Crisis por varias destituciones dictadas por el concejal

El PP sopesa romper ya con Bou y cree que se presentará con Vox en 2023

  • El partido, que perdería 107.000 euros al año de subvención, seis asesores y tres consejeros, está harto de humillaciones

  • Las agrupaciones populares de siete de los 10 distritos de la ciudad exigen al concejal que se vaya y renuncie a la plaza

Josep Bou en medio de una protesta independentista contra la presencia del Rey en Barcelona.

Josep Bou en medio de una protesta independentista contra la presencia del Rey en Barcelona. / Ferran Nadeu

3
Se lee en minutos
Toni Sust
Toni Sust

Periodista

ver +

Josep Bou ha conseguido hartar al PP. Sus diferencias con el partido no son de ahora, nacieron casi con el mandato, el primero que el empresario panificador vive en el Ayuntamiento de Barcelona, su primera etapa en la política. Entró como un elefante en una cacharrería, pero entendiendo como cacharrería no el consistorio sino el partido: tiene mucho mejor relación con concejales de otros grupos que con el otro representante del popular, Óscar Ramírez.

Por primera vez, el PP sopesa romper con Bou pese que a esa decisión le causaría no pocos perjuicios. A la vista de que nada indica que el empresario acepte abandonar el ayuntamiento, tanto él como Ramírez se convertirían en concejales no adscritos. Al no existir el grupo, se perdería la subvención anual que recibe, 107.000 euros anuales, así como a seis asesores y tres consejeros. Ni Bou ni Ramírez podrían presentar iniciativas. No están los tiempos para perder recursos, y menos en un PP que en Catalunya cuenta con una representación bajo mínimos en estos momentos.

Del cabreo al hartazgo

Hace un año, se antojaba imposible que los populares cortaran por lo sano, pese a que Bou ya había logrado que estuvieran indignados. Había echado a dos asesores, Alfredo Bergua,  vicesecretario de Comunicación del PP de Barcelona, y Miguel Raposo, presidente del PP de Gràcia, y a Joan Castelló, jefe de comunicación del PP en el ayuntamiento desde 2007, que trabajaba allí desde 2004.

Ahora los populares siguen indignados pero además están hartos de humillaciones. La guinda han sido, de nuevo, destituciones: las de dos consejeros de distrito, Xavier Cañigueral, presidente del partido en Les Corts, y Isaac Martín, presidente en Sarrià-Sant Gervasi, y un asesor, el exconcejal Eduardo Bolaños, jefe de gabinete del presidente regional del partido, Alejandro Fernández. Bou las comunicó el martes y tendrán efecto el 31 de marzo, si nada cambia.

Candidaturas del futuro

Existe una novedad respecto a hace un año. El PP no solo mira con recelo a Bou por su desprecio al partido. Los dirigentes populares están convencidos de que el empresario prepara su fichaje con Vox para ser su cabeza de lista en las municipales de 2023 en Barcelona. No es que sea un plan ultrasecreto: el propio Bou declaró la semana pasada a Betevé que no excluye ser alcaldable de Ciudadanos o Vox: "Me veo siendo candidato de cualquier partido constitucionalista". Bou aseguró en esas mismas declaraciones que solo se iría si el presidente del PP, Pablo Casado, se lo pide, y agregó: “No quiere que me vaya”.

Quizá ahora eso ya no sea así. En un contexto en el que los populares están sumando incorporaciones por parte de Ciudadanos, no es exagerada la previsión que el PP recupere en 2023 alguno de los concejales perdidos a manos del partido de Inés Arrimadas en las últimas dos elecciones. Pero menos descabellado es dar por hecho que Vox tiene posibilidades de entrar en el ayuntamiento dentro de tres años.

Las bases y la dirección

Este martes por la noche, las agrupaciones del PP de siete de los 10 distritos de Barcelona (todos menos Horta-Guinardó, Nou Barris y Sants) firmaron un comunicado conjunto en el que piden que Bou “dimita como presidente del grupo municipal del PP en el ayuntamiento y devuelva el acta de concejal para que pueda ser ocupada por uno de los afiliados del Partido Popular”. Si Bou renunciara, Inma Delgado le sustituiría como concejala popular.

Noticias relacionadas

El texto critica las destituciones de los dos consejeros, hecha “sin consultar a la dirección del partido”, pide que se revoquen, y subraya que Bou suele faltar al respeto a integrantes del partido. También recuerda su disposición pública a ser candidato de otras fuerzas políticas y critica nombramientos de gente afín por parte del empresario. La carta está firmada por los presidentes y secretarios generales de esos siete distritos.

Este diario intentó recabar a versión de Bou. Fuentes cercanas al concejal sostiene que prefiere no hablar del tema por ahora, pero si precisan que la carta de protesta no es en realidad de las bases del PP, ya que argumentan que de los 10 presidentes de distrito solo cuatro han sido elegidos por la militancia y los otros seis fueron designados por el presidente provincial. Y que de esos cuatro, tres son los que no han firmado la misiva.