Movilidad urbana sostenible

Un patinete eléctrico atropella a una mujer de 72 años en Barcelona

  • Tras el accidente, la víctima ha sufrido un pequeño coágulo y ha requerido de varios puntos de sutura

Un joven circula en patinete eléctrico por el carril bici de carrer Provença, en Barcelona.

Un joven circula en patinete eléctrico por el carril bici de carrer Provença, en Barcelona. / FERRAN NADEU

Se lee en minutos

El Periódico

Una mujer de 72 años ha sido atropellada este lunes, en la la Avenida Josep Tarradellas de Barcelona, por un patinete eléctrico, según han informado fuentes municipales. La mujer, que ha sido trasladada a un centro hospitalario, ha sufrido un pequeño coágulo en la cabeza y ha requerido varios puntos de sutura.

Gran incidencia de casos

No es el único accidente de estas características que las calles de Barcelona han presenciado en los últimos días. Apenas hace dos semanas, otra mujer de 58 años tuvo que ser ingresada en el Hospital de Sant Pau tras un espectacular choque con uno de estos patinetes. De hecho, desde que el patinete eléctrico ha proliferado como un medio de transporte más, el Sistema d'Emergències Mèdiques (SEM) de Barcelona afirma atender cada día al menos un accidente urbano con un patinete implicado.

"Aunque la gran mayoría de lesionados son leves", explica Jesús Ramírez, uno de los jefes operativos del SEM en Barcelona, la realidad es que el incremento del número de estos aparatos en las calles catalanas podría tener sus contraindicaciones si no se siguen las normas de circulación marcadas por la DGT.

Nueva normativa de tráfico

Con esta nueva normativa, que entró en vigor a principios de año y supone la primera regulación para los patinetes eléctricos, la velocidad máximas a la que pueden circular estos vehículos es de 25 kilómetros por hora.

Noticias relacionadas

Aunque estos aparatos no podrán circular por aceras, zonas peatonales ni autopistas, no están exentos de seguir el resto de normas básicas de circulación, como semáforos y señales de tráfico o, por supuesto, que el conductor use el teléfono móvil o se encuentre bajo los efectos del alcohol.

Aunque pueda parecer algo obvio, la realidad es que tan solo en la ciudad de Barcelona ya se han registrado en los tres primeros meses de 2021 más de 2.600 denuncias a conductores de patinetes eléctricos.