EDUCACIÓN INFANTIL

Barcelona aspira a abrir 13 nuevas guarderías municipales en tres años

El ayuntamiento inicia el proceso para absorber centros privados y doblará la oferta de los espacios familiares de crianza municipal

La guardería municipal Aurora, donde este jueves se ha presentado el plan de futuro para la educación 0-3

La guardería municipal Aurora, donde este jueves se ha presentado el plan de futuro para la educación 0-3 / Maria D'Oultremont

  • El consistorio destina 24 millones al plan, a los que hay que añadir otros 9 anuales cuando todo el personal de las guarderías esté en las aulas

  • Las 8.500 plazas actuales dan cobertura al 63% de la demanda y al 20% de los niños de Barcelona de entre 0 y 3 años

  • Ocho de los parvularios serán de nueva construcción y los otros cinco forman parte de la red del Govern y pasarán a manos del ayuntamiento

Se lee en minutos

La educación infantil de entre 0 y 3 años ha navegado siempre en aguas inciertas. Porque no es un etapa educativa obligatoria, porque hay padres que optan por una maternidad casera (con 'm' de madre, porque siguen siendo ellas las que, mayormente, se ocupan de este cometido) o porque las guarderías privadas son caras y, en el caso de Barcelona, no es fácil acceder a una plaza pública. La capital catalana dispone de 102 escuelas de párvulos con 8.500 plazas. Eso implica dejar fuera a cuatro de cada 10 solicitantes. Son muchos, pero no hay que olvidar que es la ciudad del Estado con más equipamientos de este tipo propios. Para tratar de llegar a más gente, en el 2024 el consistorio aspira a tener operativos otros 13 centros. Pero ahí no queda la cosa: se dobla la oferta de espacios familiares de crianza municipales (EFCM) y el ayuntamiento inicia el proceso para absorber guarderías privadas que pasen por apuros económicos.

El plan se ha presentado este jueves en rueda de prensa y Ada Colau ha empezado de manera fraternal admitiendo que si Barcelona es pionera en materia de guarderías es gracias a un esfuerzo compartido con los alcaldes que la han precedido. Si en el 2003, por ejemplo, las guarderías de la capital catalana rechazaban a seis de cada 10 niños, en el 2021 ya se cubre el 63% de la demanda (el 20% del total de niños y niñas de entre 0 y 3 años), porcentaje que crecerá gracias a esos 13 nuevos equipamientos y también porque la natalidad pasa por momentos aciagos y el fenómeno migratorio se ha frenado.

Queda camino por recorrer, pero Colau ha recordado que Madrid, con más del doble de población, solo dispone de 69 guarderías de titularidad local. La capital catalana es, de hecho, la ciudad española con mayor oferta, y el objetivo, ha compartido la alcaldesa, es "caminar hacia la universalización de la escuela infantil, esto es, ser capaces de atender toda la demanda. En números redondos, y atendiendo a las peticiones actuales, eso implicaría llegar hasta las 13.500 plazas. Con este plan se crearán mil más, hasta alcanzar las 9.500, y está prevista una inversión de 24,9 millones de euros, un montante que permitirá, además, doblar la oferta de ECFM. Ahora hay 16 y serán 32, pasando de 750 a 1.500 plazas, con lo que la mitad de los barrios de Barcelona dispondrán de uno de estos servicios a tiro de piedra.

Colau, con parte del personal educativo de la guardería Aurora, este jueves

/ Maria D'Oultremont

Cuando todo esté en marcha, el gasto corriente (anual y fijo) del ayuntamiento aumentará en nueve millones cada año, puesto que la inversión en educación infantil de la franja 0-3 pasará, por el coste de mantenimiento y las contrataciones, de 60,4 a 69,7 millones de euros. Para el próximo curso ya está prevista la primera apertura de una guardería (104 plazas) que contará también con espacio de crianza (60 plazas). Estará en la calle de Roger, en Badal. A esta de Sants-Montjuïc le seguirán Can Rosés (Les Corts), Pere Calafell (Sant Martí), Palamós y Can Carreras (ambas en Nou Barris) y Encarnació (Gràcia). Las otras cinco forman parte de la red de la Generalitat de Catalunya y la idea es integrarlas en el ente municipal: Cascavell y El Vuit (ambas en Sant Martí), El Mar (Sant Andreu), L'Airet (Nou Barris) y La Gavina (Sants-Montjuïc).

Cambio de titular

Otra vía de ampliación es la absorción de centros privados, siguiendo la estela de lo que Educació ya está haciendo desde el curso anterior gracias al decreto que habilita a la 'conselleria' para integrar en el sistema público centros de titularidad privada o municipal. La comisionada de Educación del ayuntamiento, Maria Truñó, ha evitado dar más detalles, puesto que antes será necesario recorrer el camino legislativo que permita al consistorio iniciar ese camino, pero puesto que cada vez son más las escuelas concertadas que integran la educación 0-3, lo que ha generado un bajón de demanda en el sector privado en algunas zonas de la ciudad, es probable que más de una esté esperando la ocasión para integrarse en la oferta pública.

Te puede interesar

La rueda de prensa se ha desarrollado en la guardería municipal Aurora, en el Raval. Este centro se ha convertido en un oasis para muchas familias del barrio, tal y como ha explicado si directora, Elisa Palau. Es un equipamiento pionero que combina la educación infantil con un espacio de crianza al que las familias suelen acudir dos horas y media un par de veces por semana. Horario flexible, mobiliario amable, mucha luz... Una madre, tal y como ha compartido la profesora, lo definió así: "Aquí me siento tan bien como un niño cuando está en brazos de su madre".

BCN espera cobrar la deuda del Govern de 42 millones

El Ayuntamiento de Barcelona presentó en enero del 2018 un requerimiento administrativo ante el Departament d’Educació para que abone los 41,8 millones de euros que debería haber destinado a guarderías en la ciudad en los últimos cuatro años -los que no han prescrito- como paso previo a llevar el asunto a los tribunales. El tema terminó finalmente en los juzgados (contencioso-administrativo) y todavía se está a la espera de que el juez dictamine, aunque hay jurisprudencia favorable a municipios que estaban ante la misma situación. La comisionada de Educación, Maria Truñó, ha explicado este jueves que están a la espera de que se forme el nuevo Govern para ver si puede alcanzarse algún tipo de acuerdo.

El Ayuntamiento de Esplugues y el Departament d’Educació, por ejemplo, llegaron el pasado febrero a un acuerdo por el cual el Govern abonará la deuda de más de 1 millón de euros que había acumulado por haber dejado de financiar las guarderías del municipio. El pacto llegó después de la sentencia del 15 de diciembre de 2017 del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya, que reconoció el derecho del consistorio a percibir 1.300 euros por alumno durante los tres cursos en los que se desentendió de la financiación.