Barcelona Global

Thomas Scholl: "Barcelona debe volver a abrir sus puertas al mundo"

  • "Espero que Barcelona sepa situarse en el top 5 mundial de las ciudades líderes en digitalización, formación, turismo y medioambiente, y que se convierta en un modelo a seguir", dice el Chief Financial Officer en Freixenet

Thomas Scholl, Chief Financial Officer en Freixenet.

Thomas Scholl, Chief Financial Officer en Freixenet. / MIQUEL MONFORT

2
Se lee en minutos
B. G.

Thomas Scholl, alemán de 51 años, llegó a Barcelona en agosto de 2018. Casado y con dos hijos, ha vivido también en Stuttgart (Alemania) y Milán (Italia). Es Chief Financial Officer en Freixenet, el mayor exportador de vino espumoso de España, así como el mayor productor mundial de cava. Freixenet tiene filiales en todo el mundo y bodegas en las mejores zonas vitícolas, como Estados Unidos, México y Francia. 

¿Por qué eligió Barcelona? Cuando me pidieron que asumiera el cargo de CFO en Freixenet me entusiasmó la idea de trabajar para la famosa empresa Freixenet en la zona del Penedés, y poder vivir en Barcelona, “la capital mediterránea”, que contrasta con mi hogar en un pequeño pueblo de Alemania, Guldental (también una zona de vinos).

¿Qué aspectos de la ciudad destacaría como positivos? La lista puede ser muy larga. Entre muchos aspectos más, su ubicación entre el Mediterráneo y las montañas, la vida social, la cultura, el deporte, las infraestructuras y el estilo internacional. Barcelona es una de las pocas ciudades en el mundo que puede dar respuesta a cada gusto.

¿Qué aspectos de la ciudad hay que mejorar? ¿Cómo? Conceptos de digitalización, educación/formación, tráfico y turismo sostenible. Debemos colaborar, compartir y aprender con, entre y de los mejores a todos los niveles, local, nacional e internacional.

¿Cuáles son los puntos fuertes de la ciudad que le permitirán superar la crisis del covid-19? Todo el mundo, sea por motivos económicos o privados, se acuerda de Barcelona porque ha estado allí o ha oído hablar de ella y las oportunidades que ofrece. Barcelona simplemente tiene que volver a abrir sus puertas al mundo y dar la bienvenida. La crisis podría ser una lección aprendida que nos demuestra que trabajar y vivir de forma conjunta sería mucho más efectivo.

¿A qué otros desafíos cree que se enfrentará la ciudad una vez que termine la crisis de salud? En muchas ocasiones en el pasado, tras una crisis, la gente volvió a actuar de la misma manera, en lugar de abrir su mente y hacer las cosas de forma diferente, adaptadas y basándose en los fundamentos que fueron construidos en el pasado. Barcelona y sus ciudadanos tienen la gran oportunidad de demostrar una vez más lo innovadores y creativos que son.

Noticias relacionadas

¿Qué espera de Barcelona en los próximos años? Espero que Barcelona sepa situarse en el Top 5 mundial de las ciudades líderes en digitalización, formación, turismo y medioambiente, y que se convierta en un modelo a seguir.

¿Qué ciudad siente como 'su ciudad'? ¿Qué es lo que más echa de menos? Barcelona es la ciudad donde amo vivir, Guldental es mi pueblo natal que siempre extraño cuando estoy fuera. A pesar de este aspecto, echo mucho de menos la variedad de pan que puedo encontrar en Alemania… pero sinceramente este no es un problema solo de Barcelona.