Urbanismo

La contaminación de Barcelona se expondrá en Venecia

  • El proyecto catalán de la Bienal de Arquitectura se centra en el aire sucio de la ciudad para reclamar un cambio de modelo urbano

Barcelona, bajo un manto de contaminación.

Barcelona, bajo un manto de contaminación. / ALEJANDRO GARCÍA / EFE

Se lee en minutos
Natàlia Farré
Natàlia Farré

Periodista

ver +

“¿Qué respiramos? ¿Lo sabemos realmente?”. La arquitecta Olga Subirós lanza las preguntas, y también las respuestas. “El aire está contaminado por la presencia humana, sobre todo por la presencia del combustible fósil que produce dióxido de nitrógeno y partículas PM. Este coctel es el que inhalamos”. Lo sustenta con datos: según la OMS (Organización Mundial de la Salud), cada año mueren siete millones de personas en el mundo por la polución; según la Agència de Salut Pública del ayuntamiento, 2.100 lo hacen en Barcelona. Este es el escenario que presenta ‘air/aria/aire’, la propuesta que el Institut Ramon Llull expone en el pabellón catalán de la Bienal de Venecia de Arquitectura (del 23 de abril al 27 de noviembre) y que comisaria Subirós.

El trabajo coge a Barcelona como caso de estudio. Durante meses, Subirós y el estudio de arquitectura 300.000 Km/s, especializado en el análisis masivo de datos, han mapeado toda la ciudad para ver dónde y cómo se produce la contaminación; datos que se han cruzado con otros, como la renta y la morfología urbana para dar una diagnosis del aire de la ciudad. Preocupante. Tanto que desde el jurado del concurso que debía escoger el proyecto para representar a Catalunya, se admite que hubo dudas sobre si esta era una buena imagen de Barcelona para presentar al mundo. Aun así, la situación de la ciudad no es la peor en Europa, según el último estudio de ISGlobal, tiene cinco urbes por delante en récord de dióxido de nitrógeno: Madrid, Amberes, Turín, París y Milán.

Diagnosis y propuesta

Noticias relacionadas

La exposición ‘air/aria/aire’ da una diagnosis de Barcelona pero también ofrece propuestas de solución para la ciudad a partir de tres grandes bloques de acciones: la movilidad, el espacio público y los usos. “Nos preguntamos qué podemos hacer los arquitectos y urbanistas”, afirma Subirós. Análisis y soluciones ocuparán el pabellón catalán con una monumental instalación multimedia e interactiva, que irá acompañada de una banda sonora compuesta para la ocasión por Maria Arnal y John Talabot, e interpretada por la primera.

Así, en Venecia habrá datos, imágenes, sonido y también filtros. Para que el espectador tenga claro que la cosa va en serio, ahí estarán expuestos una selección de filtros proporcionados por la red que controla la calidad del aire en Catalunya. Piezas que en origen son blancas y que tras 24 horas en la Gran Via de Barcelona se convierten en negras y en gris si están en el Pirineo. “Aire limpio ahora mismo en el planeta tierra solo se encuentra en la Antártida,  en el océano, no en tierra firme. El resto es aire colonizado por la actividad humana”, asegura Subirós, que concluye: “Lo que hacemos es activar en la esfera pública la urgencia del debate”. El derecho a un aire respirable.