Medio Ambiente

Un flamenco visita la desembocadura del río Besòs

El Ayuntamiento de Sant Adrià llama a no acercarse para no enturbiar la tranquilidad de las aves

Un flamenco visita la desembocadura del río Besòs. / VÍDEO CEDIDO PACO TORRES

Se lee en minutos

El Periódico

Las restricciones por el coronavirus, que han supuesto una menor movilidad y un descenso del tráfico y la contaminación, ha hecho que la desembocadura del río Besòs se convierta en punto de descanso de numerosas especies animales. La última, un flamenco. Se trata de un ejemplar migrador. Su hábitat es el delta del Ebro pero de ahí emigra a puntos del Mediterráneo. Aunque es habitual verlos por el delta del Llobregat, no lo es que se paren en la desembocadura del Besòs. Este hecho puede tener relación, precisamente, con la mejora de las condiciones medioambientales de esta zona a raíz de la pandemia.

Noticias relacionadas

El Ayuntamiento de Sant Adrià de Besòs ha pedido a través de las redes sociales que se evite acudir a la zona para curiosear y se respete la tranquilidad de estas especies. "No accedáis a la desembocadura del Besòs. Respetemos el entorno y a las especies que se acercan o que viven".

El pasado enero, el consistorio confirmó que una comunidad de nutrias se había instalado en la desembocadura del río.