Cincuenta policías

Inspección sorpresa de trabajadores sin contrato en los Encants de Barcelona

  • Una cuarentena de agentes de la Guardia Urbana de Barcelona y una decena de los Mossos d'Esquadra han acompañado a los inspectores de Treball

Un coche de los Mossos d’Esquadra pasa por delante de los Encants de Barcelona.

Un coche de los Mossos d’Esquadra pasa por delante de los Encants de Barcelona. / RICARD CUGAT

Se lee en minutos
Guillem Sánchez
Guillem Sánchez

Redactor

Especialista en Sucesos, tribunales, asuntos policiales y de cuerpos de emergencias

Escribe desde Barcelona

ver +

Una inspección laboral acompañada de cincuenta policías ha sorprendido este viernes por la mañana a los trabajadores de los Encants de Barcelona. Los funcionarios a cargo de la inspección habían requerido el acompañamiento de los agentes para desarrollar la revisión, lo que ha generado un despliegue policial con pocos precedentes en el recinto. Han dado cobertura a los inspectores unos cuarenta agentes de la Guardia Urbana de Barcelona y una decena de los Mossos d'Esquadra que se han ubicado en el entorno del mercado y de Glòries.

Noticias relacionadas

En los Encants se lleva a cabo a las ocho de la mañana la subasta de los 'dotes'. Estos llegan antes de las seis de la mañana en camiones y requieren la ayuda de trabajadores que acuden para su descarga, traslado y preparación en el interior del recinto. Las personas que llevan a cabo esta tarea a menudo lo hacen sin contrato laboral, según sospechaba la inspección. Una situación de vulnerabilidad agravada durante la pandemia y que implica, entre otras cosas, que no cuenten tampoco con un seguro en caso de accidente. La inspección de este viernes, que ha considerado necesario acudir en compañía de agentes policiales para evitar un conflicto, pretendía ser, entre otras cosas, un toque de atención a los responsables de las empresas que contratan en negro a estos trabajadores.

Según fuentes policiales, el despliegue ha comenzado antes de las seis de la mañana pero a las ocho y cinco minutos ya han comenzado a entrar los primeros paradistas al mercado. Sin embargo, en declaraciones a BTV, Josep Nebot, ha calificado de "desproporcionado" el despliegue y ha lamentado que la inspección habría podido efectuarse sin cerrar las instalaciones dado que ello ha obligado a retrasar la subasta.