GREMIO EN LUCHA

Uber denuncia a Élite Taxi por boicotear su regreso a Barcelona

La multinacional acusa a la asociación de amenazar e intimidar a sus conductores y Tito Álvarez, líder del sector, anuncia una querella por calumnias contra la compañía

Aplicación de Uber.

Aplicación de Uber. / Danny Caminal

Se lee en minutos
Carlos Márquez Daniel
Carlos Márquez Daniel

Periodista

ver +

Que la mejor defensa es un buen ataque es un tópico futbolero que también aplica a otros sectores. Al del taxi, por ejemplo. Si en el pasado han sido las asociaciones las que han asaltado el fortín de Uber para evitar que la multinacional gane terreno en Barcelona, ahora es la compañía la que toma la iniciativa con una demanda contra Élite Taxi y a sus dirigentes, a los que acusa de "intimidación y boicot colectivo" para impedir su desembarco (el tercero) en la capital catalana.

Uber ya tiene permiso para operar en la ciudad como aplicación vinculada al taxi, tras descartar su apuesta por las VTC, muy limitadas por un decreto aprobado por el Govern a principios de 2019. Tuvo que esperar un mes para que el Instituto Metropolitano del Taxi (IMT) aprobara su propuesta, sobre todo en lo que tiene que ver con la tarifa de precio cerrado (T3). A partir de ese momento, las asociaciones del gremio han tenido que modificar su estrategia, centrada ahora en convencer a los taxistas de que no trabajen para esta firma. Por ahora les ha salido bien, puesto que resulta imposible pedir un taxi a través de la 'app'.

"Miedo de trabajar"

Según Juan Galiardo, director de Uber en España, llevan meses trabajando "para recuperar la confianza de los taxistas de Barcelona y cientos de ellos se han registrado" para unirse a su plataforma. "Lamentablemente -prosigue el directivo a través de un comunicado en el que no incluyen ejemplos concretos- la campaña de amenazas, intimidación y boicot colectivo de Élite Taxi y Taxi Project 2.0 han hecho que muchos de ellos tengan miedo de salir a trabajar". Por todo ello, Uber ha interpuesto una denuncia ante la Autoridad Catalana de la Competencia que incluye a los responsables de estas asociaciones.

Una manera de señalar directamente a la cara más visible del sector, Tito Álvarez, que este lunes ha asegurado, tras conocer la ofensiva de Uber, que esta semana interpondrán una querella contra Galiardo por calumnias. "Lo que está diciendo es muy grave y lo tendrá que demostrar. Ellos van a Competencia y nosotros iremos a los juzgados de los Penal". Álvarez niega las amenazas pero sí insiste en que la compañía "no es bienvenida" en Barcelona y que cualquiera que trabaje para ellos será considerado "un traidor".

El jueves, marcha lenta

Noticias relacionadas

Según Uber, esta campaña consiste en "identificar a los taxistas" que operan a través de su aplicación para luego divulgar sus datos en grupos privados y redes sociales, de manera que puedan ser "acosados y amenazados". La consecuencia de ello es que cientos de taxistas no han empezado a conducir con Uber o se han dado de baja por temor a represalias. A principios de marzo, cuando anunciaron su regreso a Barcelona, aseguraban disponer de entrada con 350 chóferes.

Los taxistas están convocados el próximo día 20 de mayo a una marcha lenta para protestar contra las VTC de Cabify y para exigir que se ponga en marcha la aplicación pública del taxi que el IMT prometió hace más de un año. Esta 'app' estaría destinada a substituir la mano alzada por la solicitud del servicio a través del móvil, lo que, entre otras cosas, reduciría drásticamente el número de taxis que circulan con el verde y sin pasaje.