confinamiento comarcal

Los barceloneses invaden de nuevo la carretera de les Aigües

  • No se han producido aglomeraciones como al principio de la desescalada, pero el tiempo nublado ha llevado a la montaña a los que habrían preferido la playa.

Llenazo en el kilómetro 3’5 de la carretera de las Aigües, a la altura del funicular de Vallvidrera

Llenazo en el kilómetro 3’5 de la carretera de las Aigües, a la altura del funicular de Vallvidrera / Manu Mitru

Se lee en minutos

El Periódico

El regreso al confinamiento comarcal en Barcelona, y el mal tiempo para acercarse a la playa, ha supuesto una vuelta a los caminos de Collserola. Cientos de barceloneses se han lanzado a pasear pese al día nublado por una de las arterias más concurridas durante la desescalada: la carretera de les Aigües. Ciclistas, atletas y peatones han tenido que compartir espacio de nuevo, a veces incluso se han visto obligados a detener su marcha ante la aglomeración de personas en algunos puntos del recorrido.

Noticias relacionadas

El camino, que recorre el entorno natural del Parc de Collserola, cuenta con 10 kilómetros que van desde en barrio barcelonés de Penitents hasta el municipio de Esplugues de Llobregat. Pese a la presencia de algunas gotas de lluvia, la jornada de hoy ha permitido ver de nuevo una alta ocupación de la zona, no tanta como cuando se levantó por primera vez en confinamiento domiciliario. No obstante, los aparcamientos próximos a la zona se han visto poblados rápidamente de vehículos de los ciudadanos que optaron por salir de casa a pasear.

La carretera de les Aigües es un enclave en el que los ciclistas y los 'runners' suelen encontrar refugio para sus actividades al aire libre, pero hoy han tenido que volver a compartir el escenario natural con mucha gente que simplemente salía a pasear. Los perros también han protagonizado alguna que otra estampa junto a la multitud. El cruce con la carretera de Vallvidrera ha sido uno de los más concurridos por la gente que se detenía a hacerse 'selfies' de grupo. La mascarilla ha sido el atuendo común, incluso en el momento de hacerse la foto.