Ensayo piloto

Barcelona prueba un sistema para medir el aforo con wifi

  • El Mercat del Ninot despliega una herramienta para controlar el aforo del recinto mediante señales wifi

  • El proyecto también permite saber qué paradas tienen mayor afluencia

Monitor de aforo en el mercado del Ninot de Barcelona.

Monitor de aforo en el mercado del Ninot de Barcelona. / AYUNTAMIENTO DE BARCELONA

Se lee en minutos

El Periódico

Barcelona ensaya un sistema piloto para regular el aforo mediante una red wifi. El emblemático Mercat del Ninot acoge este domingo la primera prueba del proyecto. Según explica el Ayuntamiento de Barcelona, este sistema permite reutilizar el wifi corporativo del recinto para hacer estimaciones de aforo en los espacios públicos y, así, minimizar la probabilidad de que se generen aglomeraciones de personas que, eventualmente, se puedan traducir en contagios por covid-19.

El sistema, desarrollado por especialistas del sector tecnológico, realiza mapas de color para ver las paradas del mercado en las que se acumulan más personas o el distrito del que provienen, lo que también permite a los comerciantes y compradores tomar decisiones basadas en estos datos. La plataforma, además, aprovecha los sensores ya existentes en el mercado y, además, no recoge datos personales ni permite identificar personas. Tampoco requiere de la colaboración activa de las personas usuarias del mercado, por lo que es fácil de implementar.

Noticias relacionadas

En este sentido, según explican los impulsores de esta iniciativa, el sistema tendría dos principales ventajas: "La solución propuesta es que no es invasiva (ya que no requiere la colaboración de las personas usuarias del espacio) y sigue criterios de minimización tecnológica y de datos (ya que no se despliega más tecnología de la existente sino que explota sensores ya desplegados en la ciudad y no recoge más datos de los necesarios para la aplicación)".

"Dado que los sensores que se utilizan ya están desplegados, si el piloto funciona, se podría escalar a coste prácticamente cero en el resto de la ciudad", recalca el consistorio. El proyecto ha sido impulsado por el Instituto Municipal de Informática (IMI) y la empresa DataActionS y destaca como uno de los ganadores de la convocatoria de subvenciones "Impulsem el que Fas" que recibió una ayuda de 35.000 euros.