INFRAESTRUCTURAS

Un nuevo túnel para coches unirá la estación de la Sagrera y el nudo de la Trinitat

Tendrá dos carriles por sentido y varias salidas para conectar con el resto de la ciudad y con el aparcamiento de la terminal

La nueva estación de Sant Andreu Comtal estará terminada en el segundo semestre de 2022 / Ferran Nadeu

  • La estación de Sant Andreu Comtal estará terminada en el segundo semestre de 2022

  • Dispondrá de luz natural a través de cinco lucernarios de 100 metros cuadrados

  • Ayuntamiento y Adif estudiarán qué usos dar a la antigua terminal, que quedará al margen de la infraestructura

4
Se lee en minutos
Carlos Márquez Daniel
Carlos Márquez Daniel

Periodista

Especialista en Movilidad, infraestructuras, política municipal, educación, medio ambiente, área metropolitana

Escribe desde Barcelona

ver +

Visita de obras a la futura estación de Sant Andreu Comtal, una de las más emblemáticas de Barcelona, cuyo origen se remonta a mitad del siglo XIX. A diferencia del pasado, cuando todo se enseñaba sobre mapas o imágenes virtuales, los responsables de Adif han ido señalando las novedades sobre una estructura ya a medio ejecutar. "Ahí van las máquinas validadoras, ahí estará la venta de billetes, esos dos ascensores tapados bajarán a los andenes y al otro lado están los cinco lucernarios que aportarán luz natural a la vías". La terminal debería entrar en funcionamiento en el segundo semestre de 2022. Y más adelante, cuando se termine la estación de la Sagrera, que será la más grande de la ciudad, se abrirán dos nuevos túneles viarios que conectarán la estación con el nudo de la Trinitat y que irán en paralelo a toda la infraestructura ferroviaria. Por encima de todo esto, por si fuera poco, quedará instalado el parque más grande de la capital catalana, con cuatro kilómetros lineales de zonas verdes, nuevas viviendas (muchas de ellas, protegidas) y equipamientos. ¿Pero para cuándo?

Interior de la estación de Sant Andreu Comtal, con las vías aún por colocar, y con uno de los lucernarios por los que se colará la luz natural

/ Ferran Nadeu

Las obras del nuevo apeadero de Sant Andreu Comtal empezaron a finales de septiembre de 2020 y tienen un coste de 6,3 millones de euros. A todo esto habrá que añadir lo que falta por adjudicar y ejecutar: montaje de vía y electrificación, instalaciones de control, mando y señalización ferroviaria y protección civil y seguridad. El edificio, de casi 700 metros cuadrados, va asido a una zona exterior urbanizada de algo más de 4.000 metros cuadrados que quedará integrada en el futuro corredor verde. Atenderá servicios de Rodalies y de trenes regionales y sus dos andenes permitirán estacionar convois de hasta 200 metros longitud. Cada una de las pasarelas da acceso a dos vías, formando una secuencia de vía, andén, doble vía, segundo andén y vía. En concreto, todo este trajín comportará tender más de 16 kilómetros de vía nueva, de los que nueve serán sobre placa de hormigón, es decir, de mayor complejidad; además, deberán montarse 21 desvíos.

El túnel más largo

La anterior estructura de vías quedará en desuso y es lo que dará forma a este nuevo vial para vehículos y transporte público. LLuís Ugalde, coordinador de Adif para las obras de la Sagrera y Sant Andreu, ha explicado que este túnel de dos carriles por sentido conectará la estación central con la salida de Barcelona, con lo que se evitará que la gente que quiera venir a coger el tren desde el Vallès o el Maresme tengan que ir en coche por las calles en superficie, complicando más si cabe la circulación de los barrios que quedan por el camino. Será la galería vial subterránea más larga de la ciudad, puesto que el túnel de la Ronda del Mig, entre la plaza de Cerdà y prácticamente la Diagonal no llega a los 2,5 kilómetros. Este tendrá casi cuatro.

Noticias relacionadas

También el bus interurbano podrá llegar hasta la misma terminal. Está por ver, ha concretado, cuántas salidas intermedias tendrá, puesto que se convertirá en un nuevo itinerario para acceder o escapar de la capital catalana. Pero en cualquier caso, ha confirmado que una vez se llegue a la Sagrera en coche por el túnel, se podrá subir a la superficie y acceder al entramado de calles del barrio para, por ejemplo, ir hacia la calle de Aragó a través de la rambla de Guipúscoa. Sin duda, un caramelo para cualquiera que esté acostumbrado a usar la Meridiana. Está descartado, por ahora, según ha afirmado Ugalde, añadir un carril bicicleta. "Pero la estación sí tendrá -ha sostenido- una zona muy amplia y subterránea para aparcar bicis". La de Sant Andreu Comtal, por cierto, y al igual que sucede con el túnel de Glòries aún por estrenar, está repleta de grafitis por todas partes.

Grafitis y más grafitis en paredes y andenes de la nueva estación de Sant Andreu Comtal, cuando falta más de un año para que se inaugure

/ Ferran Nadeu

Las vías de la línea de Mataró ya pasan por el interior de la Sagrera desde finales del año pasado. Falta integrar las que vienen de Granollers. Con el propósito de minimizar la afectación del servicio ferroviario, la idea es hacer coincidir la puesta en marcha de Sant Andreu Comtal con el traslado de las vías del corredor Barcelona-Granollers a su posición definitiva dentro de la gran terminal intermodal (tendrá estación de buses, además de Rodalies, regionales, alta velocidad y acceso al metro). "Esta es la obra civil en activo más importante de toda España", ha resumido José Vicente Romero, subdirector de construcción de Adif.

Temas

Movilidad Adif