INFRAESTRUCTURAS

Adif licita las obras para rehabilitar la cubierta de la estación de França

El gestor ferroviario arregla la marquesina y de paso refuerza el mensaje de que el lugar seguirá como terminal de trenes al menos unos años más

La estación de França de Barcelona, con la cubierta en la que se distinguen los huecos de las planchas caídas

La estación de França de Barcelona, con la cubierta en la que se distinguen los huecos de las planchas caídas / Manu Mitru

Se lee en minutos

La inversión de Adif, sea la que sea, en la estación de França de Barcelona tiene la noticia que se ve -la mejora de una terminal de trenes casi centenaria- y la que no se ve -la voluntad de achicar el debate sobre qué futuro debe tener esta infraestructura situada en un punto clave de la ciudad-. El gestor ferroviario ha anunciado este viernes la licitación (salida a concurso) de las obras de rehabilitación integral de la marquesina de la estación (la cubierta) con un presupuesto de 4,4 millones de euros y un plazo de ejecución estimado de 16 meses.

El techo de los andenes es uno de los elementos más emblemáticos del conjunto arquitectónico de la estación, inaugurada para la Exposición Universal de 1929. Esa cubierta fue diseñada por Andreu Montaner y fabricada en los antiguos talleres de la Maquinista Terrestre y Marítima, utilizando para ello 2.500 toneladas de hierro y acero. Con motivo de los Juegos Olímpicos de 1992 ya fue sometida a una gran intervención. En los últimos años, muchas de las láminas se habían desprendido, dando a la terminal un cierto aspecto de lugar abandonado. La actividad en las vías, afortunadamente, pulveriza esa sensación.

Foto de la cubierta que permite distinguir los agujeros generados por las inclemencias del clima

/ Manu Mitru

La marquesina tiene una superficie traslúcida de 4.400 metros cuadrados y, con una anchura de 95 metros, la estructura metálica aísla de las inclemencias del sol y la lluvia 12 vías y siete andenes. Con una longitud de unos 110 metros en su parte recta y una altura de 36 metros, tiene un peso de 1.459 toneladas. La intervención integral que ahora se licita en esta cubierta es fruto de los estudios y actuaciones puntuales realizados por Adif. Su objetivo es garantizar el óptimo estado de la estructura, que ha registrado distintos episodios de daños a causa de la radiación solar y de inclemencias meteorológicas, especialmente fuertes lluvias y vientos.

El proyecto incluye la sustitución de todas las placas de policarbonato translúcido y la mejora de los bajantes, que ahora serán de acero inoxidable. También se realizará una limpieza y protección de toda la estructura auxiliar que sostiene la cubierta. En el presupuesto se incluye además la reparación de las pasarelas de mantenimiento, que incorporarán elementos de seguridad para que los trabajadores que luego se encarguen de mantener el techo a punto puedan realizar su tarea en las mejores condiciones posibles.

Noticias relacionadas

 Por otro lado, en la marquesina de la fachada del patio de Carruajes se llevará a cabo un tratamiento de anclajes de elementos estructurales, la renovación de las bajantes y la sustitución de todos los paneles. Esta actuación se enmarca en el plan de Rodalies y contribuye, según reza Adif en un comunicado, a la consecución de los objetivos de desarrollo sostenible (ODS). El número nueve, por ejemplo, persigue desarrollar infraestructuras fiables, sostenibles y de calidad, y el número 11 promueve el fomento de ciudades sostenibles, así como proteger y salvaguardar el patrimonio cultural.

Dentro del mismo plan de Rodalies en Catalunya se incluye la rehabilitación integral de la estación de Plaça de Catalunya, que ha dado un paso adelante con la licitación del contrato de servicios y asistencia técnica para la redacción del proyecto básico y de construcción para acometer la obra. Tiene un presupuesto de licitación de 1,3 millones de euros y un plazo de redacción estimado de 18 meses. La redacción del proyecto definirá el conjunto de actuaciones de rehabilitación y acondicionamiento que es preciso ejecutar en la estación para optimizar su funcionalidad y capacidad.