Escapadas

5 escenarios de la Barcelona romana para visitar con niños

LegadoLas letras de Barcino, en la plaza Nova, y el antifaz dorado que Brossa diseñó para los premios FAD Sebastià Gasch en el suelo de la Rambla, a la altura de Carme.

LegadoLas letras de Barcino, en la plaza Nova, y el antifaz dorado que Brossa diseñó para los premios FAD Sebastià Gasch en el suelo de la Rambla, a la altura de Carme. / JOAN PUIG

4
Se lee en minutos
Lourdes Campuzano

Los continuos rebrotes, las restricciones que comportan y la amenaza latente de nuevos confinamientos ha movido a muchas familias a quedarse estos días en casa. Para las que viven en ciudades, invadidas permanentemente por un alud de turistas, este tiempo de ocio les ofrece una oportunidad única para hacer turismo en su propia ciudad, recorrer los sitios más emblemáticos para conocer su historia y dársela a conocer a los más pequeños de la casa.

En Barcelona las opciones son muchas y muy variadas pero quizás lo ideal sería comenzar por el principio, proponiendo a los niños un viaje en el tiempo miles de años atrás. ¿Qué tal una escapada a Barcino, una ruta por cinco de los lugares donde todavía se pueden admirar los vestigios de la ciudad que el emperador Augusto fundó en el siglo I a. C. y que miles de años después daría lugar a la gran urbe que es hoy?

Para que la experiencia resulte divertida y gratificante para todos -especialmente para los más pequeños- es conveniente aderezarla con algunos incentivos para los niños. Pedirles que sean ellos los que, con la ayuda de un mapa, nos guíen de un lugar a otro durante la ruta los mantendrá entretenidos durante los trayectos y les enseñará a orientarse por la ciudad, a buscar referencias, a localizar el nombre de las calles…

Y una vez en el destino, aplicaciones móviles, vídeos y otros recursos a los que podemos acceder fácilmente a través del teléfono móvil nos ayudarán a hacer la experiencia más real y atractiva. En el caso de Barcino, por ejemplo, el Ayuntamiento de Barcelona diseñó hace años una app -3D Barcino, disponible para IOS y Android- que nos permiten ver como las ruinas se transforman en los edificios o monumentos que un día fueron, tal como lucieron en sus tiempos de esplendor. Lanzar retos y preguntas a los niños -que si superan tenga como recompensa un premio al final de la ruta -puede ayudar a mantener su atención  y captar su interés durante las visitas.

1.Plaza de la Vila de Madrid

Estás a las afueras de Barcino, en uno de los caminos que conducían a la entrada de la ciudad. Recorre la plaza y descubrirás que hay un montón de tumbas. Son tumbas romanas. En aquella época los romanos eran enterrados a lo largo de los caminos para que las personas que se dirigían a la ciudad se detuvieran y les dedicaran un recuerdo. 

¿Quieres ver cómo era este lugar entonces? Mira este video:

Via Sepulcral Romana (segles I-III d.C.)fromMUHBAonVimeo.

En algunas tumbas, además del nombre del difunto, también se inscribían mensajes en los que se saludaba o deseabasuerte a los caminantes que se paraban a mirarlas.

Elige el mensaje que más te llame la atención y descífralo. Escribe la frase en google translate, indica que está en latín (la lengua de los romanos) y te la traducirá al idioma que prefieras. Así te podrás hacer una idea aproximada de lo que querían decir.

Necrópolis romana de la plaza Vila de Madrid, en Ciutat Vella. / EL PERIÓDICO

2.Plaza Nova y calle del Bisbe

Ya hemos llegado a Barcino. Te encuentras ante una de las cuatro puertas por las que se podía entrar en la ciudad. Detente un instante, abre en un teléfono móvil la App 3D Barcino y sorpréndete. Podrás sobrevolar Barcino y ver cómo era hace 1.800 años por dentro y por fuera. Verás la muralla que rodeaba la ciudad y cómo se perdía en el horizonte el acueducto que llevaba agua a la ciudad.

Un arco de este acueducto se ha reconstruido junto a la puerta. Búscalo.

3.Plaça del Rei. Yacimiento arqueológico del Museu d’Història.

Ha llegado el momento de recorrer las calles de la antigua Barcino, o lo que quedan de ellas. Pero para ello tendrás que descender a cinco metros de profundidad porque hoy la antigua Barcino es una ciudad subterránea. No siempre ha sido así. Lo que ha ocurrido es que a lo largo de los años, la arena y construcciones que se han levantado encima la han dejado oculta.

Busca la tintorería y descubre qué utilizaban los romanos, mezclado con cal y cenizas, para lavar la ropa y dejarla bien limpia...

Capilla de Sant Cristòfor del Regomir, en una de las calles del Gòtic. / LUAY ALBASHA

4.Carrer del Paradís, 10. Centre Excursionista de Catalunya.

Y ahora ¿por qué no subes al punto más alto de Barcino? Sal del yacimiento arqueológico y, con la ayuda del mapa, dirígete a la calle Paradís. Allí encontrarás una placa en una pared que indica dónde estaba el monte Táber.

¿Qué altura tenía el monte Táber?

Justo aquí los romanos crearon un templo enorme en honor al emperador. Si un día vuelves, entra en el Centre Excursionista de Catalunya (estos días está cerrado) y te llevarás una buena sorpresa. Encontrarás, escondidas en un patio entre los edificios, cuatro larguísimas columnas de este templo.

5.Carrer Regomir, 3-7.

Ya has llegado al otro extremo de Barcino. Justo aquí había, en tiempo de los romanos, otra puerta de entrada a la ciudad.

Aún puedes ver un arco de esta puerta. Búscala. ¿Quiénes pasaban debajo de él: los caminantes o los carros con caballos?

Noticias relacionadas

Esta entrada se llamaba Puerta de Mar porque, aunque te parezca increíble, la playa estaba muy cerca de aquí, a apenas 150 metros. Tú, si quieres ir a bañarte y a descansar después de este recorrido, tendrás que caminar bastante más…

Una ayuda para los padres... aquí van las respuestas

A la pregunta 3: La respuesta es "orina"