Barceloneando

Todos querían ser como Baselga

  • “Baselga era una persona dura, directa, brillante y un avanzado”, comenta el doctor Cortés, un afamado oncólogo a quien muchos ven como su sucesor

  • La empresaria Sol Daurella quiere potenciar la Fundación Fero dedicada a la investigación oncológica, de la que el prestigioso médico recientemente fallecido fue el principal impulsor y primer presidente

El doctor Josep Baselga, junto a Sol Daurella, presidenta de Coca-Cola European Partners.

El doctor Josep Baselga, junto a Sol Daurella, presidenta de Coca-Cola European Partners.

Se lee en minutos
Joan Vehils
Joan Vehils

Periodista

ver +

Hace 20 años el doctor Javier Cortés, estando en la Clínica Universitaria de Pamplona, recibió una llamada que le cambió la vida. Al otro lado del teléfono, el doctor Baselga le propuso incorporarse al área de cáncer de mama en el departamento de Oncología Médica del Hospital Vall d’Hebron de Barcelona. Cortés, que había estudiado y vivido entre Madrid y Pamplona, no se lo pensó dos veces y, desde entonces, una meteórica carrera le ha llevado a ser uno de los mejores oncólogos de Europa y a crear en Barcelona el primer centro hiperespecializado en cáncer de mama de España.

“Todos queríamos ser como Baselga”, me comenta Cortés, quien destaca que la medicina catalana está por encima de las demás gracias a la apuesta que siempre ha hecho por la biociencia. Una apuesta que continuó el actual presidente del Barcelona Institute of Science and Technology, Andreu Mas-Colell, hasta la actual inversión de la ciudad por la investigación en el ‘hub’ científico que se ubicará en el Antic Mercat del Peix y al cual se destinarán 92 millones de euros a partir del mes de abril del próximo año.

El nuevo proyecto del IBCC

El doctor Cortés está ahora centrado e ilusionado en el nuevo proyecto del IBCC (Internacional Breast Cancer Center). Un centro monográfico de la mujer que cubre todos los aspectos relacionados con la prevención del cáncer de mama y donde reúne a los mejores profesionales de cada campo. Desde el aspecto sanitario al logístico y desde la prevención al postratamiento. Su objetivo es convertirse en el centro de referencia nacional e internacional basado en una idea que siempre tuvo el apoyo de Baselga y que le hubiera gustado realizar juntos. “Baselga era una persona dura, directa, brillante y un avanzado”, comenta con sentimiento este doctor al que algunos ya ven como su sucesor.

El doctor Javier Cortés (centro), junto la doctora Garrigós y el doctor Pérez, integrantes de su equipo.

/ El Periódico

Por cierto, respecto al cáncer, Cortés me avanza: “Yo no lo veré, pero en un futuro el cáncer dejará de ser una enfermedad mortal. No desaparecerá, pero se podrá vivir con la enfermedad”. Esperamos y no dudamos que el pronóstico del doctor Cortés se cumplirá. La pena es que por el camino se ha perdido a uno de los grandes. Tan grande como el wasap que Cortes todavía guarda del doctor Baselga respecto a esta aventura que hace pocos meses ha iniciado. “Javi, ya era hora que empezaras este proyecto”.

Sol Daurella, la otra sucesora de Baselga

Sol Daurella es una de las empresarias más importantes y reconocidas de Europa. Desde mayo de 2016 preside la compañía Coca-Cola European Partners que cotiza en las bolsas de Amsterdam, Nueva York, Londres y Madrid. Así, sin más. Sin embargo, pese a la importancia del cargo, Daurella es una mujer discreta, deportista e implicada en iniciativas dirigidas a la capacidad e igualdad de la mujer en el entorno empresarial. Les cuento esto porque uno de los retos personales que Sol Daurella tiene ahora en mente es el de potenciar la Fundación Fero dedicada a la investigación oncológica. Baselga fue el principal impulsor, el primer presidente y posteriormente ocupó la presidencia de honor.

Noticias relacionadas

Por su parte, Daurella es la actual presidenta de Fero. Muy afectada por la muerte del doctor, me comenta: “Pepe Baselga tenía una mente lúcida y se dedicaba en cuerpo y alma a la medicina y a la investigación oncológica. Fero es la semilla que cautivó con más cariño y no dejaremos que se marchite”. Su relación personal y familiar con el doctor era de amistad y ahora Daurella y los patronos quieren sacar horas de donde sea para que la fundación siga teniendo tantos o más recursos que antes para la investigación o para pagar becas a investigadores de centros españoles focalizados en este campo. “Pepe salvó un ingente número de vidas humanas y un destino injusto le negó la opción de luchar por la suya propia”.

Pues sí, lo cierto es que ha desaparecido un genio, un luchador y un visionario, la única suerte es que ha dejado un legado y una forma de trabajar que muchos jóvenes doctores podrán seguir aplicando gracias a la labor de mentor que siempre ejercitó el Dr. Baselga.