Fin del estado de alarma

Desalojadas 6.500 personas en la primera noche sin toque de queda en Barcelona

  • El concejal Albert Batlle afirma que aunque las celebraciones eran "previsibles", ha visto "imágenes preocupantes"

  • El director de los Mossos lamenta la "irresponsabilidad" de una "minoría insolidaria"

Barcelona se llena de fiestas callejeras para celebrar el fin del estado de alarma. / MANU MITRU / VÍDEO: M. MITRU / E. COLELL / M. TUDELA

Se lee en minutos
El Periódico

La Guardia Urbana de Barcelona y los Mossos d'Esquadra han desalojado a lo largo de esta noche, primera sin toque de queda ni estado de alarma, en Barcelona a unas 6.500 personas en 31 puntos de la ciudad por formar aglomeraciones y no cumplir con las medidas para evitar contagios por el covid-19. Así lo ha explicado este domingo el teniente de alcalde de Seguridad del Ayuntamiento de Barcelona, Albert Batlle, en declaraciones a Rac-1 y a Catalunya Ràdio. Poco después, el director de los Mossos d'Esquadra, Pere Ferrer, ha lamentado la "irresponsabilidad" por parte de una minoría "insolidaria" que anoche celebró el fin del toque de queda en fiestas masivas sin mascarilla y ha pedido autorresponsabilidad.

Batlle ha asegurado que el dispositivo policial habilitado desde la medianoche buscaba minimizar el riesgo de contagios, garantizar la convivencia y la seguridad ciudadanas y velar por la seguridad viaria. El teniente de alcalde ha dicho que no disponía de datos de sanciones impuestas esta noche, pero que el objetivo era esta noche hacer pedagogía más que multar. Ha detallado que cuando se concentraban muchas personas en plazas, playas y parques públicos de la ciudad, el dispositivo policial intervenía para pedir a la gente que desalojara el espacio.

Batlle ha dicho que ha sido una noche "muy intensa" en la ciudad, pero que era algo "previsible" tras seis meses de vigencia del toque de queda nocturno. Ha explicado que se han producido algunas "imágenes preocupantes", con concentraciones de personas sin mascarilla y sin distancia de seguridad, un comportamiento de "absoluta irresponsabilidad". Por ello, ha apelado a la responsabilidad y ha confiado en que poco a poco se normalice la situación, ya que ha recordado que no sigue en vigor tampoco el confinamiento territorial. Preguntado por si se debe reabrir el sector del ocio nocturno para evitar aglomeraciones en las calles, ha asegurado que se deberá analizar qué pasa con este sector, en el que se da "más interacción" social que en otros, ha comentado.

Más contagios que multas

Ferrer, director de los Mossos, ha sido muy crítico con la "irresponsabilidad" ejercida por una minoría que califica de "insolidaria". Lamenta las celebraciones masivas sin mascarilla y ha pedido autorresponsabilidad, porque "el riesgo no es ser multado, sino contagiarse". El mismo portavoz ha indicado a Efe que, en general, la noche se ha saldado en Catalunya sin incidencias destacadas.

"El riesgo no es que la policía te multe, el riesgo es que te contagies y que contagies a otras personas", ha insistido Pere Ferrer, que ha pedido precaución para que no se cronifiquen ni repitan en los próximos días imágenes "muy preocupantes" como las que ayer se registraron en una treintena de puntos de la capital catalana. Ha puntualizado que la gente que ayer salió a la calle en el territorio fue minoritaria, en el marco de una comunidad con siete millones y medio de ciudadanos, por lo que fueron "muy pocos" los que decidieron hacer anoche un "acto de irresponsabilidad mayúsculo".

"La gente que ha estado sufriendo y que sigue sufriendo no se merece escenas como estas. Las personas que están al pie del cañón, los sanitarios y los equipos de emergencias, los que han sufrido víctimas en su familia, los ingresados en los hospitales, no se merecen este tipo de imágenes", ha insistido.

Los Mossos y las policías locales diseñaron anoche un dispositivo, como el de una verbena de Sant Joan o de Fin de Año, para evitar celebraciones masivas por el fin del toque de queda, aunque ya anunciaron que su objetivo era la prevención y la pedagogía, más que las sanciones. "Lo que ha pasado, sabíamos que pasaría, la primera noche no se ha podido evitar por culpa de unos irresponsables e insolidarios", ha apuntado, confiado en que la situación "vaya a la baja". De hecho, el operativo para la noche del domingo será mucho menor.

Noticias relacionadas

El director de los Mossos ha apuntado que el dispositivo policial, que logró disolver sin incidencias algunos de los puntos de fiesta más multitudinaria, no se vio desbordado, y ha circunscrito las aglomeraciones a Barcelona, porque en el resto de la comunidad fueron casos menores, de no más de un centenar de personas en Girona, Lleida o Cambrils (Baix Camp), por ejemplo.

En el mismo sentido, el secretario general de Salut de la Generalitat, Marc Ramentol, ha asegurado que "la mayoría de la población entiende que la lucha contra la pandemia todavía no se ha acabado" pese a 'celebraciones' como las de la capital catalana esta madrugada de domingo. "Mucha gente ha formado parte de estas concentraciones, pero mucha más gente, la gran mayoría del país, no; esto también es importante", ha remarcado en declaraciones a TV3.