Barceloneando

El Sabadell esquiva la semana trágica bancaria

  • En una semana convulsa para algunas entidades bancarias, el Banc de Sabadell ha vivido ajeno a esta polémica en un oasis urbano donde solo se ha hablado de tenis, del Barça y muy poco de política

Joan Laporta, presidente del Barça, junto a Josep Oliu, presidente del Banc Sabadell, en el torneo de tenis que patrocina la entidad bancaria.

Joan Laporta, presidente del Barça, junto a Josep Oliu, presidente del Banc Sabadell, en el torneo de tenis que patrocina la entidad bancaria. / CESAR NÚÑEZ

Se lee en minutos
Joan Vehils
Joan Vehils

Periodista

ver +

En una semana convulsa para algunos bancos españoles con una propuesta de 12.000 despidos y un buen número de cierre de sucursales en dos de las entidades financieras más fuertes de este país, el Banc de Sabadell ha vivido ajeno a esta polémica en un oasis urbano donde solo se ha hablado de tenis, del Barça y muy poco de política. Y miren que este año no ha sido fácil poner en marcha el torneo Open Banc de Sabadell, tras suspender la anterior edición. No obstante, se ha resuelto con éxito deportivo, con Rafa Nadal en la pista siempre es más fácil y con una elevada notoriedad social. No obstante, habrá que ver qué ocurrirá en las próximas ediciones ahora que caduca el contrato de patrocinio. Eso sí, visto lo visto, la empresa organizadora debería valorar que en circunstancias complicadas el banco se la ha jugado a riesgo de que el torneo se cancelara. A todo eso empezaremos a conocer las intenciones de César González-Bueno, respecto al plan de patrocinio del Sabadell. Sin Nadal como emblema de la entidad y con la opción de desvincularse del tenis, el CEO deberá pronunciarse.

De cualquier manera, a González-Bueno se le ha visto feliz esta semana. En cuatro días ha conocido a buena parte del 'establishment' catalán. Le vimos con Laporta pero también con Rosell, Bartomeu, Tusquets o Fontana. Y saludando a Laura Borràs, a Pepe Crehueres, a Javier Godó o al director de este diario, Albert Sáez. En fin, que González-Bueno se ha adaptado rápido a su puesto y a la ciudad. Su don de gentes seguro que le ha ayudado. “La verdad es que Barcelona es una ciudad de acogida y me siento muy bien en los meses que llevo aquí. Tanto en la ciudad como en el banco. Solo espero que empiecen abrir un poco más las restricciones para disfrutar la ciudad”. Me comentó este viernes González-Bueno.

Por su parte, el presidente Josep Oliu ha recibido más felicitaciones por ‘ayudar’ al Barça que por el propio torneo. "La verdad es que varios socios me han dado las gracias por el tema de los avales y evitar que se tuvieran que repetir las elecciones”, me comentó el propio Oliu antes de comer con Laporta. Lo dicho, que algo está cambiando a bien y uno lo aprecia tras conversar con las optimistas Silvia Alsina, Consuelo Castilla o Mónica Ribé Salat. Mucho más animadas, sin duda, que Duran Lleida y Sánchez Llibre, quizá los únicos que hablaron de política. Eso sí, lo más importante es esas ganes que muestran algunos de empezar a reconstruir todo aquello que entre el coronavirus y determinados políticos se han cargado…

Salvador Dalí, en el restaurante Vía Veneto, del que el genio ampurdanés fue un cliente habitual.

/ El Periódico

Nuevos restaurantes

Noticias relacionadas

La diada de Sant Jordi fue una prueba de que poco a poco todo va mejorando. Una muestra más de que se empieza a respirar una cierta tranquilidad es que se empiezan a abrir nuevos locales. El que fuera el restaurante de Leo Messi será ahora el Salvaje. El segundo espacio de esta empresa de restauración que abre en España. El primero ya triunfa en Madrid, sobre todo, por las noches reuniendo a lo más vip de la capital. Aquí, en Barcelona, subirá la persiana cuando levanten las restricciones nocturnas.

Por otra parte, el chef Romain Fornell ya trabaja a fondo para reabrir el Tejada Mar situado bajo el Hotel W. Finalmente, una felicitación al restaurante Via Veneto y, especialmente a su propietario, José Monje y al director, Pere Monje, que esta semana han celebrado el 54º aniversario de su inauguración. Lo fundaron en 1967 y siguen cuidando la comida y a sus clientes como el primer día. La semana pasada, su chef, David Andrés, recogió en San Sebastián, los 3 soles que le otorgó la Guía Repsol. El propio Monje recuerda siempre que Salvador Dalí, uno de sus clientes habituales, en una cena, y rodeado de un buen número de comensales invitados por el pintor ampurdanés, pidió a José Monje butifarras para todos. Al servirlas, Dalí las colgó a cada uno de sus invitados a modo de collar. Un genio…