La lucha contra la pandemia

La Guardia Urbana tendrá dispositivos fijos en los puntos más concurridos de Barcelona

  • Los Mossos tendrán una presencia "más activa y más dinámica"

  • Los agentes también vigilarán que la restauración cumpla los límites de aforo y que no se venda alcohol pasadas las 23.00 horas

La Guardia Urbana controla la zona del Born de Barcelona./Manu Mitru

Se lee en minutos

El Periódico

Barcelona se prepara para los fines de semana sin toque de queda, para evitar que se repitan escenas como las del pasado, en el que decaía el estado de alarma y cientos de personas se lanzaron a las calles sin mascarillas ni distancias. Para evitar estas concentraciones masivas, la Guardia Urbana instalará dispositivos fijos en aquellos espacios de la ciudad donde habitualmente haya más concurrencia de gente.

Así, a partir de las 20.00 horas habrá patrullas en aquellos lugares en los que puede haber más aglomeración de personas. Es el caso de las plazas de Ciutat Vella, del Born, de Sants-Montjuïc o de las zonas de las playas.

Asimismo, este fin de semana ya estarán abiertos hasta las 23.00 horas bares y restaurantes cosa que, según el teniente de alcalde de Seguridad del Ayuntamiento de Barcelona, Albert Batlle, puede ayudar a descongestionar la vía pública de manera "más ordenada". La policía también vigilará que estos locales cumplan los límites de aforo --del 30% en interiores-- y que no vendan alcohol pasadas las 23.00 horas.

Presencia "más activa" de mossos

En paralelo a la Guardia Urbana, los Mossos tendrán una presencia "más activa y más dinámica" en los puntos habituales de concentraciones de gente y botellones. El 'conseller' de Interior, Miquel Sàmper, ha hecho un llamamiento a la "corresponsabilidad" para evitar aglomeraciones como las del fin de semana pasado. Por su parte, el portavoz de los Mossos, Joan Carles Molinero, ha detallado que no se trata de un dispositivo específico sino que se han dado instrucciones a las unidades de seguridad ciudadana ya las de orden público que trabajan de forma ordinaria "para que hagan un especial inciso "en los puntos habituales de concentraciones y botellones.

Noticias relacionadas

Molinero ha añadido que este control se hace durante las 24 horas del día, ya que ahora no hay restricciones horarias. El objetivo es "intentar garantizar al máximo que la gente disfrute de las calles, pero con sentido de responsabilidad", ha dicho el comisario.

Sàmper, además, ha pedido no olvidar que aunque el pasado domingo terminó el estado de alarma la pandemia continúa vigente. "Ahora el momento es positivo pero no olvidemos que la corresponsabilidad es necesaria para poder doblar la pandemia", ha dicho.