PETICIÓN POPULAR

Sus vecinos piden dedicar a Rafa Juncadella la biblioteca de Roquetes

  • El tejido asociativo de Nou Barris pide al distrito y al Consorci de Biblioteques de Barcelona poner a la de Roquetes el nombre del añorado 'padre' de la Xarxa d'Intercanvi de Coneixements, fallecido en el 2019 a los 87 años.

  • Una de las frases más conocidas del veterano activista era "sin la cultura no se puede ser libre" máxima que sigue inspirando los míticos festivales 'La cultura va de festa' y 'Festival de sopes del món mundial'. 

Rafael Juncadella.

Rafael Juncadella. / ÁLVARO MONGE

Se lee en minutos
Helena López

Defensor del poder transformador de la cultura y de la palabra -no solo por las frases que escribía y colgaba a diario en la calle para sacudir las mentes del barrio, aunque también- la biblioteca les pareció a todos un buen lugar. Además, técnicamente -pese al maldito coronavirus, que todo lo eterniza- cambiar el nombre de un equipamiento -que además, no tiene nombre, más allá del del lugar en el que se levanta- se les antojó más ágil que el de una calle o plaza. Así, desde la Xarxa d'Intercanvi de Coneixementes de Nou Barris, el Comitè de Solidaritat amb Nicaragua i Centreamèrica de Nou Barris y el Arxiu Històric de Roquetes Nou Barris, organizaciones impulsoras de la iniciativa, que en pocos días han reunido el apoyo del resto de asociaciones del territorio, han iniciado oficialmente la compaña para bautizar la sala de lectura de Roquetes con el nombre del añorado Rafa Juncadella.

En el texto de la propuesta popular, firmado y sellado por 23 entidades, definen a Juncadella, fallecido ahora hace dos años, a los 87, como un hombre "comprometido, solidario, próximo, afectuoso y que trabajó por mejorar el nivel y la calidad de vida de las personas". Y es que así es como le recuerdan todos porque parece imposible hacerlo de otra forma.

Biblioteca de Roquetes, que el vecindario quiere rebautizar como Rafa Juncadella.

/ Jordi Cotrina

Noticias relacionadas

Vecino de Roquetes desde 1977, tras colgar los hábitos, Rafa empezó dando clases en la escuela de adultos Freire y desde el primer momento se hizo socio de la asociación de vecinos del barrio y se sumó a todas las luchas. Muchas en aquellos años convulsos. En 1983 fue uno de los impulsores de 'La Cultura va de festa', materializando su célebre frase "sin la cultura no se puede ser libre". Un año más tarde participó en la lucha por el cubrimiento del entonces II Cinturó, actual Ronda de de Dalt. Un cubrimiento, por cierto, que se ganó en parte, pero está aún pendiente frente a la citada biblioteca.

Una de las últimas luchas que contó con el apoyo por Juncadella, Medalla de Honor de la Ciudad de Barcelona en 2003 "por su lucha a favor de las personas y entidades de Nou Barris", fue la movilización para pedir mejoras en el CAP de Roquetes.