Quo vadis BCN

Assumpció Puig: "Las viviendas actuales no dan respuesta al teletrabajo"

  • La decana del Col·legi d’Arquitectes de Catalunya asegura que la pandemia debería acelerar la llegada de la 'ciudad de los 15 minutos' y la adaptación de los hogares a las nuevas necesidades

  • Considera que el urbanismo táctico se puede hacer de muchas maneras, "y no se ha hecho de la mejor, sobran colores y grafismo"

La decana del Col·legi d’Arquitectes de Catalunya,  Assumpció Puig, este jueves en Barcelona junto la escultura ’Barcino’ de Joan Brossa.

La decana del Col·legi d’Arquitectes de Catalunya, Assumpció Puig, este jueves en Barcelona junto la escultura ’Barcino’ de Joan Brossa. / Jordi Cotrina

Se lee en minutos

¿Qué lección ha dado el covid a los arquitectos? Hemos visto que tenemos retos importantes por delante. La pandemia ha demostrado que las viviendas actuales no dan respuesta a las necesidades del confinamiento y del teletrabajo. La futura vivienda deberá tenerlo en cuenta, también todo el tema de la conexión digital y la salubridad. Llegarán fondos europeos para la rehabilitación en eficiencia energética pero nosotros queremos ser más ambiciosos y tener una mirada más global de la rehabilitación incluyendo criterios de salud, de espacios dignos y de accesibilidad. 

¿El futuro del sector pasa por la rehabilitación? La UE apuesta por hacer un salto hacia adelante y habla de millones de viviendas que deben renovarse en toda Europa. En Barcelona, las construidas antes de los 80 no cumplen las condiciones de aislamiento suficiente en cubiertas, fachadas, patios interiores y aperturas para conseguir ahorro energético, y conseguir ahorro energético significa producir menos CO2. Desde el acuerdo de París el camino está claro: actuar sobre los edificios porque consumen el 28% de la energía. Claramente la rehabilitación deberá ser motor tractor de recuperación.  

  "El covid debería acelerar la ciudad de los 15 minutos, eso significa tener todos los servicios básicos a un cuarto de hora andando"

A escala urbana, ¿qué efecto tendrá el covid? Muchos grandes cambios –el plan Haussmann de París o el plan Cerdà en Barcelona– son consecuencia de epidemias e insalubridad.  El covid debería acelerar la ciudad de los 15 minutos, eso significa tener todos los servicios básicos a un cuarto de hora andando. Lo hemos visto y reflexionado durante la pandemia y las intervenciones que se están haciendo en los barrios van en esta dirección. El urbanismo debe identificar los déficits de esta idea. La pandemia también nos ha planteado de forma evidente que la ciudad debe ser más para las personas y el urbanismo debe seguir también este camino. 

¿Barcelona está en esta senda? Se está intentando. Toda la peatonalización va en esta línea, en el Eixample y en el 22@. Y la modificación urbanística que se acaba de hacer en Gràcia marcando muy claramente las calles que deben ser peatonales y las que deben tener tráfico es una actuación en este sentido, en el de recuperar la ciudad para las personas. Aunque a mí me gustaría que Barcelona se explicara un poco mejor en conjunto, porque siempre se explica en el detalle.

"Barcelona está adormecida y hemos de tener un proyecto de ciudad que integre a todos los sectores e ilusione para salir de esta modorra"

¿Se ha priorizado durante demasiado tiempo al coche?  De hecho, el Eixample no se dibujó priorizando el coche porque cuando se construyó no había coches, lo que pasa es que las calles se transforman con el paso del tiempo y al final tenemos vías, como la de Aragó, con muchos carriles y tráfico, y ruido. Pero el espacio se puede reconvertir, aunque tampoco hemos de eliminar los coches totalmente. Otra cosa a cambiar es el aparcamiento en superficie, destinar tanto espacio como destinamos es un lujo. 

Las supermanzanas son una actuación en este sentido pero no son del agrado de todo el mundo. ¿Son un acierto? Son un modelo muy trabajado desde hace años. Tiene muchas ventajas, pero también inconvenientes. En todas las ciudades europeas se están haciendo experimentos de este tipo y se está quitando espacio a los coches. Pero este espacio debe recuperarse con dignidad porque el espacio público es el que disfrutamos todos. En Barcelona históricamente se ha mimado, quizá ya no nos acordamos, pero hay un montón de espacios que en su momento se trabajaron de una manera muy novedosa y fueron premiados o elevados a buenos ejemplos internacionalmente, como el programa de esculturas en el espacio público, la reforma del Moll de la Fusta o el entorno del Born. 

Habla de reconocimiento y premios en pasado... No hace tanto Barcelona era líder en arquitectura, ¿hemos perdido fuelle? La arquitectura era una parte importante de la marca Barcelona, el motivo por el que venían muchos turistas. Tenemos una arquitectura modernista muy interesante y otra arquitectura más contemporánea de gran nivel. Hemos perdido empuje porque lo hemos perdido a todos los niveles. La ciudad aún atrae internacionalmente como un lugar de emprendedores, innovación y centro de investigación médica y supercomputación, pero el resto... Barcelona está adormecida y hemos de tener un proyecto de ciudad, un modelo de ciudad, un plan de ciudad que integre a todos los sectores e ilusione para salir de esta modorra en la que estamos sumidos.

" El urbanismo táctico se puede hacer de muchas maneras, y no se ha hecho de la mejor, sobran colores y grafismo"

Afirma que el espacio público debe ser digno. ¿Lo es el controvertido urbanismo táctico?  El urbanismo táctico se puede hacer de muchas maneras, y no se ha hecho de la mejor, sobran colores y grafismo. Al final lo que queremos es separar los coches, dar paso a las bicicletas y que las personas tengan más acera para su uso. A veces con una pequeña indicación es suficiente. Seguro que hay mil soluciones que no pasan por señalar, señalar y señalar, y provocar más impactos en el peatón de los que ya sufre cuando va por la calle. El ayuntamiento se ha dado cuenta y quiere repararlo, de ahí los concursos convocados a finales de año para definir tanto el modelo de calle pacificada como el de las plazas que se crearán en los cruces.

La emergencia habitacional es uno de los grandes problemas de Barcelona. ¿Hay solución? Desde la óptica de los profesionales de la edificación, claro que hay solución. La dificultad reside en el ámbito de la política, en el interés y la capacidad que tengan los equipos de gobierno de trazar un plan. Somos conscientes que no es nada sencillo, pero también es evidente que se podría hacer mucho más, las bajísimas cifras de vivienda pública construida en la ciudad en el último año así lo demuestran. Mi opinión es que, como en tantos otros aspectos, falta visión global para trazar una estrategia que aglutine esfuerzos y que sea atractiva para los inversores privados. 

Te puede interesar

"Entendemos que encajar los 270.000 metros cuadrados que necesita el Clínic en la Escola Industrial sería una barbaridad"

Preguntar por la reforma del Clínic y su plan de ocupar la Escola Industrial se antoja obligado. Como colegio tenemos una posición pública, junto con los vecinos y SOS Monuments hemos solicitado que todo el recinto se declare BCIN. El expediente se ha admitido a trámite y desde ese momento ya no tiene licencia directa. Entendemos que encajar los 270.000 metros cuadrados que necesita el Clínic en la Escola Industrial sería una barbaridad.