Arte urbano

La escultura 'David i Goliat' vuelve a estar de pie en la Vila Olímpica

La lámina de la imponente escultura de Antoni Llena, ya reubicada en lo alto de la obra artística ubicada en la Vila Olímpica. / JOAN CORTADELLAS

La lámina de la imponente escultura de Antoni Llena, ya reubicada en lo alto de la obra artística ubicada en la Vila Olímpica.
La escultura 'David i Goliat' vuelve a estar de pie en la Vila Olímpica

/

2
Se lee en minutos
El Periódico

Dos enormes grúas han recolocado esta mañana la parte superior de la gran escultura 'David i Goliat', situada en el parque de les Cascades de Barcelona, que fue derribada de forma aparatosa por el temporal 'Gloria' el 21 de enero de 2020. Situada frente al hotel Arts, y puerta de entrada a la Vila Olímpica, la rehabilitación de la escultura ha tardado un año y medio en llevarse a cabo. La imponente lámina de acero, que recuerda una cara, ha sido levantada a unos 20 metros del suelo para ser encajada en las 'patas' que la sujetan, que han sido reforzadas para soportar mejor los embates del viento. Esos tres soportes, que no son equidistantes y sí muy irregulares, fueron los que no aguantaron las acometidas del temible temporal que azotó el litoral y que, por ejemplo, también partió otra instalación tan emblemática como el Pont del Petroli en Badalona.

Con esta operación, la rehabilitación de esta escultura del artista plástico Antoni Llena, que ha costado 370.000 euros, afronta la fase final, que el ayuntamiento prevé dar por terminada en los próximos días. Parte de los trabajos de restauración se han efectuado en el lugar donde se halla ubicada, en el parque de las Cascades, donde está instalada la escultura desde 1992, y otros se han hecho en el taller. Con sus 18 metros de altura, 12 de anchura y 16 de profundidad, las dificultades en sus instalación ya provocaron ese retraso hasta el 7 de diciembre de 1992, día de su inauguración.

Movimiento de torsión

Responsables municipales de patrimonio han explicado que se tenido que separar la 'sábana' -la estructura superior- del resto de la estructura para arreglar las bases de las 'patas', que quedaron ancladas en el suelo y que con la caída sufrieron un movimiento de torsión. Después, se ha trabajado para poder encajar de nuevo toda la estructura, uniendo la 'sábana' y las tres columnas restauradas con la forma original y reforzadas mediante cemento armado en el interior de los tubos, lo que se ha empezado a hacer esta mañana a primera hora. En los próximos días se terminará la rehabilitación con los trabajos de soldadura.

Tanto el autor de la escultura, Antoni Llena (que ha estado presente en los trabajos de esta mañana), como el responsable de la restauración, Josep Casanovas, han manifestado su satisfacción por el resultado, pero han coincidido en advertir que, a pesar de las intervenciones para paliar los efectos de la acción del viento y la oxidación por la proximidad al mar, no se puede descartar que otro gran temporal pueda volver a derribarla.

Noticias relacionadas

El 'efecto embudo'

Casanovas ha sido muy gráfico en su explicación de esta circunstancia que podría darse en una futura situación similar a la vivida con el 'Gloria'. Ha explicado que la escultura 'David i Goliat' está situada en el punto más "ventoso" de todo el área de la Vila Olimpica. Algo que agrava el hecho de la proximidad de dos edificios de tanta altura como la Torre Mapfre y el Hotel Arts. "Cuando el viento pasa entre las dos torres, hace un 'efecto embudo' y coge todavía más velocidad", ha detallado el responsable de la restauración. “Si el viento en el Port Olímpic va a 120 km/h, en la zona de la escultura lo hace a 130". Lo que le ha llevado a sentenciar sin rodeos: "Ha aguantado mucho más de lo que se podía esperar".