Movilidad urbana

Empresas de patinete compartido reclaman al ayuntamiento una propuesta de regulación en mayo

  • El colectivo Smart City emplaza al consistorio con el argumento de ser una alternativa más de transporte sostenible

Empresas de patinete compartido reclaman al ayuntamiento una propuesta de regulación en mayo
Se lee en minutos

El Periódico

El colectivo de empresas de movilidad compartida e inteligente Smart Mobility ha reclamado al Ayuntamiento de Barcelona que presente la propuesta para la regulación de los patinetes eléctricos antes de un mes para que las firmas que ofrecen estos servicios puedan actuar en Barcelona. La solicitud llega después de que el pasado martes la Comisión de Ecología, Urbanismo y Movilidad del ayuntamiento acordase por unanimidad instar al gobierno municipal a celebrar una sesión informativa sobre la futura regulación de licencias de uso compartido de patinetes eléctricos antes de su próxima sesión.

Noticias relacionadas

En un comunicado, Smart Mobility suscribe la propuesta y argumenta que es fundamental avanzar en la regulación y en la integración de los patinetes compartidos como una alternativa más de transporte sostenible. "Tras dos años de trabajo continuado, se hace necesario acelerar la regulación el sector y avanzar por la integración de los patinetes compartidos como una alternativa más de transporte sostenible", apunta la nota. Además, Smart Mobility reitera su preocupación por que la concejala de Movilidad, Rosa Alarcón, manifieste dudas sobre la posibilidad de limitar el número de operadores prestadores del servicio por medio del régimen jurídico que regula la ocupación del espacio público, como quiere este colectivo.

La demanda llega casi dos años después de que el consistorio barcelonés se reuniera con las empresas del sector para iniciar los trabajos de cara a una futura regulación y una vez completado el marco regulador español de circulación para patinetes eléctricos. El ayuntamiento fue pionero en la regulación de los vehículos de movilidad personal en 2017 antes de la irrupción del modelo 'sharing', ordenando la demanda creciente de vehículos para uso turístico y limitando su explotación económica a actividades de turismo con guía.