SENTENCIA DE CONFORMIDAD

Condenada a seis meses de prisión una mujer que vejó a dos lesbianas en el Metro de Barcelona

La acusada no cumplirá la pena si paga una multa, indemniza a las víctimas y sigue un curso de derechos humanos

3
Se lee en minutos
El Periódico

La mujer que en julio de 2019 increpó, insultó y vejó a dos lesbianas que se besaban en el Metro de Barcelona, acción que captaron en un video que se hizo viral, aceptó este jueves seis meses cárcel, que no cumplirá si paga una multa, indemniza a sus víctimas y sigue un curso de derechos humanos en materia de igualdad y diversidad afectiva y de género.

A propuesta de la fiscalía, la mujer se conformó con la pena durante el juicio que se ha celebrado en la sección 10ª de la Audiencia de Barcelona, según ha informado Eugeni Rodríguez, presidente del Observatorio contra la Homofobia (OCH), entidad que ejercía la acusación particular y que se ha adherido a la petición fiscal, según informa Efe. 

La condenada tendrá que pagar 500 euros por daño moral a una de las víctimas y 850 a la otra por daños morales y lesiones, además de una multa de 540 euros, que podrá pagar en un plazo de dos años a razón de 78 euros mensuales, ha explicado el abogado de la acusación particular, Ton Mansilla. 

Rodríguez valoró positivamente el acuerdo, "porque la agresora ha reconocido los hechos y se reparará a las víctimas", en el que ha sido uno de los primeros juicios en España por LGTBIFobia en el transporte público.

El caso ocurrió en la línea 2 del metro de Barcelona cuando la mujer, que viajaba con un bebé, reprochó a la pareja que se besara en público y delante de un niño e insultó a las mujeres, que grabaron con su móvil cómo recibían los insultos y un intento de agresión.

Aunque el vagón iba lleno de pasajeros, solo una mujer musulmana intentó frenar y reprochó la actitud de la mujer, que en la vista celebrada este jueves reconoció los hechos y aceptó el acuerdo con la fiscalía, que le acusaba de un delito de odio y otro de lesiones leves y que incluye también una orden de alejamiento y de no comunicación con las víctimas durante tres años.

Acto reivindicativo

A raíz de este caso, Eugeni Rodríguez y la concejala de Movilidad del Ayuntamiento de Barcelona, Rosa Alarcón, decidieron elaborar un protocolo específico para abordar los incidentes lgtbifóbicos en el suburbano de Barcelona. Coincidiendo con este juicio, activistas de los colectivos LGTBI llevaron a cabo una acción reivindicativa a la entrada de la parada de Sant Antoni para reivindicar que el día 22 de abril sea declarado Día Internacional contra la LGTBIfobia en el transporte público.

Los colectivos trasladarán esta propuesta a los diferentes grupos parlamentarios del Congreso, del Parlament y a los ayuntamientos de toda España para que el 22 de abril del próximo año ya sea declarado Día contra la LGTBIfobia en el Transporte Público.

Rodríguez ha recordado que en los últimos días han ocurrido dos nuevos incidentes LGTBIfóbicos en el transporte público de Barcelona.

El pasado día 18 en la estación de Navas de la línea 1 del metro un grupo de jóvenes LGTBI fueron increpados por un hombre que hizo gesticulaciones fascistas, y al día siguiente, el 19 de abril, en un tren de los Ferrocarrils de la Generalitat que estaba llegando a Sabadell una pareja homosexual fue increpada con insultos homófobos y racistas.

Noticias relacionadas

El presidente del OCH ha señalado que "el transporte público es un ámbito muy importante en la vida diaria de miles de personas y ha de ser un espacio seguro y amable, pero los datos nos indican -ha dicho- que en el transporte público están ocurriendo agresiones que son percibidas como LGTBI".

Los informes anuales sobre el estado de la LGTBIfobia en Cataluña, que el OCH elabora desde 2014, han detectado que la lesbofobia es "la opresión menos registrada, con aproximadamente un 12 % del total de todas las incidencias recibidas en estos últimos años