 euros entre semana y 45 los fines de semana, e incluye copa de cava de bienvenida, agua de cortesía y tumbona.

Piscina de El Palace, junto a su jardín romántico, en lo alto del hotel.

/ Jordi Otix

Casi a pie de playa, el Hotel W exhibe posiblemente las piscinas más espectaculares de la ciudad. En la Wet, el pase de 64 euros da acceso a tumbona, toallas, cóctel de bienvenida y vestuarios. También disponen de otras opciones, como la zona Great Room Terrace o la Sun Deck Sunbed, con los mismos servicios. Aunque los más exigentes pueden sucumbir a las camas balinesas (90 euros) o incluso a las cabañas, que además añaden una botella de champán, siempre con reserva. Para los que además de sol buscan algo de fiesta, los viernes Escape Your Web es la sensación del verano.

Piscina Wet del Hotel W, en la Nova Bocana.

/ Jordi Otix

Noticias relacionadas

El otro hotel estrella del litoral, el Arts, repite este año su fórmula de Day Pass (desde 60 euros) para disfrutar toda la jornada de su piscina Infinity, con servicio de párking y 20 euros de crédito incluidos en su restaurante Marina para poder comer o tomar algo in situ. Para prolongar la velada, nada como la zona anexa del Jardí de l'Arts, con sesiones gastromusicales a partir de las 18.00 horas, de jueves a sábado.

En todos los establecimientos se puede enlazar con cenas, conciertos de música o copas una vez se cierra la hora del baño. Sin perder de vista la opción de alojarse, que da acceso no solo a piscinas sino otros espacios comunes, y este año de pandemia resulta más asequible que nunca.