Barcelona Global

Marko Daniel: "La cultura debe ser el motor de la recuperación"

  • "Debemos ser conscientes del patrimonio que tenemos en Barcelona, valorarlo, cuidarlo y disfrutarlo más", afirma el director de la Fundació Miró

Marko Daniel,  director de la Fundació Joan Miró, en el exterior del museo de Montjuïc.

Marko Daniel, director de la Fundació Joan Miró, en el exterior del museo de Montjuïc. / Oriol Clavera

Se lee en minutos

B. G.

Marko Daniel, nacido en Aquisgrán (Alemania), vivió durante más de 30 años en Londres, con intervalos en Barcelona y Madrid para estudiar, y en Taipei, Hong Kong y Shenzhen para desarrollar diversos proyectos artísticos. Historiador del Arte, se ha pasado toda su vida adulta entre estudios y proyectos profesionales en el sector del arte. En 2018 se instaló en Barcelona, donde dirige la Fundació Joan Miró, que fue creada por el propio artista y abrió sus puertas al público en 1975. La Fundació posee una colección única de las obras de Joan Miró, su biblioteca personal y un archivo con la totalidad de sus dibujos preparatorios, lo que la convierte en un centro de referencia en la investigación, divulgación y promoción de la producción y del legado del artista. 

¿Por qué escogió Barcelona? Antes de venir a Barcelona trabajaba en la Tate Modern en Londres, donde en el año 2011 pude cocomisariar una gran exposición de Joan Miró. Durante la preparación de este proyecto tuve la oportunidad de conocer en profundidad al equipo de la Fundació. Unos años más tarde, cuando surgió la oportunidad de presentarme al concurso público internacional para la dirección de la Fundació, no lo dudé ni un segundo. La Fundació Joan Miró tiene una reputación internacional y está entre los mejores museos de artista del mundo. 

¿Qué aspectos de la ciudad destacaría como positivos? La dimensión de la ciudad y la diversidad de la oferta cultural. Ambos aspectos la convierten en un centro de atracción para vivir, trabajar y visitar. 

¿Qué aspectos de la ciudad hay que mejorar? Creo que muchas veces no nos damos cuenta de la riqueza de la oferta cultural que tenemos en esta gran ciudad, y no la aprovechamos lo suficiente. Debemos ser conscientes del patrimonio que tenemos en Barcelona, valorarlo, cuidarlo y disfrutarlo más.

¿Cuáles son los puntos fuertes de Barcelona para superar la crisis generada por el covid-19? La cultura tiene que ser el motor de la recuperación del bienestar de los ciudadanos y de la economía, así como de la transformación hacia la sostenibilidad del modelo de la industria de los visitantes que recibe la ciudad.

¿A qué retos cree que se enfrenta la ciudad una vez remitida la emergencia sanitaria? Barcelona debe conservar el comercio de proximidad, el tejido de negocios familiares independientes que distingue la experiencia de vivir y trabajar en Barcelona, y que debe mantenerse. Es un modelo que debemos defender y garantizar en convivencia con otros tipos de negocios. Esta diversidad social, económica y cultural es lo que diferencia la ciudad de, por ejemplo, Londres. 

Noticias relacionadas

¿Qué espera de la Barcelona de los próximos años? Espero una ciudad más sostenible en todos los sentidos, en la que podamos vivir y trabajar mejor, con un gran dinamismo cultural y social para todas las edades, un foco de interés atractivo para los visitantes y un orgullo para los barceloneses.

¿Cuál siente que es su ciudad? ¿Qué es lo que más echa de menos? Tengo la gran suerte de sentirme completamente en casa donde me encuentro ahora: mi primer hijo nació en Girona, y el segundo en Barcelona, durante la pandemia. Gracias a mi familia y a mi trabajo, cada día descubro y redescubro esta ciudad con nuevas miradas.