Reunión institucional

Barcelona se reafirma en abrir las playas en Sant Joan pese a la recomendación del Procicat

Batlle afirma que todos los municipios de costa del AMB lo harán, a pesar de que Protecció Civil abogó por evitarlo

Verbena de Sant Joan en la playa de Barcelona, en el 2017.

Verbena de Sant Joan en la playa de Barcelona, en el 2017. / RICARD FADRIQUE

Se lee en minutos
Toni Sust
Toni Sust

Periodista

ver +

Barcelona y el resto de municipios del Área Metropolitana que dan a la costa abrirán sus playas para la celebración de la verbena de Sant Joan, según ha confirmado este miércoles el teniente de alcalde de Seguridad, Albert Batlle, tras reunirse por la mañana con representantes de Badalona, Sant Adrià de Besós, El Prat, Viladecans, Gavà, y Castelldefels. El anuncio colisiona con la recomendación que el Procicat hizo ayer, la de no abrirlas. Batlle ha subrayado que se velará por que se respeten las normas sanitarias y ha recalcado que lo que Protecció Civil emitió fue una recomendación, no un veto: "No se ha dado una prohibición".

La capital catalana controlará el acceso de la ciudadanía para evitar aglomeraciones, pero no con los sistemas de aforo máximo del verano pasado

Batlle ha comparecido con el concejal Eloi Badia, y ambos han explicitado que se buscará evitar aglomeraciones: "En algunos casos la gestión será sencilla. En el caso metropolitano, algunas playas son de difícil cierre, y entre algunas de municipios distintos no hay barreras". Se controlará el exceso de aforo y se impedirá el acceso a las playas de gente con tiendas de campaña, aparatos de música y bebidas alcohólicas. "Hay que esponjar", ha argumentado Batlle, que ha advertido de que en caso de que se cerrasen las playas, otros espacios sufrirían aglomeraciones: "Un cierre total de las playas, como el del año pasado, podría comportar inconvenientes y era difícilmente viable. Las circunstancias eran muy diferentes ". El concejal del PSC ha negado que exista "controversia" entre el consistorio y la Generalitat y ha asegurado que se mantiene la "complicidad" con el organismo.

"La pandemia continúa presente", ha subrayado Batlle al advertir de que las normas sanitarias vigentes deberán respetarse: "para que sea una noche en la que las cosas se hacen como tiene que ser". El concejal ha explicado que hay un tema "determinante" y es conseguir que la noche de Sant Joan no haya aglomeración de tráfico, algo, dice, que el resto de municipios afectados también quiere lograr. También ha relatado que la Guardia Urbana está diseñando un dispositivo de control del acceso a las playas, "para que se haga de forma ordenada". Las normas "elementales", llevar mascarilla y mantener las distancias, deberán respetarse, ha añadido.

Estará prohibido llevar a la playa alcohol, música y tiendas de campaña

Sobre el mecanismo de control del acceso a las playas, Batlle ha insistido en que se vetará el exceso de coches y el acceso a la arena con bebidas, tiendas de campaña y música. Lo que no sucederá es que se controle la asistencia con sistemas técnicos, como el verano pasado. Se actuará cuando se aprecien zonas en las que aglomeración sea excesiva, algo que detectarán los informadores que suelen trabajar en las playas. El dispositivo se incrementará la noche de Sant Joan. A las seis de la mañana, como sucede normalmente, las playas serán desalojadas para su limpieza, con el fin de que entre las 8.30 y las 9.00, las playas puedan abrirse para el baño.

Pequeñas hogueras

A dos semanas para la verbena de Sant Joan, (13 días, ha precisado varias veces Batlle) el debate sobre si conviene o no abrir las playas para que la gente celebre la festividad en ellas está sobre la mesa, aunque la capital catalana no parece tener dudas al respecto. De hecho, el ayuntamiento ya anunció hace semanas que se abrirían. El pasado 31 de mayo, el teniente de alcalde de Seguridad, Albert Batlle, dio por hecho que las playas estarían abiertas para la verbena. Ayer, el Procicat, el órgano de la Generalitat que decide sobre las restricciones sanitarias que se aplican en Catalunya, recomendó lo contrario.

Protección Civil de la Generalitat instó ayer a cerrar las playas y autorizar solo pequeñas hogueras, para evitar así aglomeraciones. También emplazó a los ayuntamientos que no puedan cerrar las playas a controlarlas, y solicitó a la población que evite la muchedumbre. El subdirector de Protección Civil de la Generalitat, Sergio Delgado, afirmó que este año la verbena no estará "normalizada al 100 %".

Antes de que Balle y Badia comparecieran, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha reclamado a los municipios del AMB que “se coordinen lo máximo posible” para ofrecer a la ciudadanía “un mensaje claro”, informa Efe. "Para la verbena algún tipo de celebración se podrá realizar porque no hay estado de alarma, pero habrá que seguir la normativa sanitaria, eso evidentemente no se puede discutir", ha afirmado Colau., que ha recordado que hay que respetar las normas vigentes: "Llevando la mascarilla, manteniendo las distancias y evitando aglomeraciones, ese tiene que ser el compromiso de todos”.

Noticias relacionadas

En todas las playas

El 31 de mayo, Batlle proclamó: "Recuperaremos la verbena". El teniente de alcalde anunció que se estaba preparado un protocolo de seguridad para la cita. También añadió sobre la apertura de los espacios de costa a la fiesta: "No solo será en las playas de Barcelona ciudad, sino en todas las del área metropolitana". Aunque agregó sobre esa opción: "No está acabado de concretar". La concreción gana ahora enteros.